Saltar al contenido

Batalla de Lepanto para niños

La titánica Batalla de Lepanto se conmemora los 7 de octubre como una batalla en defensa de la cristiandad. Se enfrentaron la armada del Imperio Otomano a una coalisión llamada Liga Santa formada por el Reino de España, La República de Venecia, La Orden de Malta, los Estados pontificios, la República de Génova y el Ducado de Saboya.


Antecedentes históricos de la Batalla de Lepanto

En el Mediterráneo había permanecido durante mucho tiempo un juego abierto: el de cristianos y musulmanes, que podría resumirse en el choque entre el Imperio Otomano y el Reino de España.Ambos fueron estados fundados en el poder absoluto de su soberano. Ambos tenían enormes dimensiones. Ambos, finalmente, podían contar con un considerable potencial de guerra, que era sustancialmente equivalente.

La piratería se mezcló con la guerra abierta, un fenómeno central en la historia de la época. La piratería musulmana era un peligro para todas las rutas y costas del Mediterráneo y tenía su centro principal en Argel. Pero la piratería cristiana también se generalizó, no solo contra los musulmanes.

La tensión entre el rey de España Felipe II y el sultán turco aumentó sin embargo después de la ocupación por el sucesor de Solimán el Magnífico, Selim II (1566-74) de la isla de Chipre, dominio veneciano situado en un área estratégicamente vital. (1570). Fue entonces cuando el mundo cristiano se sacudió y, entre infinitas desconfianzas y negociaciones muy complejas, logró encontrar una comunión de intenciones. Fue decisiva la mediación del papa Pío V (1565-1572), que condujo al establecimiento de una Liga Santa contra los turcos, que incluía además del papa, España, Venecia, Génova, Gran Ducado de Toscana, Saboya, Urbino y Caballeros de Malta. Así, una gran flota bajo el mando de Juan de Austria, hermano natural de Felipe II, estaba armada.

La batalla de lepanto

Y así, el 7 de octubre de 1571, en las aguas de Lepanto (una ciudad griega a la entrada del Golfo de Corinto) se formaron dos grandes flotas (Liga Santa y Turcos), formadas por cientos de barcos.

La Liga Santa se presentó con una flota sólida y numerosa. Los venecianos, de hecho, habían invertido en tecnología, innovando su parque de armas de fuego, pero, sobre todo, habían trabajado para construir un arma secreta real: la galeazza, una galera más alta y más larga que las normales y, para esto, prácticamente inasequible. En él se colocaron los cañones laterales tradicionales, pero también otros cuatro cañones, dos en la popa y dos en la proa, lo que les permitió disparar desde cualquier posición.

La batalla de Lepanto resultó en una gran derrota de los turcos, que salvaron solo treinta galeras y perdieron a unos 35,000 hombres entre muertos, heridos y prisioneros. Los cristianos también liberaron a 15,000 convictos embarcados como remeros en las bodegas turcas.

En la memorable batalla de Lepanto, no solo fue preciosa la superioridad católica de la artillería y las armas de fuego ligeras, sino el hecho de que la flota musulmana llegó a la batalla en malas condiciones, después de meses de incursiones agotadoras en el Adriático.

Porqué se produjo la victoria cristiana?

La victoria cristiana fue favorecida por factores humanos y técnicos, que incluyen:

Galeaza veneciana

  • Habilidad de comandantes y soldados, quienes lucharon con gran coraje y abnegación, con pocas excepciones.
  • La innovación tecnológica constituida por las galeazas venecianas, verdaderas fortalezas flotantes fuertemente armadas que, colocadas frente a la flota cristiana, fueron intercambiadas por los turcos por barcos de suministro e infligieron grandes daños.
  • Uso frecuente de arcabuces cristianos, mientras que los turcos todavía usaban principalmente arco y flechas.
  • Adopción de refugios en las naves cristianas que protegían de las flechas, mientras que los turcos no tenían refugios para poder usar los arcos.
  • Uso generalizado entre los cristianos de armaduras ligeras y acolchadas capaz de detener las flechas y, a veces, incluso los arcabuces.
  • Una mejor explotación de las posiciones de tiro altas (plataformas móviles elevadas en la proa llamadas rembate) por los arcabuceros cristianos para diezmar a los artilleros y soldados opositores, permitiendo así que los barcos sean excluidos más fácilmente.
  • Paradójicamente, la proximidad de los turcos a la costa amiga, que llevó a muchos a escapar para salvarse.
  • La rebelión de los remeros cristianos que tan pronto como pudieron separarse del remo atacaron valientemente a los carceleros turcos.

Batalla de lepanto y Miguel de Cervantes Saavedra

Miguel de Cervantes Saavedra, conocido como el “Manco de Lepanto” (autor de Don Quijote de La Mancha) participó en la batalla de Lepanto y se embarcó junto con su hermano Rodrigo. En la batalla, Cervantes, a pesar de la fiebre, luchó con valor, pero recibió tres golpes de arcabuz, dos en la armadura, el tercero en la mano izquierda,  perdiendo su uso ( de allí su apodo).

Las consecuencias de la batalla de Lepanto

La noticia de la victoria de la Liga Santa en la batalla de Lepanto despertó una ola de entusiasmo en los países ganadores y en todas las tierras que limitaban con el poder turco. Cuando la noticia de la victoria llegó al Vaticano, el Papa ordenó que todas las campanas de Roma sonaran para la fiesta.

¿Cuáles fueron las consecuencias reales de la batalla de Lepanto?

La pobre cohesión entre los ganadores impidió que las fuerzas aliadas aprovecharan al máximo la victoria para obtener una supremacía duradera. Desde el punto de vista militar, los turcos se recuperaron muy rápidamente: reconstruyeron la flota y firmaron una paz separada con Venecia (1575), que se resignó a la pérdida de Chipre.
Pero después de Lepanto, la presencia de los turcos en el Mediterráneo resultó ser borrosa, sin la brillante agresividad de los siglos anteriores. Prefirieron trasladar su interés a otro frente persa que los mantuvo ocupados durante mucho tiempo.
Para el mundo cristiano, la batalla de Lepanto marcó el final de una pesadilla, ya que demostró que los turcos podían ser derrotados en una gran colisión frontal. Liberados de un complejo de inferioridad excesivamente arraigado, los poderes católicos que mantenían flotas en el Mediterráneo recuperaron la conciencia de su propia fuerza y los oficios mediterráneos ahora se volvieron más seguros para los barcos cristianos que antes.