7 Cuentos para niños con hermosas enseñanzas

Buenas tardes queridos lectores, en esta occasion les traemos 7 fabulosos cuentos con mensaje reflexivo para que puedan contarle a sus hijos, familiares o amigos y aprender en conjunto asombrosas lecciones de vida. Una vez que los finalices, compártelos en tus redes sociales favoritas.

Cuentos y fabulas con mensajes reflexivos

1- Los chicos y las ranas

-Vayamos al estanque a divertirnos -dijo George-.

-¿Qué diversión podemos tener allí? -preguntó Frank. -El estanque no es más que un viejo barro, no podemos nadar en esa agua.

En el estanque, el sol brillaba cálido, y una vieja rana madre y sus hijos estaban tomando sol en un tronco. De vez en cuando uno se sumergía en el agua y luego salia arrastrándose. Ese era el tiempo feliz en la tierra de la rana.

En medio de su juego, oyeron un sonido que hizo temblar a la rana madre. Era sólo la risa de un chico, pero tan pronto como la madre lo oyó, dijo: “Entren al agua cada uno de ustedes. Los gigantes están llegando”. y todos saltaron al agua.

Los gigantes se habían armado con piedras. Cada uno tenía una en su bolsillo. Tan pronto como vieron a las ranas, gritaron: “¡Ahora!”

Antes de que la rana madre pudiera alcanzar el agua, una piedra la golpeó en uno de sus pies. La batalla unilateral había comenzado. Cada vez que una pequeña rana espiaba fuera del agua para obtener un soplo de aire o para mirar a los dos gigantes, ZAC! volaba un guijarro justo hacia él, y nunca se preocupó de mirar a sus enemigos de nuevo.

La madre se enfadó mucho. Ella alzó la cabeza audazmente sobre el agua.

¡Cobardes! ella lloró. “Si pudiéramos picar, ¿podrían luchar contra nosotros?, si pudiéramos morder, ¿estarían aquí? Tienen un gran deporte que nos atormenta, porque no podemos luchar por nosotros mismos. ¡Son cobardes, cobardes!”

Y todas las pequeñas ranas hicieron eco: -¡Cobardes, cobardes !, no recurrirías a alguien que pudiera resistir.


2- La hormiga y la paloma

Una hormiga fue al río a tomar un poco de agua. El agua se precipitó tan rápido que fue arrastrada de la orilla al río.
¡Me ahogaré! gritó. “¡Ayuda ayuda ayuda!” pero su voz era tan pequeña que no podía oírse.

Una paloma estaba sentada en un árbol que se extendía sobre el agua. Vio a la hormiga luchando, y rápidamente cortó una hoja y la dejó caer en el agua. La hormiga subió sobre ella y flotó por el río hasta que la hoja fue arrojada sobre la orilla del arroyo.

La hormiga gritó en su diminuta voz: -Gracias, amable paloma, me has salvado la vida; pero por supuesto la paloma no podía oírlo.

Varios días después de esto, la paloma volvió a sentarse en un árbol. Un cazador se acercó cuidadosamente al árbol. Su arma apuntaba a la paloma y estaba a punto de disparar, cuando una hormiga le mordió la pierna.

Gritó con dolor y dejó caer su arma. Esto asustó a la paloma y ella voló lejos.

-Gracias, buena hormiga -gritó la paloma, y ​​la hormiga oyó y se alegró.


3- La familia feliz

Érase una vez una extraña familia que vivía en el bosque. Había cuatro en total: Una rata, un cuervo, una tortuga y una gacela. Durante todo el día los animales estaban lejos de casa buscando la comida.

La rata atrapó escarabajos que se habían escondido bajo las hojas. Visitó campos y graneros y de vez en cuando llevaba una gallina. La tortuga encontró un montón de insectos en los bosques y campos y cada tanto obtenía algunos ricos hongos. El cuervo visitó los campos de granos donde a menudo se encontraba con la rata.

La gacela comía hierba donde podía encontrarla. Cuando no podía coger hierba, comía los brotes de los árboles. Por la noche, todos se encontraban en su casa en el bosque y hablaban de lo que les había sucedido durante el día. Esta es una de sus aventuras:

Un día, cuando la gacela se estaba alimentando, un sabueso detectó sus huellas y la siguió. La gacela escuchó la corteza del perro y se lanzó como el viento. El perro la siguió hasta el cansancio; luego abandonó la persecución. La gacela se detuvo a comer pasto. Estaba hambrienta y muy lejos de casa.

Esa noche, cuando los animales regresaron a casa, perdieron la gacela. El cuervo le preguntó: -¿Cómo es que la gacela no está en casa? ¿Ya está cansada de nosotros?

-No, de hecho -dijo la rata-. -Estoy seguro de que no es así, si fuera un pájaro, volaría de inmediato para encontrarla, sé que estaría aquí si pudiera llegar.

-Voy a ver si puedo encontrarla -dijo el cuervo, y se alejó volando. Después de un rato, vio a la gacela, que había sido atrapada en una red. Estaba tratando de liberarla, pero las cuerdas que lo atan eran demasiado fuertes para romperse. El cuervo voló a casa para obtener la ayuda de la rata.

-Ah, rata -dijo-, sígame, nuestro amigo, la gacela, está atrapado en una red, ¡venga a roer las cuerdas y a liberarla!

El cuervo se alejó y la rata la siguió. Cuando la rata salió de su casa, él dijo: -Tortuga, será mejor que te quedes en casa, vas tan despacio que no puedes llegar a la gacela a tiempo para ayudarla.

Tan pronto como el cuervo y la rata quedaron fuera de la vista, la tortuga dijo: “No puedo quedarme aquí y no hacer nada. Peden necesitarme, me apuraré lo más rápido que pueda”. y él comenzó.

El cuervo llegó primero a la gacela. Él dijo: “Anímate, la rata viene a liberarte.”

Pronto llegó la rata. Comenzó enseguida a roer las cuerdas. Acababa de soltar la gacela cuando llegó un cazador. La gacela saltó a un lado en los arbustos, el cuervo voló a un árbol, y la rata se metió en un agujero en el suelo.

El cazador buscó la gacela, pero no pudo encontrarlo. Él estaba muy enojado. En ese momento apareció la tortuga. El cazador lo recogió y lo puso en su bolsa para su cena. El cuervo susurró a la gacela: -El cazador se está llevando nuestra tortuga. Tan pronto como la gacela oyó esto, salió de su escondite y cojeó como si fuera cojo.

El cazador lo vio. Bajó la bolsa y corrió tras la gacela, pensando que podía atraparla fácilmente; pero la gacela se mantuvo delante de él. Por fin, el cazador no pudo huir más. Volvió a buscar su bolsa, cansado y enojado, pero seguro de una cena.

¿Pero qué crees que había sucedido mientras él se había ido? La rata había roído un agujero en la bolsa del cazador y había liberado a la tortuga, y ambos se habían escapado.

Estaba ya bastante oscuro y todos los animales se fueron a casa. Esa fue la noche más feliz de sus vidas. Cada uno había hecho algo por los demás, y todos estaban a salvo, y era bueno estar en casa.


4- La tortuga y los patos

“Llévame contigo, por favor”, dijo una tortuga a un pato gris y un pato blanco que volaban.

Los patos oyeron la tortuga y volaron hacia él.

-¿De verdad quieres ir con nosotros? -preguntaron los patos cuando llegaron al suelo cerca de la tortuga.

-Seguro que sí -respondió la tortuga-. -¿Por favor, me llevan?

-Pues sí, creo que podemos hacerlo -dijo el pato blanco lentamente-.

Los dos patos hablaron en voz baja durante unos minutos. Luego volaron al bosque. Pronto trajeron una rama fuerte y la dejaron caer frente a la tortuga.

-Ahora -dijo los patos-, si te llevamos a ver el mundo, debes prometerte una cosa.

“¿El que?” -preguntó la tortuga. “Prometo casi cualquier cosa si me dejas ir.”

“Debes prometer no decir una palabra mientras estás en el aire, NINGUNA PALABRA”, contestaron los patos.

-Muy bien, lo prometo -dijo la tortuga-. “A veces no digo una palabra por un día entero porque no hay nadie que me escuche.”

-Bueno, coge la mitad de la rama, estamos listos para empezar -dijo el pato gris-.

“Si valoras tu vida, debes mantenerte firme”, dijo el pato blanco.

La tortuga se apoderó de la mitad de la ramita y cada pato se apoderó de un extremo.

¡Entonces volaron! ¡arriba! ¡arriba! mientras la tortuga oscilaba desde el centro de la ramita. ¡Cómo lo disfrutó! Nunca había tenido tal paseo.

Habían recorrido un largo camino seguro hasta que llegaron a un campo de heno. Los henriqueños levantaron la vista y vieron los patos y la tortuga.

“¡Ay !, la tortuga ha robado algunas alas”, dijo uno de los henificadores.

-¡Qué carruaje tan extraño! -gritó otro en voz alta-.

-Tengo lástima de sus caballos -dijo otro-.

Esto hizo que la tortuga se enfadara tanto que gritó: “Tú”, pero nadie sabe lo que iba a decir, porque de inmediato cayó al suelo.


5- El comerciante y el burro

Un comerciante fue a una ciudad no muy lejos para conseguir algo de sal. Tomó su burro para llevar la carga. En su camino tenían que cruzar una pequeña corriente sobre la cual sólo había una estrecha pasarela. Cuando llegaron a la ciudad, el comerciante colocó unos pesados ​​sacos de sal sobre la espalda del burro y empezaron a regresar a casa.

Al llegar a la mitad de la corriente, el burro tropezó y cayó. Mientras se levantaba, el agua goteaba por sus lados y notó que su carga se había vuelto mucho más ligera. El comerciante había perdido tanta sal que le era necesario volver a la ciudad y obtener un nuevo suministro. Esta vez se puso una carga más pesada que al principio.

Cuando llegaron a la corriente, el burro se dijo a sí mismo: “Esta es una carga muy pesada que estoy llevando, pero sé cómo hacerlo más ligero”, y se acostó en el arroyo. Cuando él se levantó, su carga era mucho más ligera, como él había esperado.

Acabaré con ese truco -dijo el tendero-.

Volvió a conducir el burro a la ciudad y amontonó grandes bolsas de esponjas sobre su espalda.

La carga no era muy pesada, pero el burro se dijo a sí mismo: “Lo haré todavía más ligero”.

Cuando llegó al arroyo, se echó otra vez en el agua. Empezó a levantarse, pero para su sorpresa apenas podía levantarse.

-¿Qué puede estar pasando? el penso.

Su amo, riendo, dijo: -¿Has aprendido tu lección, viejo amigo?

Condujo lentamente el asno hacia la ciudad, tomó las esponjas de su espalda y lo volvió a cargar con sal.

Cuando el burro volvió a la corriente, se dirigió con cuidado, ya que no quería caer. Esta vez se cruzó con seguridad, y el tendero llegó a casa con toda su carga de sal.


6- El joven zorro

-Puedes cazar conmigo ahora, Reynard -dijo un viejo y sabio zorro a su hijo-. “Ya es hora de que empieces a ganarte la vida.”
-Eso me agrada, dijo Reynard. No me importaría salir solo.

Todavía no estás listo para irte solo, hay muchas cosas que debo enseñarte primero, no te vayas sin mí. Reynard no dijo nada, pero al día siguiente, cuando su padre dormía, salió al campo y trajo a casa una linda perdiz gorda. Despertó a su padre rapidamente y dijo: “Mira lo que he cogido, no necesito ir contigo”.

-No sabes lo que haces -replicó su padre-. -Ningún zorro sabio caza durante el día.

Pero a Reynard no le importaba lo que decía su padre, y todos los días salía a cazar. Atrapó tantas gallinas, pavos y patos que todos intentaron atraparlo.

Una noche el viejo zorro salió solo, pero Reynard se deslizó lentamente tras él. El viejo zorro se dirigió hacia una gran casa de campo. De pronto se detuvo en el camino y esperó; luego corrió rápidamente.

Reynard lo siguió. Se detuvo en el mismo lugar donde el viejo zorro se había detenido.

“¿Que es esto?” él dijo. -¡Un bello pavo blanco en la hierba! … Bueno, bueno, ¿está mi padre perdiendo su aguda mirada y su penetrante olor? ¡No dejaré que un premio así se salga de mí!

Saltó sobre el pavo. La trampa dio un fuerte estallido, y Reynard fue prisionero.

“¡Que idiota soy!” él dijo. “Sólo vi el cebo. Mi padre vio la trampa.”


7- Las dos palomas

Dos palomas, una de plumaje blanco y otra de plumaje azul, vivían en un palomar. Eran hermanos y se querían mucho. La blanca tenia un gran cuerpo, pero a la azul le gustaba viajar.

Un día, la paloma azul le dijo a la blanca: “Quiero ver el mundo, este lugar es muy manso, he vivido aquí toda mi vida (tenía sólo seis meses) y he visto todo lo que hay que ver. quiero visitar otros países “.

-No te vayas, pluma azul -dijo la blanca. “Tenemos todo lo que queremos comer aquí, todo el mundo es amable, y tenemos un buen hogar.He oído que en otros lugares los hombres suelen atrapar o dispararles a las aves, y que a veces grandes halcones descienden y también los llevan. podrías ser atrapada en una tormenta y no encontrar refugio, además, casi me mataría el estar separado de ti mucho tiempo. Puedes ser capaz de soportarlo, pero no yo. Seguramente lo mejor es quedarse en casa.

En ese momento un cuervo gritó. -¿Oyes ese cuervo, hermano? -preguntó Blanca. “Parece decir: ‘Lo sentiras si te vas’. No te vayas, toma su advertencia, mira, también está lloviendo, si tienes que ir, por lo menos posponlo hasta un mejor momento.

“¿por qué haces tanto alboroto por nada ?, no me iré más de tres días, entonces oirás de todas las cosas maravillosas que he visto. Yo te contaré lo que me ha sucedido desde el comienzo de mi viaje hasta que esté cerca, será casi tan bueno como ir tú mismo”.

“No me importa el mundo”, dijo Blanca. “¿Cómo puedo dejarte ir, me encontrarás esperando por ti a cualquier hora del día o de la noche que llegues a casa, no puedo comer, no puedo dormir sin vos”.

En esto, dijeron un adiós triste el uno al otro, y la paloma azul voló lejos. Una nube oscura cubría el cielo. La paloma azul buscaba refugio. Voló hacia el único árbol cerca, pero sus hojas no podían evitar la lluvia torrencial, así que su abrigo estaba húmedo. Cuando el cielo volvió a quedar claro, la paloma azul dejó el árbol y secó su plumaje mientras volaba.

En los bordes de un bosque vio unos granos de trigo dispersos. Estaba hambrienta y no veía razón alguna para no recogerlos. Mientras volaba, una trampa se dibujó a su alrededor. El trigo había sido puesto allí para tentar a las palomas para que pudieran ser atrapadas. Era bueno para la paloma azul ya que la trampa había estado en uso durante mucho tiempo y se había podrido. Usando su pico y sus alas se soltó, pero perdió unas cuantas plumas de su hermoso abrigo.

Un halcón la vio cuando se levantó. La paloma azul estaba arrastrando un pedazo de la cuerda que no podía soltar de su pierna. El halcón estaba a punto de apoderarse de ella. Parecía que no había ayuda, pero justo en ese momento un águila atrapó al halcón y se la llevó.

La paloma azul voló tan rápido como pudo hasta una cerca alta, donde se detuvo para descansar. Pensó que sus peligros habían terminado. Estaba muy nostálgico. Mientras la paloma azul estaba sentada en la cerca, un muchacho la vio. Casi mató al pobre pájaro con un disparo de su honda.

La paloma azul era capaz de volar. Su pierna estaba coja, y un ala estaba herida, pero se dirigió directamente a casa.

Tarde en la noche llegó a su propio palomar, cansada y hambrienta, pero feliz de estar a salvo en casa otra vez. Encontró a su hermano esperando por ella.

La paloma blanca se puso a alisar las plumas de su pobre hermano, acurrucado cerca de él, y lo tranquilizaba con su hermoso canto.

Mauro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *