Saltar al contenido

Chistes de animales para niños

No hay nada mas lindo en el mundo que escuchar las risas de un chico, y en especial si es nuestro hijo. Es por ello que a continuación les dejamos una serie de chistes de animales para niños los cuales le asegurarán una gran cantidad de diversión sumamente sana y saludable.

Chistes de animales para niños

Un ratón le dice a una rata:
– ¿Qué haces ahí sentada?
– Estoy esperando un ratito


Era un caballo tan vago, tan vago, tan vago, que cuando le ponían la silla de montar, se sentaba en ella.


Iban dos ratitas paseando tranquilamente por la calle, cuando pasa por encima de ellas un murciélago.
– ¿Qué es eso? -pregunta una de ellas
– Mi novio, que es piloto


¿Cuál es el animal que es dos en uno?
El gato, porque es gato y araña.


¿Por qué no se disuelven en agua los osos pardos?
Porque no son Polares.


¿Sabes por qué las focas en el circo siempre miran hacia arriba?
Porque arriba están los focos.

Le pregunta una ovejita a su mamá:
– Mamá, ¿puedo ir a jugar al prado?
– Veeeeeee, veeeee.


Dos gusanos conversan animadamente hasta que uno de ellos se despide:
– ¿Dónde vas?
– Voy a dar una vuelta a la manzana.


– ¿Has visto alguna vez un hipopótamo detrás de una margarita?
– No.
– ¡Es que saben ocultarse muy bien!


– Que hamster más bonito
– Si se llama Sam
– ¿Y dónde lo compraste?
– En Hamsterdam


Se encuentran dos amigos:
– ¿Sabes? Hoy me he comprado una paloma que cuesta diez mil euros.
– ¿Mensajera?
– No no, no te exagero


Un amigo le dice a otro…
– Oye, ¡que mi gato ha matado a tu perro!
– Pero cómo va a amatra tu gato a mi perro. Si mi perro es un Doberman que mide dos metros!!
– Ah, ya, ya lo sé. Pero es que mi gato es el del coche de mi padre.


Una madre mosquito le dice a sus hijos mosquititos:
“Hijos, tened mucho cuidado con los humanos y no os acerquéis a ellos ya que siempre quieren matarnos”
Pero uno de los mosquitos le dijo:
“No, mami, eso no es cierto. El otro día un humano se paso la tarde aplaudiéndome.


Están dos piojos en la cabeza de un señor calvo, y uno le dice al otro:
– Alfredo, vámonos de aquí que este terreno ya está pavimentado.

¿Por que los elefantes no montan en bici
Porque no tienen el dedo meñique para tocar el timbre.


¿Cuál es el pez que para que salga hay que echarle piropos? El bonito.


¿Qué es una gamba tirando piedras? Una gamberra.


¿Qué le dice una foca a una habitación oscura?
A las dos nos hace falta un foco


¿Cuál es el animal más viejo del mundo?
El oso panda… ¡porque está en blanco y negro!


¿Por qué las vacas viajan a Nueva York?
Para ver los muuuusicales.


¿Por qué la oveja cruzó la carretera?
Para ir al baaaaarbero.


– ¿Tú sabes el chiste del camello?
– No.
– Pues te jorobas.

Dos patos hacen una carrera. ¿Cómo acaban?
¡EMPATADOS!


– Oye, ¿vamos al supermercado?
– ¿A qué?
– ¿Cómo que a qué? ¡A ver gallinas en pelotas!


Un gato está paseando por un tejado y se encuentra a un colega.
– Miauuuuu, le dice el gato.
– Guaaaaa, contesta el otro.
– Pero si tú eres un gato, ¿por qué me ladras?
– Pues, ¡porque sé idiomas!


En el fondo del mar, un alga le pregunta a un pececito:
– Y tu padre, ¿qué hace?
– Pues, nada.


Una ardilla pregunta a un conejo:
– He oído que tienes fama de buena suerte. ¿Cuál es tu secreto?
– Es que me alimento solo con tréboles de cuatro hojas.


– ¿Que le dice un chinche a otro chinche?
– Te voy a ser chinchero, yo te quiero


– ¿Qué le dice una morsa a otra morsa?
– ¿Almorsamos o qué?


¿Cómo puedes saber si hay un elefante debajo de tu cama?
Porque estas tocando el techo con tu nariz.

– ¿Cuál es el pez que huele mucho?
Peztoso!!!


– ¿Por qué el elefante no usa crema Nivea?
Porque su patita no cabe en la lata


Un perro español y un zorro inglés chocan por accidente en una céntrica calle de Londres. El zorro se disculpa: -Oh! I´m sorry! Y el perro le contesta: -I´m perry!


Una iguana se encuentra con otra y le dice: -Hola, ¿cómo te llamas tú? -Iguana, ¿y tú? -Iguanita que tú.


Hay una vaca, una gallina y un caballo y todos tienen 14 meses. ¿Quién es el mayor?
Pues la gallina porque tiene 14 meses ¡y pico!


Dos pulgas iban conversando por la calle. En un momento una le pregunta a la otra: ¿Qué hacemos, vamos andando o cogemos un perro?


¿Cuál es el animal que tiene más dientes?
El Ratoncito Pérez


¿Qué hace un perro con un taladro?
Taladrando.

Había dos vacas pastando en el campo.
La primera vaca dijo: “mu ” y la segunda vaca dijo: “baaa”.
La primera vaca preguntó a la segunda vaca, “¿por qué dijiste baaaa?”
La segunda vaca dijo: “Es que estoy aprendiendo un idioma extranjero”.


– Hola, ¿de dónde es usted?
– ¡De Río!
– ¡Anda! ¡¡Como los cangrejos!!


¿Sabéis qué es un lóbulo?
El que se come a las avejulas.


Está un loco por la calle tirando sal:
– Oiga señor, ¿por qué está tirando usted sal por la calle?
– ¡Para que no nos ataquen los cocodrilos!
– ¡¡Pero si aquí no hay cocodrilos!!
– ¡¡Porque yo tiro sal!!


Sube un ratoncito a un ascensor. Pregunta el ascensorista:
– ¿Qué piso?
– ¡Mi colita! responde el ratón.


– No sé si conseguiré enamorar a esa chica…
– ¿Tienes vacas y ovejas?
– Sí.
– Pues ya tienes mucho ganado.


– ¿Por qué los patos no tienen amigos?
– Porque son muy antipáticos

Había un campo tan verde, tan verde verde, que las ovejas menores de dieciocho años no podían entrar.


Dos animales se encuentran y uno dice al otro:
– Yo soy un perro-lobo porque mi padre era perro y mi madre una loba. ¿Y tú?
– Pues yo soy un oso-hormiguero.
– ¡¡¡ Anda yaaaaa!!!


Eso son dos ovejas jugando al fútbol. Una de ellas lanza el balón muy lejos y dice a una compañera:
– “Veeeeeeee!!!” .
Y la otra le contesta:
– “Veeeeeeee túuuuu!!!!”.


¿Qué le dice un jaguar a otro jaguar?
How are you!!


Había un perro llamado Parafuera.
Cuando su amo lo llamo desde la casa:
¡Para dentro Parafuera!
El perro se puso a pensar un rato y luego explotó.


¿Cuál es el pez que para que salga del agua hay que echarle un piropo?
El pez bonito.


Un pollito dice: Pío, pío,pío,pío
El otro responde pao, pao, pao, pao.
Y el primero dice: Ay me voy cambiaste la conversación.


Un hombre entra en la consulta del médico con un pato pegado a la cabeza.
El médico, asustado, le pregunta:
– ¿¡Pero qué le ha pasado!?
No sé —contesta el pato—, todo empezó con un bulto en el pie…


Esto era un pez que quería ser locutor y le gritaron:
– ¡¡Salimos al aire!!
Y se murió…


Le dice una mujer a su marido:
– Si un león me atacara a mí y a mi madre, ¿a quién salvarías primero?
– Pues, ¡al león!