Cuentos de miedo con monsutros para niños

Hoy les traemos los mejores cuentos que se encuentran en internet de miedo con terroríficas historias de suspenso y  monstruos que te atraparan y no te cansaras de leerlas en familia y compartirlas con los niños. ¿Estas listo? Comencemos!!!

Cuentos de terror con monstruos para niños

1er cuento – La cueva del miedo:

Había una vez una ciudad donde se encontraba la misteriosa y terrorifica “Cueva del Miedo”. Nadie había regresado de allí, y cada vez que alguien se perdía y terminaba allí, lo último que se escuchaba era un gran grito de terror, seguido de unas cuantas carcajadas enormes. Los habitantes del pueblo vivían aterrorizados de que un día el monstruo abandonaría la cueva. Así que regularmente dejaban regalos y comida en la boca de la cueva, y éstos siempre desaparecieron.

Un día, un joven llegó a la ciudad y, al oír hablar de la situación con la cueva, pensó que era injusto. Así que decidió entrar en la cueva y enfrentarse al monstruo. El joven pidió ayuda, pero todo el mundo tenía tanto miedo de que ninguna persona se acercara a la boca de la cueva con él. Entró, encontrando su camino con una antorcha, y llamando al monstruo, queriendo hablar con él y discutir la situación. Al principio, el monstruo tuvo una buena risa larga, y el joven siguió el sonido de la voz del monstruo. Pero entonces el monstruo se calló, y el joven tuvo que continuar, sin saber en qué dirección ir.

Finalmente llegó a una enorme caverna. Al fondo de la caverna pensó que podía distinguir la figura del monstruo, y al acercarse a él, sintió que algo le golpeaba fuertemente en la espalda. Esto lo empujó hacia adelante hacia un agujero en la roca. No pudo evitarlo y cayó. Creyendo que estaba a punto de morir, dejó escapar un último grito. Entonces oyó las grandes carcajadas.

Maldita sea, creo que el monstruo me ha tragado dijo mientras caía.

Sin embargo, al caer, oyó música y voces. Se pusieron más claros, y cuando hizo un aterrizaje suave en el fondo, oyó un grupo de gente gritar:

¡¡Sorpresa!!

Apenas creyendo lo que estaba viendo, se encontró justo en medio de una gran fiesta. Los asistentes a la fiesta eran todas aquellas personas que nunca habían regresado a la ciudad. Le explicaron que este lugar había sido la idea de un antiguo alcalde de la ciudad. Ese alcalde había tratado de lograr grandes cosas en la c, pero siempre fue retenido por los temores de la gente que lo rodeaba. Así que el alcalde inventó la historia del monstruo para demostrarle a la gente cómo esa actitud era tan limitante. Así que el joven se quedó allí, disfrutando de la fiesta y la compañía de todos los que se habían atrevido a acercarse a la cueva.

¿Y la ciudad? En la ciudad todavía creen que entrar en la Cueva del Miedo es el peor de todos los castigos …


2do cuento – El monstruo en el armario

Había una vez un niño que tenía miedo de la oscuridad. Pensó que cuando estaba oscuro, su habitación se llenó de monstruos. Pero llegó un momento en que era demasiado grane para poder seguir durmiendo con la luz encendida.

Esa primera noche estuvo paralizado por el miedo, su mente llena de monstruos. Tanto es así, que se acercó a su armario para conseguir una antorcha. Pero cuando abrió la puerta del armario se encontró cara a cara con un monstruo, y soltó el grito más fuerte del mundo.

El monstruo dio un paso atrás, agarró su pelo multicolor con sus tentáculos y … ¡empezó a llorar! El monstruo lloró durante tanto tiempo que el shock y el miedo del muchacho cesaron. Él calmó al monstruo tanto como pudo, y comenzó a hablar con él, preguntándole por qué estaba llorando, y lo que estaba haciendo allí.

El monstruo le dijo que vivía en el armario, pero casi nunca salía, porque tenía miedo del muchacho. Cuando el chico le preguntó por qué, el monstruo le dijo que el rostro del chico le parecía lo más horrible que había visto con ojos, oídos y nariz. El muchacho sentía exactamente lo mismo con el monstruo, que tenía una enorme cabeza llena de bocas y pelo.

Los dos hablaron tanto que se volvieron muy amigos, y se dieron cuenta de que ambos habían tenido miedo de lo mismo: lo desconocido. Para perder su miedo todo lo que tenían que hacer era llegar a conocerse. Juntos viajaron por el mundo, viendo leones, tigres, cocodrilos, dragones … Era la primera vez que cualquiera de ellos había visto a tales criaturas, pero hicieron el esfuerzo de conocerlas, y terminaron disipando su miedo, y convirtiéndose en amigos.

Y, aunque sus padres no estaban muy contentos, porque creían que era demasiado viejo para creer en los monstruos, lo cierto era que todas las clases de criaturas visitaban el dormitorio del niño cada noche. Y, en lugar de temerlos, había aprendido a conocerlos y hacerse amigo de ellos.


3er cuento – El laberinto del Kraton

En las profundidades de la gran montaña, avía un enorme laberinto de túneles creados por los grandes magos, vivían encarceladas las peores de las bestias, una horrible criatura que todos conocían como Kraton. Había sido puesto allí después de aterrorizar a la población local. Era un laberinto mágico con sólo una entrada y salida que cambiaba su posición cada día.

Pero sucedió que allí llegó un hombre de corazón perverso, desagradable hasta el extremo, y su único deseo era gobernar a todo el pueblo del rey. Su nombre era Jafa, y él tenía tanta prisa por cumplir su deseo que, al oír hablar del Kraton, pensó en liberarlo para ayudarlo con sus planes, sin importar lo peligroso que fuera el monstruo.

Así, Jafa viajó a la gran montaña acompañada de todos sus esclavos. Había muchos de ellos que tenían tanto miedo de su amo que no tardaron mucho en encontrar la entrada al laberinto. Uno de estos esclavos, un hombre muy sabio, se enteró de cómo saber la ubicación de la salida cada día, desde fuera, una vez Jafa estaba dentro de la montaña.

“Sólo una cosa más, mi Señor”

Dijo el esclavo después de explicar el sistema,

Cuando vayas a salir del laberinto, deberías esperar hasta que sea de noche. Asegúrese de no salir durante la luz del día …

Y no queriendo oír más, Jafa entró en el laberinto. Desde una gran oscuridad, Jafa comenzó a llamar al monstruo, explicando al monstruo sus intenciones. Jafa lo liberaría del laberinto si, a cambio, Kraton estuviera al servicio de Jafa, aterrorizando a la gente allí durante al menos diez años.

El monstruo gritó su acuerdo con el plan de Jafa, ya que lo único que quería hacer era escapar del laberinto y provocar su venganza. Después de varios días se encontraron en medio de la oscuridad más negra, y allí cementaron su terrible pacto. Siguiendo el sistema recomendado por el esclavo de Jafa, pronto encontraron la salida. Al acercarse y ver él brilló la luz del sol en la salida. Jafa recordó las palabras de su esclavo. Lleno de impaciencia, el malvado Jafa se sentó a esperar, pero la bestia, viéndose libre por fin, no quiso esperar, y olvidando su acuerdo, Kraton salió corriendo del laberinto.

Desde adentro, Jafa oyó los terribles gritos de agonía de Kraton. Estaba asustado, pero también necesitaba ir y ver lo que le había sucedido a la bestia. Y aunque todavía recordaba las palabras de su esclavo, decidió salir.

Tan pronto como tocó el rostro de Jafa, la luz del sol y la luz de mil espejos que el sabio esclavo había colocado alrededor de la salida para iluminar ese lugar, entró en los ojos de Jafa. Ojos que, debido a la oscuridad en que habían estado durante días, estaban indefensos a la luz, y debidamente quemados, dejando al impaciente Jafa ciego por el resto de sus días, como había sucedido con el Kraton momentos antes.

Y así, ambos seres malos, ciegos, torpes e impacientes, ni siquiera podían ver cómo sus planes se habían derrumbado, y permanecieron castigados para siempre en una vida de oscuridad, junto con otras criaturas de la noche.

Mauro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *