Cuentos infantiles cortos – Cuentos para niños

Desde nuestro blog siempre les traemos las mejores opciones para los niños!! En esta oportunidad les acercamos cuentos cortos clásicos infantiles, cuentos cortos para niños de primaria, cuentos de fantasía para niños y mucho más, para que puedan leerlos aprendiendo y entreteniéndose. Si usted tiene una pequeña historia o si quiere reinventar alguna conocida pueden contarnos en esa columna.

En primer lugar les vamos a hacer una diferenciación importante, para que la tengan en cuenta al leer cuentos de amor para niños, cuentos de fantasía para niños, cuentos cortos de terror para niños y demás.

  • Cuentos: son historias inventadas por alguien. También hay cuentos tradicionales, que son aquellas historias que nadie sabe a ciencia cierta quien inventó y que se transmiten de generación en generación.
  • Fábulas: son historias cortas escritas para transmitir una enseñanza de vida.

Cuentos cortos clásicos infantiles

La batalla en la nieve

A los conejos les gusta ir a la guardería, todo el día. También disfrutan de jugar con la nieve y el hielo, trotando y sintiendo el frío en sus pies.

Por la noche nevó, y a la mañana todo estaba cubierto con una gruesa capa de nieve. Los conejos saltaban de la alegría. Algunos hacían piruetas la nieve.¿Qué querían? Hacer bolas de nieve y jugar con otros conejos. Así se sumaron los vecinos, comenzando la mayor batalla de bolas de nieve.

Todos se están moviendo! “Catch!” – “Auuuch”! – “AAAY”! – Muchos ruidos se escuchaban en el bosque, algunos corrían, otros se escondían, mientras que los más eficaces buscaban estrategias para dar en el blanco!

Una bola de nieve golpeó en la cabeza de Pim, quien se puso a llorar rápidamente por el dolor. “No seas ñoño, Pim!”, le dijo su amigo golpeándolo de forma amistosa en la espalda. Así pronto volvió a jugar, riéndose con todos y aprendiendo la lección de ser un equipo.

Pinocho

Había una vez, un caballero llamado Geppetto. Era un buen hombre, que vivía solo en una hermosa casa en un pueblo italiano. Geppetto era ebanista, hizo un trabajo increíble con la madera, juguetes, muebles y muchos otros objetos. A los niños les encantaron los juguetes Geppetto.

A pesar de conseguir la felicidad de los niños con los juguetes de madera, Geppetto se sentía muy solo, y a veces triste. Él quería tener un hijo, por lo que decidió construir un amigo de madera.

El muñeco era muy hermoso, tan perfecto que Geppetto con entusiasmo le dio el nombre de Pinocho. Los días pasaron y Geppetto siempre hablaba con Pinocho, como si realmente fuera un niño.

Una noche, el Hada Azul visitó el taller de Geppetto. Movida por la soledad del viejo tipo, decidió hacer realidad su sueño, dándole vida a la marioneta de madera. Así, jugando con su varita mágica dijo:

– Te daré el regalo de la vida, te convertiré en un niño de verdad. Debes ser bueno y verdadero como tu padre, Geppetto.

El hada pidió un grillo hinchable e inteligente para ayudar a Pinocho a reconocer el bien y el mal, de esa manera podría desarrollarse más rápidamente y alcanzar su anhelado sueño: convertirse en un niño de verdad.

Al día siguiente, al despertar, Geppetto se dio cuenta de que su deseo se había hecho realidad. Geppetto, ahora descubrió el placer de acompañar a sus hallazgos, observando su inocencia, compartiendo su vivacidad. Él quería enseñar a su hijo todo lo que sabía y devolver la felicidad que el muñeco le dio.

Así, Geppetto decidió inscribir a Pinocho en la escuela del pueblo, para que pudiera aprender las cosas reales, aprendiendo y haciendo amigos. Pinocho siguió el camino feliz hacia la escuela, pensando acerca de cómo iba a ser su primer día de clases. Estaba ansioso por aprender a leer y escribir.

En el camino, se encontró con dos extraños que se acercaron a hablar con él. Eran un zorro y un gato, que estaban sorprendidos de ver a un muñeco de madera hablar. Por esto, pensaron en hacer dinero a costa de él.

– No creo que vayas a la escuela! Los niños inteligentes no lo necesitan! Le dijo el zorro.

– Vamos Pinocho, sigue de tu camino!, exclamó el pequeño grillo responsable.

El zorro y el gato comenzaron a decir que iban a ver el espectáculo de teatro de marionetas. Pinocho no pudo ganar a su curiosidad, para él todo era nuevo, quería ver el teatro y la diversión de lo que los dos desconocidos hablaban.

– Incluso se puede trabajar en el teatro, viajar, conocer gente nueva, hacer un montón de dinero y comprar cosas para ti. Continuó el zorro.

El pequeño grillo continuó hablando a Pinocho, pero este no lo escuchaba. Pinocho luego siguió con el Zorro y el Gato, hacia la presentación de teatro de marionetas, dejando a su amigo detrás.

Así, el Zorro y el Gato vendieron a Pinocho al dueño del teatro de marionetas. Pinocho sin darse cuenta de lo que había pasado, actuó en la presentación y fue un gran éxito entre el público. Al final de la presentación, Pinocho quería irse, pero el dueño del teatro con la oportunidad de ganar grandes cantidades de dinero, lo encerró en una jaula. Pinocho pasó la noche atrapado, llorando, se acordó de su padre y tenía miedo de no volver a verlo.

Ya estaba amaneciendo cuando el grillo finalmente logró encontrar a Pinocho. Pero no logró liberarse de la jaula. En ese momento apareció el Hada Azul que le preguntó al títere lo que había sucedido.

Pinocho mintió, dijo que estaba perdido y que encontró al propietario del teatro de marionetas, que lo detuvo y lo obligó a trabajo para él. Pinocho estaba asustado por lo que había sucedido en su nariz enseguida. La misma se puso del doble de su tamaño original! Sobresaltado, el muñeco se puso a llorar.

– No llores, Pinocho! Le dijo el Hada Azul con su varita mágica. Cuando usted miente, su nariz no va a parar de crecer. La mentira es algo evidente, y no debe ser parte de aquellos que tienen un buen corazón, continuó el Hada.
– No mientas más, Pinocho! Recuerde que para ser un niño de verdad, debes decir la verdad.

Pinocho regresaba a su casa cuando vio a tres niños corriendo sonrientes en una dirección opuesta a la suya. Se detuvo a mitad de camino y miró hacia los chicos que corrieron. No, Pinocho! Por supuesto que no! Lo que están haciendo se ve bien divertido, pero es lo que está mal, dijo el grillo inteligente.

Pinocho entró en un bote lleno de niños que fueron a la isla. Cuando llegaron a la isla, los niños corrieron hacia los juguetes. Se podía jugar libremente, comer dulces todo lo que querían. Llegó la noche, y los niños, exhaustos, dormían en el suelo alrededor del parque. Algunos sentían dolores en el vientre de comer dulces. Pinocho estaba casi dormido cuando el grillo se despertó.

– Pinocho, ¿Qué está pasando? Todo en ti está creciendo! Pinocho se despertó asustado y corrió hacia un lago para ver su reflejo en el agua. Pinocho tenía la cola de un burro. Se había convertido en un burro. Pinocho, llorando, llamó al Hada Azul.

– Hada Azul, por favor, ayúdanos! El Hada recibió esta otra mentira. Pinocho mintió que había seguido a un niño que fue al mismo pueblo en donde estaba Geppetto. En el mismo momento, la nariz del muñeco comenzó a crecer.

Sobresaltado, Pinocho recordó lo que el hada le había dicho y dijo la verdad. Su nariz estaba de vuelta a la normalidad, y el Hada anuló el hechizo que estaba haciendo que Pinocho y los otros niños se conviertan en burros.

Pinocho siguió con el grillo en dirección a su casa en el pueblo. Añoraba a su padre Geppetto. Estaba empezando a entender que su padre siempre quiso lo mejor para él, y la mejor en ese momento era el hogar, la escuela y el pueblo.

Geppeto había ido en busca de Pinocho hacia la playa. Una vez allí, no vieron ninguna señal de la barca de Geppetto. Pinocho, por otros pescadores, se enteró que un pequeño barco había sido tragado por una ballena esa mañana.

Ambos nadaron lo suficiente para encontrar a la enorme criatura. Pinocho se colocó en frente del animal y, en un segundo fue ingerido por el mismo. El grillo que lo acompañó todo el tiempo, también fue tragado. Cuando llegaron al estómago del animal, vieron un pequeño bote y a Geppetto, triste, cabeza abajo, sentado con las manos sobre la cabeza. Al ver al muñeco, Geppetto sonrió y corrió hacia él. Pinocho abrazó a su padre y se disculpó por lo hecho.

– La única cosa que importa, Mi Hijo, es que estás bien. Pinocho tuvo la idea de hacer un fuego con piezas de barcos de madera, por lo que la ballena podría estornudar y tirarlos hacia afuera. El plan funcionó, y la ballena los expulsó. Cuando llegaron a la playa, Pinocho y Geppetto se abrazaron nuevamente.

– Me comprometo a ser obediente, papá! Geppetto estaba orgulloso de su hijo. El Hada Azul apareció y le dijo al muñeco: ¿Aprendió las diferencias entre el bien y el mal? El valor del amor, de la lealtad y de la verdad son incomparables, es todo lo que importa en esta vida!

Cuentos cortos para niños de primaria

La gallina de los huevos de oro

Una mañana, un granjero descubrió que su pollo había puesto un huevo de oro. Recogió el huevo y corrió a su casa, se lo mostró a la mujer, diciendo: Somos ricos!!!

Tomó el huevo, lo llevó al mercado y lo vendió por un buen precio.

A la mañana siguiente, la gallina había puesto otro huevo de oro, el agricultor lo vendió a un mejor precio. Y así fue durante muchos días. Pero el agricultor quería ser más rico, quería más dinero.

Él pensaba: “Si esta gallina pone huevos de oro dentro de ella debe haber un tesoro!”. Él mató a la gallina y se sorprendió porque, en el interior, el pollo era como cualquier otro.

MORALEJA: Quién quiere todo pierde todo!!!

El león y el ratón

Un león, cansado ​​de tanta caza, dormía tendido a la sombra de un buen árbol. Llegaron unos ratones corriendo a su alrededor y se despertó.

Todos lograron escapar, pero a uno, el león lo atrapó debajo de su pata. Tanto el ratón preguntó y le rogó que el león renunció a aplastarlo y lo dejó ir.

Algún tiempo después, el león fue atrapado en la red por un cazador. Ante esto, el león hizo temblar a todo el bosque con sus rugidos de ira. Apareció el ratón, que con sus dientes afilados, rompió las cuerdas y dejó ir al león.

MORALEJA: Una buena acción gana otra.

La liebre y la tortuga

Había una vez … una liebre y una tortuga. Todos se reían de la lentitud de la tortuga. Una vez que la tortuga estaba muy cansada de las burlas, desafió a la liebre a una carrera.

La liebre muy segura de sí misma, aceptó fácilmente la propuesta, sin perder tiempo, porque la tortuga iba a caminar con sus pasos lentos, pero firmes.

Pronto la liebre cruzó al oponente, y al ver que ganaba fácilmente, se detuvo y se decidió a dormitar. Cuando se despertó, vio a la tortuga y empezó a correr. En el tramo final, vio a su oponente pasar la línea de meta feliz y sonriente.

MORALEJA: Nunca subestimes a nadie!

La chica vendedora de leche

La chica era única por su alegría. Fue a la ciudad por primera vez a vender la leche de su querido gatito.
Se puso su mejor ropa, un hermoso vestido azul, y se fue por el camino con leche de lata en la cabeza.

Al caminar, la leche sacudió el interior de la lata. La niña no podía dejar de pensar.
“Voy a vender la leche y comprar huevos, una docena”.
“Entonces ganaré una docena de pollitos. Cuando los polluelos crezcan, voy a tener bellos gallos y gallinas. Al ver a los gallos y crear pollos, seré rica, ya que son excelentes para la puesta de huevos.

Al pensar todo esto, compró una cabra y algunos frutos secos. La chica estaba tan distraída en sus pensamientos, que tropezó con una piedra, perdió el equilibrio y cayó al suelo. La leche cayó al suelo, y todos los huevos, pollos, gallos, gallinas, cabras, cerdos y lechones se fueron por el aire.

MORALEJA: No cuentes con una cosa antes de alcanzarla.

Cuentos cortos de princesas y cuentos de amor para niños

La sirenita

En su decimoquinto cumpleaños, la Sirenita recibió un regalo muy especial: podía subir a la superficie del mar.

Nadaba feliz a la orilla de la playa. Caminando, vio a un apuesto príncipe, por lo que la Sirenita se enamoró de él en cuanto lo vio.

– Debe olvidarse de él, usted es una sirena, no una mujer, le dijo su padre cuando se enteró.

Pero la Sirenita no pudo olvidar al príncipe, y fue a hablar con la bruja del agua, para preguntarle si le podía dar sus piernas.

– Si eso es lo que quiere, lo conseguirá dando a cambio su voz. Pero si no puede casarse con el príncipe, se morirá.
La Sirena aceptó, tomó la poción mágica que la bruja le dio, y cayó inconsciente.

El joven príncipe encontró a la sirena en la playa. Se maravilló de su belleza y se la llevó con él al palacio.
La Sirenita y el Príncipe se hicieron amigos. Pero ya que no tenía voz, no podría contar su historia.

El príncipe estaba comprometido con una princesa y se casaría. Cuando la sirena oyó, sintió un dolor profundo.
Una noche, la Sirenita gritó su triste destino por el mar, cuando sus amigos vinieron a consolarla.

Le ofrecieron una daga para matar al príncipe. Así podría volver a ser una sirena. La Sirenita se acercó a la cama del príncipe con el cuchillo, pero no se atrevió a matarlo y arrojó el arma al mar.

En el día de la boda, los invitados bailaron felices y ajenos a lal terrible destino de Sirenita. La pobre sirena, se tiró en el agua, formando a su vez espuma en el mar. Aunque todo parecía perdido, la sirena no murió. Ella se convirtió en una diosa de los mares.

Por ser valiente y generosa, la Sirenita fue recompensada. Desde entonces, pasea por los mares del mundo dando la protección de las parejas en el amor.

Déjanos tu comentario!

Mauro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *