5 Cuentos con final feliz para niños

Hola lectores, aquí les traemos un sorprendente compilado de los mejores cuentos con grandes valores y aprendizajes y sobretodo con un final feliz. Los mismos podrán ser utilizados de forma gratuita con tus hijos, nietos o cualquier niño que desee aprender y divertirse al mismo tiempo.

A través de la utilización de estos espectaculares cuentos podrás ayudarle a los niños a incrementar su capacidad de lectura, y mejorar su imaginación.

1er cuento – El león y el ratón

Una vez, cuando un león, el rey de la selva, estaba dormido, un pequeño ratón empezó a correr sobre él. Esto pronto despertó al león, que puso su enorme pata en el ratón, y abrió sus grandes mandíbulas para tragarlo.

-¡Perdón, oh rey! -gritó el pequeño ratón. “Perdóname esta vez, nunca la repetiré y jamás olvidaré tu amabilidad, y quién sabe, puedo ser capaz de hacerte una buena acción uno de estos días”.

El león estaba tan asustado por la idea de que el ratón pudiera ayudarlo que levantó la pata y lo dejó ir.

Algún tiempo después, algunos cazadores capturaron al león, y lo ataron a un árbol. Después de eso fueron en busca de un carro, para llevarlo al zoológico.

Entonces el pequeño ratón pasó por delante. Al ver la situación del león, corrió hacia él y le mordió las cuerdas que lo ataban, y libero al rey de la selva.

Favor con favor se paga le dijo el pequeño ratón al rey de la selva el cual estaba sorprendido que alguien tan chiquito como un simple ratón pudiera ayudarlo.

2do cuento – El niño rico

Perry Piccolo era un niño rico que llevaba una vida muy agradable y cómoda, protegida de la mayoría de las cosas malas del mundo. Un día, Perry fue al cine a ver una película que había estado muriendo por ver. El problema era que llegó un poco tarde, justo cuando el último boleto se vendía a un muchacho muy pobre. El muchacho llevaba semanas ahorrando para comprar este billete. Dándose cuenta de que no había ningún boleto para él, Perry estaba furioso, y comenzó a gritar y protestar, exigiendo que el chico le entregara el de el.

“¿Pero por qué debo darte mi boleto? Llegué antes que tú y lo he pagado”, dijo el muchacho.

“¡Porque soy más importante que tú, mirame, soy rico y tu eres pobre, ¿no lo ves?”, Respondió Perry.

En ese momento, un hombre muy distinguido se acercó a Perry y le ofreció un boleto, diciendo:

“Por supuesto, muchacho, tienes más derecho que él a ver esta película”.

Entonces Perry, de la manera más llamativa y superior, se alejó del muchacho y entró en el cine. Cuando entró en el auditorio, Perry miró a su alrededor y se alegró de ver que el lugar estaba lleno de otros niños ricos como él. Se dirigió a un asiento. Sin embargo, tan pronto como Perry se sentó, desapareció y de alguna manera fue teletransportado a la pantalla del cine. Se dio cuenta de que se había convertido en un personaje de la película, jugando el papel central en muchas historias. Y en todas esas historias Perry comenzó con mucha mala suerte: un par de veces sus padres desaparecieron, otras veces su casa se quemó y perdió todo su dinero. En algunas historias tenía que viajar a países donde no entendía el idioma, en otros tenía que trabajar desde la infancia, para ayudar a apoyar a todos sus hermanos y hermanas. A veces se encontraba en una situación en la que todos lo trataban como un tonto, o como alguien que no tenía sentimientos …

En todas estas historias, Perry tuvo que luchar terriblemente para sobrevivir y superar sus dificultades. Lo logró, aunque pocas personas le hubieran dado una esperanza. Todas las historias tenían un final feliz, en el cual un personaje sabio, afortunado, rico y misterioso ayudaría a Perry a cumplir sus sueños.

Cuando todo esto llegó a su fin, Perry se encontró de nuevo en su asiento, sintiéndose bastante sorprendido. Se dio cuenta de que en la vida real siempre había sido afortunado, y nunca había ayudado a nadie a tener un final feliz de la suya. Se sentía terrible, y pasó mucho tiempo en ese asiento, llorando. Finalmente, una sonrisa enorme se le rompió el rostro, y salió del cine, casi bailando. Estaba feliz porque ahora sabía lo que iba a hacer con su vida. Él iba a ser esa persona útil que viene en ayuda de gente menos afortunada. ¡Él sería un creador de finales felices!

En su camino a casa, en la distancia vio al distinguido hombre que le había dado el boleto de película. Y Perry se dio cuenta de que ese hombre era el mismo que había aparecido al final de todas las historias en la pantalla del cine. El hombre que creó finales felices.

3er cuento – La hormiga y el saltamontes

Un día de verano, en un campo, un saltamontes estaba saltando y cantando a toda voz. Por allí pasaba una hormiga , llevando con gran esfuerzo una espiga de maíz para su nido.¿Por qué no vienes a divertirte y pasarla bien conmigo? -preguntó el saltamontes-, en vez de trabajar duro.

Estoy ayudando a almacenar la comida para el invierno, dijo la hormiga, y te recomiendo que hagas lo mismo.¿Por qué preocuparse por el invierno? -dijo el Saltamontes. Si actualmente, tenemos mucha comida.

Historias cortas, pero la hormiga siguió su camino y continuó su labor.

Cuando llegó el invierno, el saltamontes se encontró con hambre, mientras veía a las hormigas distribuyendo, cada día, maíz y grano de las reservas que habían recolectado en el verano.

Ese día el saltamontes se llevo una gran lección que pasarla bien de momento no siempre es bueno sino que hay que esforsarce hoy para mañana ver los frutos de lo trabajado.

4to cuento – Jack y los frijoles mágicos

Jack vivía junto a su mama y eran muy pobres. Su único medio de ingresos era la leche de su vaca. Un día, la vaca dejo de producir leche y deciden venderla. Jack lleva a su querida vaca al mercado, donde conoce a un hombre mágico! El hombre mágico le ofrece unos cuantos granos a cambio de la vaca.

Jack felizmente regresa a casa con los frijoles. Sin embargo, su madre no está muy contenta con lo que su hijo ha hecho. Ella le grita que vuelve a su casa sin dinero y que arroja los frijoles al patio que no servían para nada. Tanto Jach y su madre no son conscientes de que los frijoles eran son mágicos.

A la mañana siguiente, Jack y su mamá se sorprenden al ver una gran planta con un tronco enorme, que llega al cielo. Jack sale corriendo para subirla. La larga y larga planta lo lleva a un hermoso castillo en el cielo, en el castillo se encontraba un malvado gigante.

El gigante estaba profundamente dormido y Jack ve montones de monedas de oro y dinero repartidos por todo el castillo Jack ve en una mesa dorada en la cual avía una gallina poniendo huevos de oro.

Jack emocionado al ver esto toma la gallina y se la lleva pero cuando la toma el gigante se despierta y tiene que salir corriendo por su vida.

Jack logra escapar del gigante y vuelve a su casa con su madre con la sorpresa que cambiaría sus vidas para siempre.

5to cuento – El arca de Noe

Dios dijo a Noé: “Ha llegado el momento en que todos los hombres y mujeres de la tierra han de ser destruidos, cada uno debe morir, porque todos son malos, pero tú y tu familia seréis salvos, hacer lo correcto.”

Entonces Dios le dijo a Noé cómo podría salvar su vida y las vidas de sus hijos. Él iba a construir un barco muy grande, tan grande como los buques más grandes que se hacen en nuestro tiempo con un techo sobre él. Un barco como este fue llamado “un arca”. Dios le dijo a Noé que construyera esta arca, y que la preparara para el tiempo en que la necesitara.

Dios le dijo Noé, voy a traer un gran diluvio de agua sobre la tierra para cubrir toda la tierra y ahogara todo el pueblo sobre la tierra y como los animales en la tierra se ahogarán con la Pueblo, debes hacer que el arca sea lo suficientemente grande como para albergar un par de animales de cada especie, de modo que habrá animales y hombres para vivir La tierra después de que el diluvio ha desaparecido, y debes tomar el alimento de arca para ti y tu familia, y para todos los animales contigo, alimento suficiente para durar un año, mientras que el diluvio permanecerá en la tierra, y Noé hizo lo que Dios le dijo.

Por fin se terminó el arca y se paró como una gran casa en la tierra. Había una puerta a un lado, y una ventana en el techo, para dejar entrar la luz. Entonces Dios dijo a Noé:

“Entra en el arca, tú y tu mujer, y tus hijos, y sus mujeres con ellos, porque el diluvio de aguas vendrá muy pronto, y llevará contigo animales de todo género, aves y animales que se arrastran.

Así que Noé y su mujer, y sus tres hijos, con sus mujeres, entraron en el arca. Y Dios trajo a la puerta del arca los animales, y los pájaros, y los reptiles de toda clase y entraron en el arca. Noé y sus hijos los pusieron en sus lugares, y trajeron comida suficiente para alimentarlos a todos por muchos días. Y entonces se cerró la puerta del arca y no pudieron entrar ni más personas ni más animales.

En pocos días la lluvia comenzó a caer, ya que nunca había llovido antes. Parecía como si los cielos estuvieran abiertos para derramar grandes inundaciones sobre la tierra. Los arroyos se llenaron, y los ríos se elevaron más y más, y el arca comenzó a flotar sobre el agua. La gente salió de sus casas y corrió hacia las colinas; Pero pronto los cerros se cubrieron, y todos los que estaban sobre ellos se ahogaron.

El agua se elevaba cada vez más alto y las montañas más altas estaban cubiertas y todo el pueblo, malvado como había sido, se ahogó en el gran mar que ahora rodaba sobre toda la tierra donde el hombre había vivido. Durante cuarenta días y noches la lluvia continuó hasta que no quedó soplo de vida fuera del arca.

Después de cuarenta días la lluvia cesó, pero el agua permaneció sobre la tierra por más de seis meses, y el arca con todo lo que había en ella flotó sobre el gran mar que cubría la tierra. Entonces Dios envió un viento para soplar sobre las aguas, para secarlas. Las primeras montañas se alzaron sobre las aguas, luego las colinas se levantaron, y finalmente el arca dejó de flotar y encalló en una montaña.

Así que, después de esperar un tiempo, Noé abrió una ventana y soltó un pájaro llamado cuervo. Ahora el cuervo tiene alas fuertes; Y este cuervo voló y giró alrededor hasta que las aguas habían bajado, y pudo encontrar un lugar para descansar, y no volvió al arca.

Después de que Noé lo había esperado, envió una paloma; Pero la paloma no pudo encontrar ningún lugar para descansar, por lo que voló de regreso al arca, y Noé lo tomó de nuevo en el arca. Entonces Noé esperó una semana más, y después envió de nuevo la paloma. Y al atardecer, la paloma volvió al arca, que era su casa; Y en su cuenta había una hoja fresca que había recogido de un olivo.

Así que Noé supo que el agua había bajado lo suficiente para dejar que los árboles crecieran de nuevo. Esperó otra semana, y volvió a enviar la paloma; Pero esta vez la paloma voló lejos y nunca volvió. Y Noé supo que la tierra se estaba secando de nuevo. Entonces tomó una parte de la azotea, y miró hacia afuera, y vio que había tierra seca alrededor del arca, y que las aguas ya no estaban por todas partes.

Noé había vivido en el arca un poco más de un año, y se alegró de ver la tierra verde y los árboles una vez más. Y Dios dijo a Noé:

“Salid del arca, con vuestra mujer, y vuestros hijos, y sus mujeres, y todos los seres vivos que están con vosotros.

Así que Noé abrió la puerta del arca, y con su familia salió, y permaneció una vez más en el suelo, también los animales y volvieron a traer vida a la tierra.

Lo primero que hizo Noé cuando salió del arca fue dar gracias a Dios por haber salvado a toda su familia cuando el resto de la gente en la tierra fue destruido. El edificó un altar, y puso sobre él una ofrenda al Señor, y se entregó a sí mismo ya su familia a Dios y prometió hacer la voluntad de Dios.

Y Dios se complació con la ofrenda de Noé, y Dios dijo:

“No volveré a destruir la tierra a causa de los hombres, no importa lo mal que sean, y de esta vez no habrá otra inundación que cubra la tierra, pero las estaciones de primavera y verano y otoño e invierno permanecerán sin cambio. Te daré la tierra, y serás los gobernadores de la tierra y de todos los seres vivos sobre ella.

Tan a menudo como vemos el arco iris hermoso, debemos recordar que es la muestra de la promesa de Dios al mundo de que nunca más enviaría un diluvio para destruir al hombre de la tierra.

Mauro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *