Batalla de Waterloo para niños

La batalla de Waterloo fue una batalla que se libró principalmente entre las fuerzas francesas y británicas. Napoleón fue coronado como el Emperador de Francia en 1804. Luego lanzó muchos ataques exitosos contra otros países en Europa. Francia pronto tuvo un imperio que se extendía desde España hasta la frontera rusa. El único país que aún no fue capturado fue Gran Bretaña. La Royal Navy tenía muchos barcos, por lo que la invasión de Francia no fue posible. Sin embargo, Gran Bretaña no fue lo suficientemente fuerte como para evitar que Napoleón y su ejército tomaran la mayor parte de Europa continental.


Historia sobre la batalla de Waterloo

Napoleón parecía imparable hasta que dos campañas separadas hicieron que su imperio se derrumbara. Reunió un gran ejército para invadir y conquistar Rusia de una vez por todas en 1812. Sin embargo, no pensó que tendría muchas dificultades y resultó que sí. Su ejército fue atrapado por el invierno ruso y destruido por el clima y la falta de comida.

Ahora que Napoleón era mucho más débil, los países de Europa del Este, liderados por Austria y Prusia, comenzaron a aliarse contra él, obligando a sus tropas a regresar a Francia. Mientras tanto, un pequeño ejército británico en Portugal y España, liderado por Arthur Wellesley (que más tarde se convertiría en Duque de Wellington) comenzó a ganar victorias sobre los ejércitos franceses y expulsar a las tropas de Napoleón de España.

En 1814, se enfrentó a una derrota total, con los austríacos y prusianos invadiendo desde el este y el duque de Wellington y el ejército británico en el oeste. Se arregló un tratado de paz. Napoleón abdicaría (renunciaría al trono) y sería exiliado a una pequeña isla mediterránea llamada Elba, con un pequeño ejército. Fue reemplazado como gobernante de Francia por Luis XVIII, hermano de Luis XVI.

Los 100 días de la batalla de Waterloo

Una vez que estuvo en la isla de Elba, Napoleón no estaba realmente feliz. El nuevo gobierno francés le había prometido dinero, pero el dinero no llegó. Su esposa (una princesa austríaca) y sus hijos tenían prohibido visitarlo.

Los mensajes de Francia demostraron que el nuevo rey francés era impopular porque estaba tratando de ignorar muchos eventos que habían tenido lugar durante la revolución. Los aliados que se habían unido contra Napoleón discutían en Viena sobre las tierras que habían recapturado. Aprovechó su oportunidad, navegando en febrero de 1815 y aterrizando nuevamente en Francia. Su bienvenida fue muy variada. Muchos franceses estaban cansados ​​de la guerra y de la muerte y el sufrimiento que eso ocasionó. Sin embargo, hubo otros que querían un retorno al poder y la gloria de los viejos tiempos y vieron a Napoleón como su mejor esperanza.

Sus primeros días fueron tensos pero, por liderazgo personal y persuasión, Napoleón logró obtener el apoyo del ejército. Cuando el rey entró en pánico y huyó del país, no hubo nada que impidiera que Napoleón regresara a París y retomara su título de Emperador.

La campaña de Waterloo

Lo que Napoleón necesitaba ahora era un período de tiempo para organizarse a sí mismo y al ejército francés. Los aliados fueron cogidos completamente por sorpresa y su única posibilidad de detenerlo fue con dos pequeños ejércitos en Bélgica: un ejército británico y holandés comandado por el duque de Wellington y un ejército prusiano (alemán) comandado por Marshall Blucher.

Napoleón decidió otra apuesta. Reunió un ejército y preparó un ataque sorpresa contra Wellington y Blucher, con la esperanza de atraparlos sin estar preparados. Su plan fue exitoso al principio y cruzó la frontera belga antes de que Wellington y Blucher pudieran unir sus fuerzas.

Ligny y Quatre Bras

Su primera batalla fue en Ligny y, después de un día de lucha feroz, derrotó al ejército prusiano, obligándolo a retirarse. Al pensar que Blücher retrocedería a Prusia, Napoleón dirigió su atención hacia Wellington. Ya había habido una pequeña batalla en Quatre Bras, cuando Wellington intentó retrasar el avance francés. Esto le había dado a Wellington tiempo suficiente para preparar una posición defensiva completa al otro lado de la carretera que conduce a Bruselas, cerca del pueblo de Waterloo.

El ejército francés avanzó hacia ellos y estableció su campamento en una cresta frente al ejército combinado británico y holandés (anglo-holandés). Las fuertes lluvias causaron demoras y confusión y ambos ejércitos se acomodaron para pasar la noche en el lodo a la espera del amanecer y la próxima batalla.

El ejército de Napoleón se enfrentó al ejército anglo-holandés del duque de Wellington cerca de Waterloo el 18 de junio de 1815. Las tropas de Wellington fueron desplegadas detrás de una cresta baja, protegiéndolas parcialmente de la artillería francesa en masa.

Fase 1 – El ataque a Hougoumont

A las 11:00, Napoleón ordenó que sus armas abrieran fuego. La infantería francesa comenzó un ataque contra el Castillo de Hougoumont, defendido por los británicos Foot Guard. Esto tenía la intención de retirar las reservas de Wellington del centro, donde caería el principal ataque de Napoleón. Y según los registros, esta batalla se consideró una clave vital para quién ganará la Batalla de Waterloo.

Fase 2 – Los ataques de infantería francesa

A las 13.30 Napoleón lanzó un ataque de infantería contra el centro de Wellington. Los hombres de la Legión Alemana del Rey defendieron resueltamente la granja de La Haye Sainte. Esto interrumpió el ataque francés. La artillería y la artillería británica tuvieron éxito en repeler el asalto francés y las brigadas de caballería pesada de la Unión y la Unión británica cargadas tras la retirada de los franceses. Eufórico por su éxito, la caballería británica persiguió a su enemigo demasiado lejos y, a su vez, sufrió terribles bajas a manos de los lanceros franceses.

Fase 3 – Los ataques de la caballería francesa

A las 15.00 horas, el mariscal Ney, creyendo que el ejército anglo-holandés se estaba retirando después del intenso bombardeo que había recibido todo el día, lideró un ataque masivo de caballería francesa contra el centro de Wellington. Sin embargo, la infantería británica, formando escuadras para defenderse del ataque de la caballería, se mantuvo firme. Los franceses tuvieron terribles bajas mientras rodeaban estas inexpugnables formaciones de soldados de infantería. La situación se deterioró aún más para Napoleón cuando las tropas prusianas de Blucher lanzaron un ataque en Plancenoit en su retaguardia a las 16.30.

Fase 4: los prusianos comienzan a aumentar la presión

A primera hora de la tarde, el ataque francés en Hougoumont, destinado a desviarse, ahora estaba teniendo el efecto opuesto. Los franceses cometieron más y más tropas para la amarga lucha en torno al castillo, que estaba en manos de una pequeña fuerza de la Guardia británica. Se estaban enviando más reservas francesas para enfrentar la amenaza prusiana a la retaguardia del ejército de Napoleón en Plancenoit. Sin embargo, los franceses finalmente lograron capturar la granja de La Haye Sainte, a poca distancia del centro de Wellington.

Fase 5 – El ataque de la Guardia Imperial

Aproximadamente a las 19.30, Napoleón cometió sus últimas reservas en un esfuerzo final por obtener la victoria. Cuando los prusianos llegaron para reforzar el flanco de Wellington, los veteranos de la Guardia Imperial francesa avanzaron para “terminar el trabajo”. La infantería británica, agotada por el continuo cañonazo que habían recibido todo el día, se levantó para recibirlos. La artillería de la Brigada de la Guardia Británica derrotó a las mejores tropas de Napoleón. Huyeron, y todo el ejército francés se unió a ellos en retirada. Wellington ordenó que toda su línea avanzara y los franceses fueron expulsados ​​del campo.

Mauro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.