Cuentos para dormir cortos e infantiles

A continuación encontraran una gran cantidad de cuentos infantiles de corta duración para que puedan leerle a sus hijos, amigos o a quien desees, antes de dormir. Los mismos harán que los pequeños se diviertan y tenga dulces sueños. No te olvides de compartirlos en las redes sociales!


Cuentos Infantiles cortos para dormir

1- La unión hace la fuerza

Una vez en un reino, había dos muchachos llamados Tom y Robert. Ellos vivieron en una granja. Robert era el hermano mayor. Ellos siempre peleaban. Cuando su padre compra algo para Tom, Robert se enoja y pelea, y viceversa.

Un día su padre decidió hacer una competencia. Había un paquete de palos. “El que rompe el paquete de palos recibe una barra de chocolate”, dijo su padre. Robert fue el primero. Hizo su mejor esfuerzo pero no pudo romperlo. Tom fue el siguiente. Hizo lo mejor que pudo, pero no pudo. Su padre les pidió a los niños que rompieran el grupo de palos. Ellos respondieron “Vale la pena darle una oportunidad”. Los chicos se sorprendieron. En realidad rompieron el paquete. Estaban muy contentos y obtuvieron una barra de chocolate cada uno. Se disculparon el uno al otro. Ellos entendieron que la unidad es fuerza. Decidieron que nunca volverían a pelear, sino que se quedarían y se ayudarían entre sí. Vivieron felices para siempre.

FIN


2- Mi unicornio imaginario

Si fuera una princesa, montaría un unicornio. Se llamaría Glisten y ella sería mi mejor amiga para siempre. Iríamos juntos a explorar islas tropicales todos los meses. Comeríamos helados de colores del arco iris con confites rosas y violetas.

Lo que pasa con los unicornios es que son muy valiosos y tienes que estar completamente entrenado para tener uno. Son uno de los animales más difíciles de atrapar y pertenecen a historias míticas. ¡Todos quieren un unicornio!

Si una vieja bruja torcida llegara a mi pueblo, robaría a Glisten y le daría un temporizador, que le diría cuándo convertir a Glisten en un cerdo. Yo sería la princesa valiente que vendría a salvarla, pero le pediría ayuda a mi confiable sirviente.

Juntos subiríamos a la torre y salvaríamos a Glisten, pero si la bruja intentara detenernos, la convertiríamos en un cerdo grande y gordo. Glisten, mi sirviente y yo nos convertiríamos en los mejores amigos y viviríamos felices para siempre.

FIN


3- La niña que trato de volar

Érase una vez, había una chica llamada Lily. Ella tenía cuatro años y siempre trató de volar. Una vez saltó de una silla. ¡Auge! Su madre Kate entró corriendo.
“¿Estás bien?”, Dijo su madre.
“Sí”, dijo Lily, pero Lily no se dio por vencida. Ella saltaba de todo lo que era alto pero se hizo tarde así que se fue a la cama. Esa noche se despertó y comenzó a saltar sobre su cama y comenzó a volar.
A la mañana siguiente tenía escuela así que allí fue. El nombre de su maestra era la Sra. Rose y su habitación se llamaba Habitación 3. Estaba aprendiendo matemáticas. ¡Bip!
“¡Oh, no!”, Dijo Lily. “¡Es un incendio!”
Ella oyó un ruido. Estaba diciendo, “¡ayuda!” Lily voló fuera de su salón de clases. Era Luna.
“Agárrate” dijo Lily.
Ella salvó la vida de Luna, así que cuando regresó a casa y le contó a su mamá su historia, se convirtió en famosa.

Empezo a aparecer en la televisión y Luna y Lily se convirtieron en las mejores amigas y terminaron jugando juntas todo el tiempo.

EL FIN.


4- El cobertizo mágico

Había una vez dos chicas y eran las mejores amigas, ademas de vecinas. Ambas tenían 7 años y amaban las aventuras. Sus nombres eran Molly y Sophie. Molly llevaba un lazo, una falda de bailarina y una camisa blanca. Sophie llevaba una flor en el pelo, dos pulseras, un vestido brillante y un gran cinturón rojo.

Un sábado por la mañana, Molly se vistió para ir a la casa de Sophie después del desayuno. Molly y Sophie fueron a jugar al cobertizo de Sophie. Molly encontró una tabla suelta en la pared del cobertizo con agua saliendo de ella. Molly retiró la tabla y encontró un túnel. Molly llamó a Sophie que estaba mirando todos los viejos artilugios. “Mira esto” susurró Molly. “Parece un túnel” dijo Sophie. Entraron al túnel y al final había una puerta con una perilla. ¡Sophie abrió la puerta y vio el océano!

Había un tipo de portal que impedía que el agua entrara en el túnel. Molly atravesó el portal y una chispa de luz la rodeó. ¡Se convirtió en una sirena! ¡Entonces Sophie pasó rápidamente por el portal y también se convirtió en una sirena!

En ese momento, Sophie escuchó una voz que decía “¡Ayuda! ¡Ayuda!” Le dijo a Molly, “escuché a alguien pidiendo ayuda y viene de esa cueva. Vamos a comprobarlo.” Entonces los dos amigos bajaron a la cueva espeluznante. “Parece una prisión”, dijo Molly. “Veo algo brillante … ¡es una corona!”, Dijo Sophie. “Una princesa debe haber sido secuestrada”, dijo Molly.

“Ojalá pudiéramos convertirnos en tiburones, entonces podríamos obtener las llaves protegidas por esos tiburones”. ¡Instantáneamente se convirtieron en grandes tiburones dentudos! Pudieron engañar a los verdaderos tiburones para que les dieran las llaves y liberaron a la princesa.

Tenía el pelo plateado, ojos verde agua y piel rosa coral. Molly preguntó “¿Cómo terminaste en la prisión?” “Secuestrada”, dijo. “Perdón por no haberme presentado. Soy la princesa Oceana de Pacific y gracias por liberarme. Ahora síganme al castillo de mi padre “. Cuando llegaron, el rey estaba tan feliz que les dio a Sophie y Molly dos collares mágicos para que pudieran visitarlos en cualquier momento. Usaron los collares muchas veces para muchas nuevas aventuras, pero esa es una historia para otro momento.

El fin.


5- Solo una carrera

Había una vez dos hermanos gemelos que no eran para nada iguales. Sus nombres donde Tim y Tom. Los hermanos gemelos vivían al otro lado de una confitería. Tom siempre elige los dulces picantes para comer, por otro lado Tim siempre elige los dulces para comer. Un día, mientras recogían sus dulces de la tienda de dulces y se los comían. Mientras comían los dulces, su padre dijo que tenían una carrera por el parque. Entonces fueron a la línea de partida.

Tan pronto como comenzó la carrera, Tom comenzó a correr, pero Tim se acercó lentamente. Unos minutos más tarde, Tom fue a tomar un trago de agua porque estaba sediento de todo lo que hizo y el caramelo picante comenzó a jugarle en contra. Mientras Tom estaba bebiendo, Tim se adelantó. Luego, cuando terminó la bebida de Tom, miró hacia atrás y pensó que Tim estaba realmente detrás, pero en realidad no lo era. Así que se sentó en un tronco y estaba jugando con una ramita.

Unos minutos más tarde, Tim cruzó la línea de meta y ganó la carrera. Tan pronto como Tom supo que no estaba enojado, felicitó a su hermano y vivieron felices para siempre.

FIN

Mauro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.