Cuentos infantiles con animales para niños

Hola queridos lectores! en esta oportunidad decidimos traerles algunos divertidisimos cuentos de animales para que puedas contarles a tus hijos, nietos o cualquier otro pequeño que desee disfrutar de una fabulosa historia entretenida y con moraleja. Disfruta de nuestro articulo aquellos días grises o lluviosos que no puedes salir de tu casa, para ayudar a dormir a algún niño que tuvo un mal día, para ensenar lectura en un colegio, o para cualquier otra finalidad que se te ocurra.

Los mejores cuentos con animales para niños

A continuación dejaremos un compilado con los cuentos infantiles mas populares y con protagonistas en su mayoría animales. Por favor te pedimos que lo compartas con tus amigos y conocidos en tus redes sociales favoritas. Comencemos!

1er cuento: A los osos le gusta la miel, pero no las abejas!

Bruce era un gran oso que vivía en las Tierras Altas de Escocia. Estaba cubierto de pelo castaño oscuro, tenía cuatro patas grandes, una nariz húmeda en el extremo de su hocico y ojos color avellana. Bruce pasó la mayor parte de su tiempo en su cueva, saliendo sólo cuando tenía hambre. Era un oso bastante flojo. Preferiría dormir que hacer cualquier otra cosa.

Una mañana, mientras estaba acurrucado como una pelota, tratando de dormir la siesta, oyó la lluvia caer afuera. La lluvia que bajaba le recordó que tenía hambre, así que se levantó, se estiró y caminó hacia la entrada de la cueva. Miró la lluvia. Empezó a desplomarse y chapotear en charcos en el suelo, haciendo un lío fangoso. Salió y pronto se le mojó el pelo. Empezó a temblar.

Bruce se dirigió hacia el bosque de pinos. Los árboles eran tan altos y había tantos de ellos que no le llegaba la lluvia. Se abrió paso entre las ramas y las suaves agujas de pino rozaban su espesa piel. Miró alrededor en el suelo, buscando algo para comer. Estaba ansioso encontrar algunas nueces o bayas para mordisquear.

Al frente vio algo colgado de un árbol. Era una colmena. Decenas de abejas estaban volando alrededor de ella. Bruce podía oír sus zumbidos mientras sus alas se movían rápidamente hacia arriba y hacia abajo. -Miel -dijo sonriendo-. “Me encanta la miel.”

Se paró debajo de la colmena tratando de averiguar cómo conseguir la miel sin ser picado. Sabía que las abejas recogían néctar y polen de flores de brezo; Minúsculas campanitas púrpuras que eran fragantes y se balanceaban en la brisa. Le encantaba la miel de brezo.

Cogió un palo grande y comenzó a golpear la colmena con él. Las abejas empezaron a volar, confundidas y enojadas. Cuando vieron a Bruce balanceando el palo, se reunieron en un enjambre y se dirigieron hacia él. Bruce vio a las abejas acercándose a él y supo que estaban a punto de picarle. Dejó caer el palo y comenzó a correr a través de los pinos. De vez en cuando volteaba hacia las abejas, que se acercaban cada vez más a él.

Pensó en trepar a un árbol, pero las abejas pueden volar y podría llegar hasta él, así que no lo hizo. Mientras corría por algunos troncos de árboles caídos que estaban huecos, pensó en subir y esconderse, pero sabía que las abejas lo encontrarían. No quería que lo picaran.

Bruce no sabía qué hacer. ¿Dónde podría esconderse de las abejas? Vio un lago en la distancia. Era profundo y el agua parecía oscura y negra. Corrió lo más rápido que pudo y saltó. Aterrizó con un gran SPLASH en el agua. Brrrrrr, hacía frío. Se dejó flotar hasta la superficie y vio a las abejas acercarse a él. Se dejó caer bajo el agua después de tomar una respiración profunda. Sabía que no podía aguantarlo mucho tiempo y luego tendría que tomar otra respiración. Las abejas lo estarían esperando.

Bruce empezó a nadar en otra dirección. Se detuvo cuando llegó a la orilla y saco sólo la parte superior de la cabeza fuera del agua. Las abejas seguían dando vueltas alrededor del lugar donde se había metido. Se arrastró y se metió en el bosque. Sabiendo que las abejas no estaban en ninguna parte, volvió a su colmena, lo derribó con el palo grande y lo llevó a su cueva.

Toda la tarde y la noche Bruce se regocijó con miel de brezo. Estaba deliciosa. Se sentía muy inteligente porque había superado a las abejas. Sabía que la próxima vez tendría que encontrar una nueva forma de conseguir la miel, pero esta vez se sentó y disfrutó.


2do cuento con animales para niños: Los tres chanchitos

Había una vez tres cerditos a los cuales les habia llegado el momento de salir de casa y buscar su propia fortuna. Antes de que se fueran, su madre les dijo: “Hagas lo que hagas, hazlo lo mejor que puedas porque esa es la manera de llevarse bien con el mundo”.

El primer cerdito construyó su casa de paja porque era lo más fácil de hacer. El segundo cerdito construyó su casa con palos. Esta era un poco más fuerte que la casa de paja. El tercer cerdito construyó su casa con ladrillos.

Una noche, el gran lobo malo, que amaba mucho comer pequeños cerditos gordos, vino y vio al primer cerdito en su casa de paja. Dijo: “Déjame entrar, déjame entrar, pequeño cerdo o voy a soplar y soplar hasta que tu casa se derrumbe!” “Ni por el pelo de mi mentón”, dijo el cerdito. Pero, por supuesto, el lobo voló la casa y se comió al primer cerdito.

El lobo entonces fue a la casa de palos. “Déjame entrar, déjame entrar, pequeño cerdo o voy a soplar y soplar hasta que tu casa se derrumbe!” “Ni por el pelo de mi mentón”, dijo el cerdito. Pero el lobo voló esa casa también y se comió al segundo cerdito.

El lobo entonces fue a la casa de ladrillos. “Déjame entrar, déjame entrar, pequeño cerdo o voy a soplar y soplar hasta que tu casa se derrumbe!” “Ni por el pelo de mi mentón” dijo el tercer cerdito. Bueno, el lobo resopló y se hinchó, pero no pudo derribar esa casa de ladrillos.

Pero el lobo era un viejo lobo astuto y subió al tejado para buscar un camino hacia la casa de ladrillos.

El cerdito vio al lobo trepar por el tejado y encendió un fuego rugiente en la chimenea y le puso una gran caldera de agua.

Cuando el lobo finalmente encontró el agujero en la chimenea se tiro y KERSPLASH justo en el agua hirviendo. Ese fue el final de sus problemas con el lobo malo.

Al día siguiente, el cerdito invitó a su madre. Ella dijo: “Ya ves que es como te dije. La manera de llevarse bien con el mundo es hacer las cosas tan bien como puedas. ” Afortunadamente para ese cerdito, aprendió esa lección. ¡Y vivió feliz para siempre!


3er cuento con animales: Cedric, el cerdo

Profundamente en el medio de la más grande, más pálida y más magra fosa de barro que jamás existio, se sentó Cedric, el cerdo. ¡Oh, cómo amaba el barro! Era el más feliz cuando tenía el barro densamente cubierto sobre su piel. Cuando los otros cerdos llegaron y quisieron tumbarse en el barro, tuvieron que empujar a Cedric fuera del camino para hacerse espacio para ellos mismos. Le encantaba el barro tanto que se acostaba todo el día, estirado y cómodo.

Ninguno de los otros cerdos había visto a Cedric salir del pozo de lodo. A menudo se preguntaban cuándo comía y bebía. Pocos sabían que siempre salía de noche, cuando todos los demás cerdos estaban durmiendo, de modo que ninguno de ellos tratara de tomar su lugar en el barro mientras se iba. Se aseguraba de comer y beber lo suficiente para durar hasta la noche siguiente.

Un día llovió durante horas. Pero igualmente no se detendría. El pozo de lodo se convirtió en un gran charco. No se sentía suave y pegajoso como a Cedric le gustaba. Viendo que todos los cerdos estaban dentro de la guarida y que no iba a perder su lugar en el barro, se fue a dar un paseo. Siguió lloviendo y cada gota de lluvia lavó un poco del barro de él. Al cabo de un rato no quedó ni una gota de lodo en Cedric. Era un cerdo limpio. Continuó caminando durante una o dos horas más. Cuando finalmente dejó de llover, regresó al foso de barro. Cuando llegó allí, los otros cerdos salían de la guarida. Todos lo miraban fijamente. Él gruñó pero siguieron mirando y susurrando cosas mientras pasaba. -Oink, ¿quién eres? -preguntó Patrick, el cerdo más grande. -¿Qué haces en nuestro lodo?

Cedric lo miró. “Patrick, soy yo, Cedric”, respondió.

Los otros cerdos vinieron corriendo para ver. -No es Cedric -dijo uno.

-¿Cedric, claro que sí? Dijo otro.

“Soy yo, soy Cedric”, gritó.

“Cedric está en el pozo de lodo, nunca sale”, dijo Patrick.

-¡Y su piel no es rosa, es marrón! Otro cerdo agrego.

“Sólo tienes que seguirme”, ordenó Cedric. El grupo de cerdos lo siguió hasta el foso de barro. No había cerdos en ella. Cedric corrió y saltó adentro. El fango voló en el aire y aterrizó en todos los otros cerdos. Rodó en ella y estiró su cuerpo.

-Pero, es Cedric -replicó Patrick-.

Justo entonces un hermoso arco iris salió de detrás de las nubes. Brilló amarillo, rojo, rosa, azul, púrpura, verde y naranja. Todos lo miraron, todos excepto Cedric. Tenía los ojos cerrados. Estaba durmiendo, roncando alegremente en su pozo de barro.


4to cuento de animales para niños: Mac el ratón

Mac corrió por la cocina, recogiendo migas y trozos de queso. Nunca tuvo mucho tiempo para sentarse y disfrutar de su comida. Tom, el gato, siempre lo molestaba en medio de su comida.

Una noche, mientras Mac mordisqueaba un pedazo de queso cheddar, Tom se acercó a él y pisó su larga cola. Mac tiró y tiró hasta que se soltó y salió corriendo por la cocina y entró en la biblioteca.

Mac nunca había estado en la biblioteca antes. Mira todos los libros. Mac se olvidó del queso y sacó cuatro libros de la estantería. “Tal vez uno de estos libros me ayude a aprender a ser más astuto que ese gato”.

Se sentó en el suelo y sostuvo uno de los libros en sus diminutas manos. Toda la noche leyó hasta que le dolían los ojos. Antes de que él lo supiera, el sol se había levantado. Se sentía tan cansado que volvió a su agujero de ratón y se quedó dormido.

Después de despertarse, Mac regresó corriendo a la biblioteca y leyó un poco más. Pronto su estómago retumbó. Tengo hambre, me pregunto si Tom está en la cocina. Dejó el libro en la punta de los pies y se asomó a la esquina.

Tom estaba acostado frente al agujero de ratón de Mac.

“Voy a comer un pedazo de queso y si estoy muy tranquilo, tal vez una galleta antes de que Tom se despierte.” Corrió a un pedazo de queso suizo y mordisqueó una de las esquinas. Estaba a punto de dar un gran bocado cuando oyó un suave ronroneo detrás de él. “¡Gulp!”

Lentamente se volvió y vio a Tom sonriéndole, sus dientes afilados aparecieron.

Mac corrió entre las piernas de Tom hacia el agujero del ratón.

Tom lo persiguió y se sentó frente al agujero, aguardándolo día y noche.

Mac no podía ir a la biblioteca. En lugar de preocuparse por Tom, Mac pensó en todas las cosas que había aprendido leyendo los libros. Tal vez no supiera cómo burlar a un gato, pero sabía mucho más sobre todo lo demás.


5to cuento de animales para pequeños: Buen gatito

“Ahora seas un buen gatito mientras nos vayamos. Dormi si lo deseas y hay un montón de comida para gatos en su plato. Adiós, gatito. La señora Zowski acarició a su gato y cerró la puerta detrás de ella.

Al principio Tiger se comportó. Durmió un rato. Se comió su comida para gatos y se rascó en el sofá. Se sentó junto a la ventana durante una hora esperando a que la señora Zowski regresara a casa. Pero a medida que pasaba el tiempo, se dio cuenta de que no volvería a casa a tiempo para la cena. El gato se paseaba por la casa. Olfateó algunos chocolates y los devoró, dejando las envolturas en el suelo delante del agujero del ratón.

Corrió escaleras arriba y se comió todas las galletas favoritas de la señora Zowski que guardaba junto a su cama, tirando la caja por la ventana. -Tal vez no se dará cuenta de que se ha ido.

En su camino de regreso a la cocina Tiger vio el plato de pescado. “Hmm. Pescado. Me encanta el pescado.”
Cuatro peces dorados nadaban en el agua. Cuando vieron que Tiger se acercaba con la boca abierta, nadaban en círculos tratando de escapar. Tiger sacó el plato de pescado del estante y lo llevó arriba a la cama de la señora Zowski. Puso su pata en el tazón y sacó los cuatro peces dorados. Cuando terminó de comer, bebió toda el agua del tazón y la dejó tirada en la cama.

Al dormirse de inmediato, la mente de Tiger se llenó de sueños de peces dorados y lo delicioso que sabian. Una sonrisa se extendió por su cara.

¡PUMMMM! La puerta se cerró de golpe. La señora Zowski estaba en casa. Tiger se despertó y vio el tazón de pescado tumbado junto a él en la cama. Recordó haber comido el pescado. “Uh oh.” Corrió al cuarto de baño y llenó el recipiente con agua y luego lo llevó abajo, volviendo a colocarlo donde lo había encontrado.

La señora Zowski acarició el cuello de Tiger. “Buen gatito. Veo que comió su comida. ¿Tomaste una siesta también? Tiger ronroneó y se frotó en la pierna.

Esa noche, mientras miraba la televisión, buscó su caja de chocolates. “¿A dónde fueron?”
Tiger señaló el agujero del ratón.

“Ratones horribles. Ratones traviesos. ¿Por qué no los capturaste?
Tiger se frotó la barriga.

“Oh, usted los atrapó. ¿Te comiste a todos? Bueno. No merecían comer todos mis chocolates “, dijo la señora Zowski.
Vio el plato de pescado sentado en el estante. “Tigre, ¿dónde están los peces de colores? ¿Los ratones también los comieron?

Tiger se encogió de hombros.

Esos son ratones horribles. Estoy tan contenta de que los hayas comido a todos. Tiger corrió hacia la señora Zowski y dejó que le acariciara de nuevo. No queria decir ni una palabra. Déjala culpar a los ratones. Ji ji ji.

Mauro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *