Cuentos cristianos para niños

1er cuento cristiano para niños: La jaula de pájaros

Una mañana de domingo de Pascua, un pastor llegó a la Iglesia una jaula de pájaros oxidada, doblada y la colocó en el púlpito. Debido a la intriga de todas las personas que estaban allí, el pastor empezó a hablar.

“Yo estaba caminando por la ciudad ayer cuando vi a un niño que venía hacia mí, balanceando esta jaula de pájaros, y en el fondo de la misma había tres pájaros salvajes, temblando de frío y de miedo. ¿Que tienes allí hijo?” Le pregunté

-Sólo algunos viejos pájaros -respondió-.

-¿Qué vas a hacer con ellos? Yo pregunté.

“Llevarlos a casa y divertirme con ellos, voy a molestarlos y sacar sus plumas para hacerlos luchar, lo pasaré muy bien”.

-Pero una vez que te canses de esos pájaros, ¿qué harás entonces?

-Oh, tengo unos gatos, les gustan los pájaros y se los daré a ellos.

El pastor guardó silencio por un momento. -¿Qué quieres a cambio de esos pájaros, hijo?

“Huh ?? ¿Por qué usted quiere a estos pájaros señor? ¡Son viejos, no cantan e incluso no son bonitos!”

“¿Cuánto cuestan?”

El muchacho clasificó al pastor como si estuviera loco y dijo, “$ 10?”.

El pastor metió la mano en el bolsillo y sacó un billete de diez dólares. Lo puso en la mano del chico. En un instante, el muchacho se había ido.

El pastor recogió la jaula y la llevó con suavidad al final del callejón donde había un árbol y un lugar cubierto de hierba. Abrió la jaula y tocó suavemente las barras, persuadió a los pájaros, dejándolos libres. Bueno, eso explicó la jaula de pájaros vacía en el púlpito, y luego el pastor comenzó a contar esta historia.

Un día Satanás y Jesús estaban teniendo una conversación. Satanás acababa de llegar del Jardín del Edén, y él se regodeaba y se jactaba.

“Sí, señor, acabo de atrapar a un mundo lleno de gente allá abajo, puse una trampa, un cebo que sabía que no podían resistir.

-¿Qué vas a hacer con ellos? -preguntó Jesús.

“Oh, me voy a divertir, voy a enseñarles cómo casarse y divorciarse el uno al otro, cómo odiar y abusar unos a otros, cómo beber y fumar y maldecir, cómo inventar armas y bombas y matarse unos a otros ¡Realmente voy a divertirme! ”

“¿Y qué harás cuando termines con ellos?”, Preguntó Jesús.

-Oh, los mataré.

“¿Cuánto quieres por ellos?”

“Oh, tú no quieres a esas personas, ellas no son buenas, porque las tomas y ellas te odiarán, te escupirán, te maldirán y te matarán. ¡¡esa maldita gente!!”

“¿Cuánto cuestan?”

Satanás miró a Jesús y se burló: “Todas tus lágrimas y toda tu sangre”. Jesús pagó el precio.

El pastor levantó la jaula, abrió la puerta y caminó desde el púlpito a la salida.

2do cuento cristiano para niños: Un llamado de Dios

Un sábado por la noche, un pastor trabajaba hasta tarde y decidió llamar a su esposa antes de irse a casa. Eran cerca de las 10:00 PM, pero su esposa no contestó el teléfono. El pastor lo dejó sonar muchas veces. Pensó que era raro que ella no contestara, pero decidió terminar algunas cosas y volver a intentarlo en unos minutos. Cuando volvió a intentarlo, respondió de inmediato. Le preguntó por qué no había respondido antes, y dijo que no había sonado en su casa. Ellos lo rozaron como una casualidad y siguieron de manera alegre.

El lunes siguiente, el pastor recibió una llamada en la oficina de la iglesia, que era el teléfono que había usado ese sábado por la noche. El hombre con el que habló quería saber por qué había llamado el sábado por la noche. El pastor no podía entender de qué estaba hablando el hombre.

Entonces el hombre dijo: “Sonó y sonó, pero no respondí”.

El pastor recordó el accidente y se disculpó por molestarle, explicándole que había tenido la intención de llamar a su esposa.

El hombre dijo: “Está bien, deja que te cuente mi historia, ves que planeaba suicidarme el sábado por la noche, pero antes de hacerlo, oré: ‘Dios, si estás allí, y no quieres que haga esto, dame una señal ahora. En ese momento, mi teléfono empezó a sonar, miré la identificación de la persona que llamaba y decía: ‘Dios Todopoderoso’.

La iglesia a la que el pastor asiste es llamada Tabernáculo de Dios Todopoderoso.

3er cuento cristiano para niños: Panqueques

Dan, de seis años, decidió un sábado por la mañana hacer los panqueques para sus padres. Encontró un tazón grande y una cuchara, tiró de una silla al mostrador, abrió el armario y sacó el pesado recipiente de harina, derramándolo en el suelo.

Recogió parte de la harina en un tazón con las manos, lo mezcló con una taza de leche y añadió un poco de azúcar, dejando un rastro de harina en el suelo que ya tenía algunas huellas de su gatito.

Dan estaba cubierto de harina y estaba frustrado. Él quería que esto fuera algo muy bueno para mamá y papá, pero se estaba poniendo muy mal.

No sabía qué hacer luego, si poner todo en el en el horno o en la hornalla, ¡y no sabía cómo funcionaba la hornalla! De repente, vio a su gatito lamiendo del tazón de mezcla y se acercó para empujarlo, golpeando la caja de huevos al suelo. Frenéticamente, trató de limpiar este desorden monumental, pero se resbaló en los huevos, manchando su pijama blanco y dejándolo todo pegajoso.

Justo entonces vio a papá parado en la puerta. Las grandes lágrimas de cocodrilo brotaron en los ojos de Dan. Todo lo que había querido hacer era algo bueno, pero había hecho un lío terrible. Estaba seguro de que iba a llegar un regaño, tal vez incluso una paliza. Pero su padre lo observaba.

Luego, caminando a través del desorden, recogió a su hijo que lloraba, lo abrazó y lo amó, limpiando su pijama blanco y pegajoso en el proceso. Así es como Dios nos trata a nosotros. Tratamos de hacer algo bueno en la vida, pero se convierte en un desastre. Nuestro matrimonio se pone pegajoso, insultamos a un amigo, no podemos soportar nuestro trabajo, o nuestra salud se vuelve agria.

A veces nos quedamos allí llorando porque no podemos pensar en otra cosa que hacer. Ahí es cuando Dios nos recoge y nos ama y nos perdona, a pesar de que algo de nuestro lío se apodera de Él. Pero sólo porque podamos estropear, no podemos dejar de servir a Dios o a los demás. Tarde o temprano, lo haremos bien, y luego se alegrarán de haberlo probado.

4to cuento cristiano para niños: La parábola de las Donuts

Había un profesor de religión llamado Dr. Christianson que enseñaba en una universidad pequeña en los Estados Unidos occidentales. Aunque el Dr. Christianson se esforzó por comunicar la esencia del evangelio en su clase, encontró que la mayoría de sus estudiantes consideraba que el curso no era más que una obligación. A pesar de sus mejores esfuerzos, la mayoría de los estudiantes se negaron a tomar el cristianismo en serio.

Este año, el Dr. Christianson tuvo un estudiante especial llamado Steve. Steve era sólo un estudiante de primer año, pero estaba estudiando con la intención de ir al seminario para el ministerio. Steve era popular, él era muy querido, y él era un espécimen físico imponente. Ahora era el centro de campo en el equipo de fútbol de la escuela y era el mejor estudiante en la clase del profesor.

Un día, el Dr. Christianson le pidió a Steve que se quedara después de clases para poder hablar con él. “¿Cuántas flexiones puedes hacer?”

Steve dijo: “Hago alrededor de 200 cada noche.”

-Eso está muy bien, Steve -dijo el doctor Christianson-. -¿Crees que podrías hacer 300?

Steve respondió: “No sé … nunca he hecho 300 a la vez”.

“¿Crees que podrías?” -preguntó nuevamente el doctor Christianson.

-Bueno, puedo intentarlo -dijo Steve.

“¿Puedes hacer 300 en series de 10? Tengo un proyecto de clase en mente, y necesito que hagas alrededor de 300 flexiones en grupos de diez para que funcione ¿Puedes hacerlo? Necesito que me digas que puedes hacerlo – dijo el profesor.

Steve dijo: “Bueno … creo que puedo … sí, puedo hacerlo.”

El Dr. Christianson dijo: “Bien, necesito que hagas esto el viernes, déjame explicar lo que tengo en mente”.

Llegó el viernes, y Steve llegó a clase temprano y se sentó en el frente de la habitación. Cuando la clase comenzó, el profesor sacó una gran caja de donuts. Éstos no eran los tipos normales de donuts, eran el tipo extra grande extravagante, con los centros de la crema y los remolinos de azucar glaseado.

Todo el mundo estaba muy emocionado de que fuera viernes, la última clase del día, y que iban a empezar temprano el fin de semana con una fiesta en la clase del Dr. Christianson. El doctor Christianson fue a la primera niña de la primera fila y preguntó: -Cynthia, ¿quieres tener una de estos donuts?

Cynthia dijo: -Sí.

El Dr. Christianson entonces se volvió hacia Steve y le preguntó, “Steve, ¿harías diez flexiones para que Cynthia pueda tener un donut?”

“Por supuesto.” Steve saltó de su escritorio para hacer rápidamente diez. Entonces Steve volvió a sentarse en su escritorio. El doctor Christianson puso una donut en el escritorio de Cynthia.

El Dr. Christianson se dirigió a Joe, la siguiente persona, y le preguntó: “Joe, ¿quieres una donut?”

Joe dijo: -Sí.

El Dr. Christianson preguntó, “Steve haría diez flexiones para que Joe pueda tener una donut?” Steve hizo diez flexiones, y Joe consiguió una donut.

Y así fue, en el primer pasillo, Steve hizo diez flexiones para cada persona antes de que recibieran su donut, y en el segundo pasillo, hasta que el Dr. Christianson llegó a Scott. Scott estaba en el equipo de baloncesto y estaba en tan buenas condiciones como Steve. Era muy popular y nunca faltaba para el compañerismo femenino. Cuando el profesor le preguntó, “Scott ¿quieres una donut?”

La respuesta de Scott fue: “Bueno, ¿puedo hacer mis propias flexiones?”

El Dr. Christianson dijo: “No, Steve tiene que hacerlo”.

Entonces Scott dijo: “Bueno, entonces no quiero una”.

El doctor Christianson se encogió de hombros y luego se volvió hacia Steve y le preguntó: “Steve, ¿harías diez flexiones para que Scott pueda tener una donut que no quiere?” Con perfecta obediencia, Steve comenzó a hacer diez flexiones.

Scott dijo: “HEY, dije que no quería una!”

El Dr. Christianson dijo: “Mira, este es mi salón de clases, mi clase, mis escritorios, y estas son mis donuts, déjala en el escritorio si no la quieres”. Y puso una donut en el escritorio de Scott.

Ahora a estas alturas, Steve había empezado a frenarse un poco. Él sólo se quedó en el piso entre los sets ya que le estaba tomando demasiado esfuerzo subir y bajar. Se podía comenzar a ver un poco de sudor que salía de su frente. El Dr. Christianson empezó a dirigirse a la tercera fila. Ahora los estudiantes estaban empezando a enfadarse un poco.

El Dr. Christianson preguntó a Jenny, “Jenny, ¿quieres una donut?”

Sternly, Jenny dijo, “No.” Entonces el Dr. Christianson le preguntó a Steve, “Steve, ¿harías diez flexiones más para que Jenny pueda tener una donut que no quiere?” Steve hizo diez, y Jenny consiguió una donut.

A estas alturas, una creciente sensación de inquietud llenaba la habitación. Los estudiantes estaban empezando a decir “No” y se estaba llenando de donuts sin comer en los escritorios. Steve también tuvo que poner realmente mucho esfuerzo adicional para conseguir estas flexiones para cada donut. Empezó a haber una pequeña piscina de sudor en el suelo bajo su rostro. Sus brazos y cejas comenzaban a enrojecerse debido al esfuerzo físico que implicaba.

El doctor Christianson empezó a dirigirse a la cuarta fila. Durante su clase, sin embargo, algunos estudiantes de otras clases habían entrado y se habían sentado en los escalones a lo largo de los radiadores que corrían por los lados de la habitación. Cuando el profesor se dio cuenta de esto, hizo un recuento rápido y vio que ahora había 34 estudiantes en la sala.

Empezó a preocuparse de que Steve pudiera hacerlo.

El Dr. Christianson pasó a la siguiente persona y la siguiente y la siguiente. Cerca del final de esa fila, Steve estaba teniendo realmente un rato áspero. Le estaba tomando mucho más tiempo para completar cada set.

Unos momentos después, Jason, un estudiante de transferencia reciente, llegó a la habitación y estaba a punto de entrar cuando todos los estudiantes gritaron en una sola voz: “¡No, no entres! Jason no sabía lo que estaba pasando.

Steve levantó la cabeza y dijo: “No, que venga.”

El profesor Christianson dijo: “¿Te das cuenta de que si Jason entra tendrás que hacer diez flexiones para él?”

Steve dijo: “Sí, que entre. Déle una donut”.

El doctor Christianson dijo: -Bueno, Steve, dejaré que Jason entre ahora mismo.

Jason, ¿quieres una donut? Jason, nuevo en la habitación, apenas sabía lo que estaba pasando.

-Sí -dijo-, dame una donut.

“Steve, ¿harás diez flexiones para que Jason pueda tener una donut?” Steve hizo diez flexiones muy lentamente y con gran esfuerzo. Jason, desconcertado, recibió una donut y se sentó.

El Dr. Christianson terminó la cuarta fila y luego empezó con los visitantes sentados por los calentadores. Los brazos de Steve ahora estaban temblando con cada flexión en una lucha para levantarse contra la fuerza de la gravedad. El sudor se desprendía profusamente de su rostro y, por esta vez, no había sonido excepto su respiración pesada. No había un ojo seco en la habitación.

Los dos últimos estudiantes de la sala eran dos mujeres jóvenes, ambas porristas, y muy populares. La Dra. Christianson fue a Linda, la segunda a la última, y ​​le preguntó: “Linda, ¿quieres una donut?”

Linda dijo con tristeza: -No, gracias.

El profesor Christianson preguntó en voz baja, “Steve, ¿harías diez flexiones para que Linda pueda tener una donut que no quiere?” Gruñendo por el esfuerzo, Steve hizo diez flexiones muy lentas para Linda.

Entonces el doctor Christianson se volvió hacia la última chica, Susan. “Susan, ¿quieres una donut?” Susan, con lágrimas corriendo por su cara, comenzó a llorar. -Señor Christianson, ¿por qué no puedo ayudarlo?

El Dr. Christianson, con sus propias lágrimas, dijo: “No, Steve tiene que hacerlo solo, yo le he dado esta tarea y él está a cargo de ver que todo el mundo tiene la oportunidad de una donut si lo quieren o no.

Cuando decidí hacer una fiesta este último día de clase, miré mi libro de calificaciones. Steve es el único estudiante con un grado perfecto. Todos los demás han fallado en una prueba, han faltado a clase, o me han ofrecido un trabajo inferior.

Steve me dijo que cuando un jugador se ensucia en la práctica del fútbol, ​​debe hacer flexiones. Le dije a Steve que ninguno de ustedes podría venir a mi fiesta a menos que pagara el precio haciendo sus flexiones. Él y yo hicimos un trato por ustedes.

Steve, ¿podrías hacer diez flexiones para que Susan pueda tener una donut? “Mientras Steve terminaba muy lentamente su última flexión, con la comprensión de que había logrado todo lo que se le requería, habiendo hecho 350 flexiones, sus brazos se doblaron debajo de él y él cayó al suelo.

El doctor Christianson se volteó hacia la habitación y dijo: “Y así fue que nuestro Salvador, Jesucristo, en la cruz, se dirigió al Padre,” en tus manos encomiendo mi espíritu “. Con el entendimiento de que Él había hecho todo lo que se le había exigido, él entregó su vida, y como algunos de los que están en esta habitación, muchos dejamos el regalo sobre la mesa, sin comer.

Dos estudiantes ayudaron a Steve a levantarse del piso ya sentarse, físicamente agotado, pero con una sonrisa delgada. “Bien hecho, buen y fiel servidor”, dijo el profesor, agregando, “No todos los sermones son predicados con palabras”.

Volviendo a su clase, el profesor dijo: “Mi deseo es que entiendas y comprendas todas las riquezas de gracia y misericordia que te han sido dadas por el sacrificio de nuestro Señor y Salvador Jesucristo por todos nosotros, ahora y por los siglos.

Ya sea que elijamos o no aceptar su regalo para nosotros, el precio ha sido pagado. ¿No sería tonto e ingrato dejarlo sobre el escritorio?

Mauro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *