Cuentos infantiles y fábulas para niños

Aquí hay una gran colección de historias y fabulas de todas las regiones del mundo la cuales tienen como finalidad representar el verdadero espíritu de nuestra cultura. Los principios subyacentes serían la verdad, el amor, el respeto mutuo, la rectitud, la divinidad, la prioridad a la unidad social, etc. Todas las personas, incluidas las personas mayores, disfrutarían leyendo estas historias. Le invitamos a compartirlas con sus amigos.


A través de pequeñas historias, la idea es ilustrar la grandeza de nuestra cultura humana. Uno puede aprender los diversos aspectos de nuestras vidas. Instamos a las personas a leer las historias cuidadosamente y aplicar la moral que aprendieron a través de las historias en su vida cotidiana.

Cuentos y fabulas cortas para niños

1- Un viejo y sabio búho

Había un búho viejo que vivía en un roble. Todos los días veía incidentes que sucedían a su alrededor. Ayer vio a un niño ayudar a un anciano a llevar una canasta pesada. Hoy vio a una niña gritándole a su madre. Cuanto más veía, menos hablaba.

Mientras hablaba menos, escuchaba más. Escuchó a la gente hablando y contando historias. Escuchó a una mujer decir que un elefante saltó sobre una cerca. También escuchó a un hombre decir que nunca había cometido un error.

El viejo búho había visto y oído sobre lo que le sucedía a la gente. Algunos mejoraron y otros empeoraron. Pero el viejo búho se había vuelto más sabio todos los días.

Moraleja de la historia :

Debes ser observador, hablar menos pero escuchar más. Esto te hará una persona sabia.


2- La oveja negra

Vivía una oveja negra en un pueblo cercano. Cada primavera, afeitaban su lana negra y se la vendía a los aldeanos. Los aldeanos hicieron suéteres y calcetines con su lana negra.

Un día, la oveja negra notó que le quedaba más lana. Pensó: “Sería un desperdicio si nadie quiere comprar lana”.

Esa tarde, un anciano vino a su cobertizo de madera para verla. Quería una bolsa llena de lana de oveja negra. Luego vino una anciana. Ella también quería una bolsa llena de lana. Poco tiempo después, llegó un niño pequeño. Él también quería una bolsa llena de lana.

Por lo tanto, la oveja negra preparó tres bolsas llenas de lana para ellos. Estaba feliz de que toda su lana fuera vendida.

Moraleja de la historia:

Deberíamos ser generosos y útiles con lo que tenemos. Deberíamos ser pacientes y no rendirnos.


3- El gatito perdido

Una tarde, un niño pequeño había perdido a su gatito. Miró debajo de su cama. Miró por toda su casa. Pero aún no había rastros de el. Finalmente, buscó a su cachorro en el jardín. Después de unas horas, todavía no podía encontrarlo. El niño estaba cansado y estaba a punto de darse por vencido. Luego vio a su vecino, la Sra. Hardin.

“Disculpe, señora Hardin. ¿Mi gatito está en tu jardín? “, Preguntó el niño.

“Oh sí, aquí esta. Está jugando con un hueso de cordero “, respondió la Sra. Hardin.

El niño trepó la valla y vio a su gatito masticando un hueso de cordero. Estaba tan feliz de que el mismo no estuviera perdido, sino que solo había ido a la casa de su vecino a jugar.

Moraleja de la historia:

No dejes de buscar algo que has perdido demasiado pronto.


4- Un cuento sabio

El emperador Akbar tenía la costumbre de poner adivinanzas y acertijos a sus cortesanos. A menudo hacía preguntas que eran extrañas e ingeniosas. Requería mucha sabiduría responder esas preguntas.

Una vez hizo una pregunta muy extraña. Los cortesanos estaban mudos por su pregunta.

Akbar miró a sus cortesanos. Mientras miraba, una a una las cabezas comenzaron a agacharse en busca de una respuesta. Fue en este momento cuando Birbal entró al patio. Birbal, que conocía la naturaleza del emperador, comprendió rápidamente la situación y preguntó: “¿Puedo saber la pregunta para poder buscar una respuesta?”.

Akbar dijo: “¿Cuántos cuervos hay en esta ciudad?”

Sin siquiera pensarlo un momento, Birbal respondió: “Hay cincuenta mil quinientos ochenta y nueve cuervos, mi señor”.

“¿Cómo puedes estar tan seguro?” preguntó Akbar.

Birbal dijo: “Haga que los hombres cuenten, mi señor. Si encuentra más cuervos, significa que algunos han venido a visitar a sus parientes aquí. Si encuentra menos cantidad de cuervos, significa que algunos han ido a visitar a sus parientes en otro lugar”.

Akbar estaba muy contento por el ingenio de Birbal.

Moraleja de la historia:

Una respuesta ingeniosa servirá a su propósito.


5- Poner el cascabel al gato

Había una tienda de comestibles en una ciudad. Muchos ratones vivían en esa tienda de comestibles. La comida estaba en abundancia para ellos. Comieron todo y arruinaron todas las bolsas. También desperdiciaron el pan, los bizcochos y las frutas de la tienda.

El tendero se puso realmente preocupado. Entonces, pensó: “Debería comprar un gato y dejarlo en el supermercado. Solo entonces puedo guardar mis cosas”.

Compró un lindo y gordo gato y lo dejó allí. El gato lo pasó muy bien cazando a los ratones y matándolos. Los ratones no podían moverse libremente ahora. Temían que cada vez que salieran, el gato se los comiera.

Los ratones querían hacer algo. Celebraron una reunión y todos ellos concordaron: “Debemos deshacernos del gato. ¿Puede alguien dar una sugerencia”?

Todos los ratones se sentaron y meditaron. Un ratón de aspecto inteligente se puso de pie y dijo: “El gato se mueve suavemente. Ese es el problema. Si podemos atarle una campana al cuello, entonces las cosas estarán bien. Podemos conocer los movimientos del gato”.

“Sí, esa es la respuesta”, declararon todos los ratones. Un viejo ratón se levantó lentamente y preguntó: “¿Quién podría atar la campana?” Después de unos momentos, no había nadie allí para responder a esta pregunta.

Moraleja de la historia:

Las soluciones vacías no tienen valor.


6- Betty Botter

Un día, Betty Botter quería hornear un pastel. Compró un poco de mantequilla barata para hornearlo. Pero algo estaba mal con la mantequilla.

“Esta mantequilla es amarga”, dijo Betty Botter mientras la probaba.

“Si la pongo en mi masa para pasteles, hará que la masa sea amarga. Pero si pongo un poco de mantequilla mejor, eso mejorará mi masa “.

Entonces, ella se fue a comprar una mejor mantequilla que su mantequilla amarga. Mezcló un poco de la mejor mantequilla en su masa para pasteles. Ella probó el bateador y estaba feliz de que el bateador no estuviese amargo.

Ella adoptó la mejor manera de resolver el problema. Porque siempre habrá uno.

Moraleja de la historia:

Si tienes un problema, siempre piensa en la mejor manera de resolverlo.


7- El padre cazador

Una buena mañana, un cazador se estaba preparando para ir a cazar. Antes de partir, fue a ver a su pequeño bebé. Su bebé estaba despierto en una cuna. Miró la manta de su bebé y pensó que la manta podría no ser lo suficientemente gruesa para el próximo invierno.

“Adiós, mi pequeño bebé. Papá va a cazar. Papá buscará algo de piel de conejo para hacerte una nueva manta “, dijo el cazador a su bebé.

Besó a su bebé y se fue a cazar. Después de la cacería, compró una manta que salvó a su hijo del severo invierno que siguió.

Moraleja de la historia:

Como cabeza de familia, debe poder proporcionar alimentos y ropa para su familia.


8- Cobbler el zapatero

En una pequeña ciudad en Inglaterra, vivía una niña pobre. Su amiga la invitó a ir a su fiesta de cumpleaños. Ella estaba muy emocionada, pero su zapato derecho estaba estropeado. Ella necesitaba que lo arreglaran rápidamente. Entonces, fue a ver a un zapatero en su pequeña ciudad.

“Cobbler, zapatero”, llamó la niña. “Por favor, repare mi zapato”.

“¿Cuándo quieres que se haga, niña?”, Preguntó el zapatero.

“Hazlo a las dos y media. Entonces te daré media corona “, dijo la niña. El zapatero sonrió y rápidamente remendó su zapato.

El zapatero terminó de arreglar su zapato antes de las dos y media y no le cobro. La niña estaba muy feliz. Ahora, ella podría ir a la fiesta de cumpleaños de su amiga.

Moraleja de la historia:

Deberías estar agradecido de que haya personas que podrían hacer algo bueno por ti.


9- El gallo ruidoso

En una tierra lejana, había un gallo que vivía con su amo y la esposa. Cada mañana temprano, el gallo emitía un sonido muy fuerte. Esto sorprendía tanto a su amo y a la esposa y los hacia saltar sueño.

Un día, el gallo oyó que su amo y la esposa querían matarlo para la cena. El tenia miedo, quería escaparse. Pero antes de irse, tomó rápidamente uno de los zapatos de la esposa y el palo de violín del maestro. Luego corrió al bosque sintiéndose feliz y satisfecho.

Moraleja de la historia:

Siempre ten cuidado con alguien que conoces. Porque a veces tienen malas ideas para ti.


10- Ven a la ventana

Una noche, había un bebé que todavía no estaba dormido. Su madre ya había intentado mecer al bebé para que durmiera, pero todavía estaba completamente despierto. Entonces, su madre lo llevó a la ventana para ver las estrellas.

Las estrellas brillaban en el mar. La madre le contó al bebé algunas historias sobre las estrellas. Ella dijo que había dos pequeñas estrellas que jugaban peek-a-boo con dos pequeños peces en el profundo mar azul. Y había dos pequeñas ranas que gritaban ‘Neap, neap, neap. ¡También vemos a un pequeño bebé querido que debería estar dormido!

El bebé estaba feliz y encantado. Pronto, el pequeño bebé se adormeció y se durmió en los brazos de su madre.

Moraleja de la historia:

Deberías ir a dormir cuando sea tu hora de dormir.


11- Mi hijo John = El mayor juguetón de todos

Había un niño llamado John. Él era muy juguetón. Jugó duro en el patio de recreo y estaba agotado cuando llegó a casa. Su padre le dijo que se desnudara y que se preparara para un baño. El niño asintió y se fue directamente a su habitación.

Su padre estaba esperando a John en el baño, pero nunca vino. Su padre fue a la habitación de John. Vio que John ya estaba dormido en su cama completamente vestido. Un zapato no lo tenia, pero todavía estaba allí el del pie derecho.

Su padre le quitó el zapato y los pantalones a John. Le puso el pijama y lo dejó dormir.

Moraleja de la historia:

Evite jugar demasiado hasta que esté demasiado cansado para hacer cualquier otra cosa.


12- ¿Conoces al Muffin Man?

Una tarde, la Sra. Darby estaba tomando el té con su amiga, la Sra. Smith. En la mesa, había dos tazas de té y algunos muffins.

“Mmm, este panecillo es delicioso. ¿Los horneaste tú mismo? “, Preguntó la Sra. Smith.

“No. En realidad, se los compré al hombre del muffin “, respondió la Sra. Darby.

“¿El hombre del muffin?”, Preguntó la Sra. Smith.

“Sí, el hombre del muffin que vive en Drury Lane”, dijo la Sra. Darby.

“Oh, sí, conozco a ese hombre de muffins”, dijo la Sra. Smith a sabiendas.

Moraleja de la historia:

Comparta información útil con sus amigos. De esta forma podrías obtener más información en el futuro. La información también será de gran ayuda para usted.


13- El cachorro de orejas largas

Había un niño que acaba de celebrar su cumpleaños. Sus padres le compraron un perrito como regalo de cumpleaños. El cachorro tenía orejas muy largas.

Una noche, estaba jugando con su cachorro. El cachorro estaba felizmente saltando y meneando la cola. Entonces el pequeño niño trató de atar las orejas del cachorro y realizar un nudo. El cachorro dejó de mover su cola. El chico se rió, pero el cachorro se calló.

“¿Puedes poner tus orejas sobre tus hombros como un soldado de regimiento?”, Preguntó el niño. El cachorro puso la cabeza en el suelo y gimió. El niño rió y abrazó al cachorro. El cachorro movió la cola felizmente.

Moraleja de la historia:

Evite hacerle cualquier cosa a alguien que no pueda ser cambiado.


14- Doctor Foster

Un día, el Dr. Foster quería ir a Gloucester para hacer su trabajo. Había estado lloviendo desde la mañana y no se había detenido. Pero aún así fue allí.

Una vez que terminó su trabajo, se fue a casa inmediatamente. Pero todavía estaba lloviendo. El camino estaba mojado y resbaladizo. El Dr. Foster caminó rápidamente.

De repente, se metió en un charco lleno de agua y se hundió hasta la cintura. Estaba asustado y todo mojado. Estaba tan frustrado con su mala suerte que prometió no volver nunca más a Gloucester.

Moraleja de la historia:

Debe tener cuidado de dónde va para evitar cualquier accidente.


15- El camello y el chacal

Un camello y un chacal eran amigos. Un día, el chacal llevó a su amigo a una gran granja de caña de azúcar. Estaba en el lado opuesto de un río. Después de una suntuosa comida, el chacal comenzó a aullar ruidosamente. El camello asustado suplicó al chacal que no lo hiciera. El chacal dijo: “Amigo, tengo este hábito después de cada comida. No puedo evitarlo. “Pronto llegaron los granjeros y le dieron un fuerte golpe al camello. Cuando el camello cruzó el río, el chacal se le unió en la espalda. En medio del rio, el camello se zambulló deliberadamente en el agua. aterrado, el camello dijo casualmente: “Tengo la costumbre de rodar en el agua después de cada comida”. El pobre chacal se ahogó.

Moraleja de la historia:

Cada acción tiene una reacción opuesta.


16- El zorro sin cola

Un zorro cruzaba sigilosamente un campo. Pero, por desgracia, quedó atrapado. Trató de salir de la trampa. Por fin lo logró. Pero su cola fue cortada. Estaba avergonzado de su pérdida.

De vuelta en la jungla, algunos de sus amigos lo vieron sin su cola y le preguntaron “¿Qué pasó?”

El zorro no quería aceptar su mal destino. Él dijo: “La cola es solo un peso extra. La corté”. Pero sus amigos inteligentes pudieron adivinar la realidad y preguntaron: “Si ese es el caso, ¿por qué estás triste?”.

El zorro no sabía qué decir ahora. Se fue sin dar una respuesta.

Moraleja:

Las palabras vacías no pueden convertirse en hechos.


17- El león codicioso

Fue un caluroso día de verano. Un león se sentía muy hambriento. Salió de su guarida y buscó aquí y allá. Él podría encontrar solo una pequeña liebre. Atrapó a la liebre con cierta vacilación. “Esta liebre no puede llenar mi barriga”, pensó el león.

Cuando el león estaba a punto de matar a la liebre, un ciervo corrió hacia allí. El león se volvió codicioso. Él pensó: “En lugar de comer esta pequeña liebre, comeré el ciervo mas grande”. Dejó ir a la liebre y se fue detrás del venado. Pero el ciervo se había desvanecido en el bosque. El león ahora sentía lástima por dejar que la liebre se fuera.

Moraleja:

Un pájaro en mano vale mas que mil volando

Mauro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.