Saltar al contenido

Cuento La princesa Rapunzel


Había una vez un hombre y su esposa. Habían deseado un hijo durante mucho tiempo, pero hasta el momento, no lo podían tener. Un día ocurrió un milagro y la mujer le dio a su esposo la noticia de que ambos habían deseado tanto tiempo: iban a tener un bebé.

El hombre y su esposa vivían en una casa con una pequeña ventana en la cocina, con vista a un hermoso jardín lleno de vegetación y flores frescas. Desafortunadamente, había un alto muro de alambre de púas a su alrededor, al cual nadie había entrado nunca, ya que pertenecía a una poderosa bruja, a quien todos temían.

Un día, la mujer estaba mirando hacia el jardín, cuando vio de repente un sector lleno de rábanos frescos. Se veían tan atractivos que comenzó a desearlos de a poco. Esto duró días y días. Sabía que no podía conseguir los rábanos, y cada día que pasaba, se debilitaba más y más. Su esposo estaba preocupado por ella y le preguntó: “¿Qué pasa, querida esposa?”

“Siento que moriré a menos que pueda comer algunos de esos rábanos que crecen en el jardín de brujas”. El hombre, que amaba mucho a su esposa, pensó que prefería ser atrapado por la bruja que perder a su amada.

Esperó a que cayera la noche para poder trepar por la pared al jardín. Sin ser visto por nadie, rápidamente arrancó un puñado de rábanos y se los llevó a su esposa.

Hicieron una ensalada de rábanos y comieron hasta reventar. Pero sabían tan bien, que al día siguiente anhelaba el doble que antes. El hombre tenía que volver a trepar por la pared si quería que su esposa se sintiera bien.

Así que fue al atardecer otra vez. Mientras subía, vio a la bruja parada frente a él. Estaba terriblemente asustado cuando ella gritó: “¿Cómo te atreves a subir a mi jardín y robar mis rábanos?”

“Por favor, no me juzgues”, respondió, “lo hice por mi esposa: vio tus rábanos por la ventana y comenzó a desearlos tanto que habría muerto si no hubiera podido comer algunos”. Entonces la bruja dijo: “Si esta es la verdad, puedes tener tantos rábanos como quieras, con una condición: debes darme a tu hijo. Lo criaré como el mío”. El hombre estaba tan asustado que le prometió a la bruja lo que ella le pidiera.

Cuando llegó el momento, nació la niña y apareció la bruja. Le dio a la niña el nombre de Rapunzel (que significa rábano) y se la llevó como había dicho.

Rapunzel se hizo cada vez más bella con cada año que pasaba. En su duodécimo cumpleaños, la bruja la encerró en una torre alta en el bosque. La torre no tenía escaleras ni puerta, sino solo una pequeña ventana arriba. Cuando la bruja deseaba que la dejaran entrar, ella gritaba: “¡Rapunzel, Rapunzel! ¡Suelta tu cabello!”

Rapunzel tenía un hermoso cabello largo que brillaba como el oro y que nadie había cortado jamas. Cuando oía la voz de la bruja, se soltaba las trenzas y tiraba el pelo por la ventana hasta que tocaba el suelo para que la bruja pudiera trepar.

Vivieron así durante años. La belleza de Rapunzel estaba encerrada en la torre, lejos del mundo exterior. Entonces, un día, un príncipe cabalgaba por el bosque y pasó por la torre. Oyó una voz que cantaba tan dulcemente que se quedó quieto y escuchó.

Era Rapunzel, quien se sentía sola en la torre y con frecuencia pasaba el tiempo cantando. El príncipe quería conocer a la chica que cantaba tan hermosamente, pero no pudo encontrar una puerta para entrar a la torre. Así que regresó a casa, pero no pudo olvidar la voz de la niña.

Entonces, al día siguiente, el príncipe volvió hacia la torre y, mientras estaba allí mirándola, vio que la bruja se acercaba y escuchó mientras ella gritaba: “¡Oh, Rapunzel, Rapunzel! Suéltate el pelo”. Lo que sucedió después de eso realmente lo sorprendió, pero finalmente pudo ver a la niña, a quien pertenecía la hermosa voz. Luego vio cómo Rapunzel le soltó el pelo largo y cómo la bruja subió a la torre.

Al día siguiente, al anochecer, fue a la torre y gritó: “¡Oh, Rapunzel, Rapunzel! Suéltate el pelo”. Se soltó el pelo y el príncipe se subió.

Cuando vio que un hombre había venido a su habitación en lugar de la bruja, se asustó mucho. Pero el príncipe comenzó a hablar tan amablemente, y le contó cómo su canto había entrado en su corazón, y cómo no podía tener paz hasta que la hubiera visto.

Rapunzel olvidó su terror, y cuando le pidió que fuera su esposa, pensó para sí misma que él era joven, guapo y que le gustaba mucho más que a la bruja. Ella puso su mano en la de él, aceptó dejar la torre y le dijo: “Iría contigo, pero no sé cómo salir. Hagamos lo siguiente; cada vez que vengas, trae una soga, y haré una escalera. Cuando esté lista, bajaré de la torre, y me llevarás en tu caballo “. Acordaron que él debía ir a la torre todas las tardes, ya que la anciana venía durante el día.

Entonces la bruja no supo nada de todo esto hasta que un día Rapunzel le dijo: “Madre, ¿cómo es posible que subas aquí tan lentamente y el príncipe suba tan rápido?”

“¡Qué es esto que escuché!”, Gritó la bruja, “¡Pensé que te había escondido del mundo, y me has traicionado!” En su ira, cortó el hermoso cabello de Rapunzel y la llevó a un lugar desertico.

La misma noche, el príncipe llegó a la torre y gritó: “¡Rapunzel, Rapunzel! Suéltate el pelo”. Pero esta vez la bruja se soltó el cabello y el príncipe subió, pero en lugar de ver a su querida Rapunzel, se encontró con el horror en persona.

“Nunca volverás a ver a Rapunzel”, le dijo la bruja y con esas palabras empujó al príncipe desde la torre, el cual cayó sobre espinas que lo cegaron.

Sin su vista, el príncipe vagó por el bosque durante meses, hasta que un día escuchó a alguien cantando. No sabía dónde estaba, ni podía ver dónde estaba ella, pero estaba seguro de que este era su querida Rapunzel cantando.

Siguió la voz hasta llegar a su amada Rapunzel. Allí fue cuando ella lo vio y dejó caer unos cubos de agua que sostenía. Fue corriendo hacia los brazos de su príncipe y lloraron felices de estar juntos después de tanto tiempo.

Una de las lágrimas de Rapunzel cayó sobre su piel y en ese momento ocurrió un milagro: ¡el príncipe pudo ver de nuevo! “¿Qué le pasó a tu cabello?”, Preguntó y tocó su cabello, pero antes de que Rapunzel pudiera responderle, sucedió otra magia y su cabello volvió a crecer, largo y brillante como siempre lo había sido.

Entonces el príncipe la llevó a su reino, donde fue recibida con gran alegría, y allí vivieron juntos y felices para siempre.

La princesa Rapunzel (video cuento)

Valores del Cuento La princesa Rapunzel

Este cuento enseña muchas lecciones a los niños. Las consecuencias del robo, el valor de la paciencia y la determinación, son algunas de estas cualidades. Debido a las acciones de los padres de la niña, la bruja se lleva a Rapunzel. Sin embargo, al final de la historia, es la paciencia y la determinación de los jóvenes amantes de encontrarse lo que los une.

Por lo tanto, la moraleja de la historia se puede describir de la siguiente manera. Cuando algo está destinado a suceder, nadie, por ninguno de sus poderes, puede evitar que eso suceda. Nunca debemos renunciar a nuestras esperanzas, no importa cuán mala o dura sea la situación.

Sin embargo, este cuento también podría tener una interpretación diferente para los adultos. Sirve como precaución de que los niños crecen sin importar cuánto los padres traten de protegerlos de las duras realidades de la vida.