Saltar al contenido

Lista de palabras Homófonas

Si bien el español tiene una gran cantidad de palabras homófonas (palabras diferentes que se pronuncian igual, aunque pueden escribirse de manera diferente), no llega a superar a las existentes en el idioma inglés. A su vez, aquí es donde entran en juego otros términos como homógrafos (dos palabras diferentes que se escriben igual, y también se pronuncian igual) y homónimas (palabras que tienen la misma pronunciación o sonido, pero tienen un significado diferente o se refieren a cosas diferentes). Siga leyendo para enterarse de qué se tratan y obtener un gran listado de ejemplos.

Qué son las palabras homófonas

Como dijimos con anterioridad, las palabras homófonas son aquellas que se pronuncian igual, pero pueden escribirse de manera diferente. Algunas de ellas se escriben de la misma manera, excepto que una de las palabras usa un acento para distinguirla de la otra. Por ejemplo, el artículo definido el y el pronombre él, entre muchos otros como: cual / cuál, como / cómo, este / éste, aquel / aquél, cuanto / cuánto, donde / dónde y quien / quién. También hay otras que existen debido a una h silenciosa o porque ciertas letras o combinaciones de letras se pronuncian de la misma manera.

Lista de palabras homófonas

Aquí les dejamos un listado con las palabras homónimas más utilizadas en idioma español:

  • a (primera letra del alfabeto), a (a, conector), ha (forma conjugada de haber)
  • ama, amo (dueñ/a), ama, amo (formas conjugadas de amar)
  • arrollo (forma conjugada de arrollar, enrollar), arroyo (canal de agua)
  • asar (carne), azar (destino)
  • Asia (continente), hacia
  • asta (mástil), hasta
  • barón (Título nobiliario europeo), varón (hombre)
  • basta (suficiente), vasta (vasto)
  • bazar (lugar de venta de objetos), vasar (estante de cocina)
  • be (ortografía fonética de la letra b), ve (ortografía fonética de la letra v)
  • bello (hermoso), vello (pelo)
  • bienes (propiedad), vienes (forma conjugada de venir)
  • calle (calle), calle (forma conjugada de callar, silenciar)
  • calló (forma conjugada de callar, silenciar), cayó (forma conjugada de caer)
  • casa (inmueble), caza (forma conjugada de cazar)
  • ce (ortografía fonética de la letra c), se (pronombre reflexivo), sé (forma conjugada de saber)
  • cebo (alimento para animales), sebo (grasa)
  • cegar (dejar sin visión), segar (cortar)
  • cepa (vid), sepa (forma conjugada de saber)
  • cerrar (cerrar), serrar (aserrar)
  • cesión (cesión), sesión (reunión)
  • cesto (canasta), sexto (el lugar número 6 en una serie)
  • cien (numero), sien (hueso situado en la cabeza)
  • ciento (cien), siento (forma conjugada de sentir)
  • cima (cumbre), sima (abismo)
  • cocer (cocinar), coser (ropa)
  • copa (vajilla), copa (forma conjugada de copar, ganar)
  • de (de, conector), de (ortografía fonética de la letra d), dé (forma conjugada de dar)
  • errar (cometer un error), herrar (poner herraduras)
  • ese (que), ese (ortografía fonética de la letra s), ése
  • flamenco (baile), flamenco (animal)

Cómo identificar las palabras homófonas

1. Las tildes y los acentos

Algunas palabras no solo suenan igual, sino que están escritas exactamente igual. Bueno, casi. El idioma español nos ayuda acentuándonos donde lo considera necesario.

Tomemos, por ejemplo, el y él. Las mismas letras exactas, aunque la única diferencia está en los símbolos. Normalmente, las tildes (mal llamadas acentos) se utilizan para mostrar dónde debe caer el acento. En el caso de él y el, sin embargo, el acento se usa simplemente para diferenciar el significado: con el acento, él significa “él”, y sin el acento, el es el artículo definido “el”.

Otro ejemplo de esto es de y dé. Nuevamente, el acento aquí no significa “pronunciar la e con un poco más de fuerza”. Simplemente se usa para distinguir las dos palabras, ya que se escriben y se pronuncian exactamente igual. Sin el tilde, de es la preposición “de”. Con el tilde, es la forma subjuntivo del verbo dar.

2. Las letras B / V

Si el español es completamente fonético, ¿por qué no pueden eliminar la B o la V? Es una pregunta que me mantiene despierto por la noche pero, por desgracia, tanto B como V emiten un sonido b suave. No tan contundente como la b inglesa, pero con los labios un poco más relajados (una fricativa bilabial sonora, si quieres ponerte técnico). Ahí radica la razón por la que los hispanohablantes tienen dificultades para escuchar la diferencia entre “berry” y “very” o “vest” y “best”, pero estoy divagando.

Un ejemplo de B / V sería hierba (maleza) y hierva (hervir agua). También: iba (yo / él / ella iba) e IVA, un acrónimo que significa “impuesto al valor agregado”. ¿Ves? No tienen los mismos significados en absoluto, pero sus sonidos hacen que puedas confundirte facilmente.

3. La H silenciosa

No quiero faltarle el respeto al español aquí, pero su H es inútil. Dicha letra es un remanente del latín, el predecesor del español, que no tiene ningún propósito en la pronunciación actual (excepto para hacer confundir a los alumnos). Ahí radica el problema con homófonos como Asia y hacia, el primero es el continente, el segundo es la preposición “hacia”. Así que puedes moverte “hacia Asia”, pero debes conocer la diferencia entre los dos.

La H silenciosa no solo ocurre con la vocal a, también sucede con otras vocales como por ejemplo:

  • Con o podemos usar el ejemplo simple de hola y ola (de mar). Estas se pronuncian exactamente igual.
  • Un ejemplo con e es echo, la conjugación en primera persona de echar, y hecho, un verbo que tiene alrededor de 20 significados.

4. Las letras Y / LL

Estos sonidos se pronuncian de forma ligeramente diferente. Para el oído no entrenado y no nativo, la diferencia es apenas perceptible. Sin embargo, si viaja a Argentina, está de suerte. Allí, la doble L se pronuncia de manera similar al inglés “sh”, por lo que es claramente distinguible. En otros lugares, sin embargo, el problema de los homófonos asoma una vez más su fea cabeza.

Ejemplos:

  • Arroyo: un pequeño río – Arrollo: la conjugación en primera persona de arrollar, que significa “atropellar, derribar”
  • Rayar: dibujar líneas, garabatear – Rallar: para rallar (queso, por ejemplo)

5. Las letras C / Z / S

Aquí tenemos no solo dos sino tres sonidos a los que prestar atención. Con las letras C / Z / S, es importante que separemos el castellano (de España) del resto del mundo.

En España, la S produce un sonido de “S” en inglés, pero la C y la Z producen un sonido de “th” en inglés. De eso es de lo que habla la gente cuando afectuosamente (o burlonamente) se refieren al “ceceo” español. Y debido a la fonología española, la C y la Z nunca pueden aparecer en el mismo “espacio” de una palabra, por lo que realmente no hay trampas con las C / Z / S en (la mayor parte de) España.

En América Central, del Sur y las Islas Canarias de España, sin embargo, vemos los homófonos con las letras C / Z / S. La C, la Z y la S suenan todas iguales, como el sonido de la “s” en inglés. Por lo tanto, nunca se puede saber si su interlocutor está hablando de su casa, de inmueble, o caza, de cazar. Otro ejemplo es ciento (cien) versus siento (sentir).