Coplas de amor cortas

Buenas tardes lectores! para comenzar este maravilloso fin de semana decidimos traerles un conjunto de coplas para que puedan descargar y dedicarle a sus parejas, amigos o familiares. Las mismas son en su totalidad de “amor” y se podrán utilizar para fechas especiales como el día de San Valentin, el Día del Amigo, un cumpleaños, entre otros. No te olvides de compartirlas en tus redes sociales favoritas, alegraras el día de tus seguidores.


Hermosas coplas cortas de amor

Perdí en tu boca la rosa
y en tus manos el jazmín.

Perdí en tus pies el velero
que me llevara a Pekín.

En Pekín yo encontraría
el contacto de tus manos
y esa sonrisa preciosa
que te circunda los labios.


Al pie de la hierbabuena,
Me puse a pensar.
Lo falso que son los hombres,
Cuando van a enamorar.
Lo digo porque lo digo,
Lo digo porque lo sé.
Y aquel que me esté escuchando,
También se lo digo a el.


Dizque dices que nos queremos
yo no se si desearlo
la risa de amor es dulce
pero su llanto es amargo.

De que me acuerdo me acuerdo
de que me olvido me olvido
de que me acuerdo de veras
me pesa el haber querido.

En un jardín delicioso
De una flor me enamoré
Como fue tan preciosa
Mi corazón le entregué.


En la puerta de mi casa,
hay una maceta de oro;
cada hojita que se cae
es una lágrima que lloro.

Me subí por una higuera,
me bajé por la escalera; cómo quieres que te quiera si pareces calavera.

Corriendo, corriendo
me di un tropezón;
por darte la mano
te di el corazón.

Dicen que el agua de los mares se junta con la de los ríos, así quiero que tus labios se junten con los míos.


Para mí todo es bonito
Para mí todo es igual
Soy un hombre afortunado
Que canta siempre al despertar

Yo no sé qué dice el viento
Yo no sé qué dice el mar
Más cuando miro al horizonte
Siempre comienzo a llorar

Al atardecer canto
Una alabanza al cielo
Más no tengo mi rima
Y entonces yo me lamento


Me desperté de mis sueños
soñando que me dejabas,
y de pensarlo tan sólo
como un chiquillo lloraba.


Que contraste es la mujer,
todos hablan mal de ellas
y a la vez que las maldicen
todo el mundo las desea.


Por amor de una mujer
tan larga pena sufrió,
que dejó de padecer
tan sólo cuando murió.


Coplas de amor para compartir

Fueron tantas cosas
Las que yo sentí,
Que tras de las rejas,
De cara a tus ojos,
Me oyeron decir:

Dime que me quieres, ¡dímelo por Dios!
Aunque no lo sientas, aunque sea mentira,
Pero dímelo.
Dímelo bajito,
Te será más fácil decírmelo así,…


Si voy al parque te encuentro
entre rosas y azucenas.

Si voy al puerto te encuentro
entre las olas del mar.

Si voy al monte te encuentro
entre montañas morenas.

¡No tengo que andar muy lejos
para encontrarte en mis penas!


Cuatro delantales tengo,
Y ninguno tiene cenefas.
Cuatro novios me han salido,
Y ninguno tenía vergüenza.


Negrita por adorarte
A mi no me falta tiempo
Sabrás que tu negro te ama
Hasta con el pensamiento.

Mi corazón con dolor
Nunca jamás lo he tenido
Ahora lo hallo consumido
En las llamas de un amor.

Qué te has hecho corazón
Que no te siento en el pecho
Sin duda te habrás desecho
O no tienes corazón.


Mi memoria no olvida
Más sí puedo perdonar
Cada vez que recuerdo
Mis ojos se ponen a llorar

Todo mi ser ha amado
A aquel que con desprecio me vio
Aunque mis pesares yo he olvidado
Mi dolor nunca cesó

Todo lo que pido es un deseo
Que me abrace por las noches
Y sea al despertar mi ensueño
Para que mi risa pueda mantenerse
Más allá del simple recuerdo


Para acariciar un sueño
soñé que tú me querías,
que desengaño tan grande
que al despertar fue mentira.


Sólo conozco una forma
para describir el amor:
hay amor cuando interviene,
cuerpo, alma, y corazón.


Los suspiros del amor
brotan como primaveras
entre un cielo de esplendor,
con las floridas praderas
y el aroma de la flor.


Te odio hasta el extremo de quererte.
Te odio porque me muero de amor.

Te odio porque no me quieres,
ni me tienes compasión.

¡Almaceno tanto odio
que revienta el corazón!


Vuela al aire tu mirada
y no se fija en mis ojos.

Pestañean tus pestañas
y no reparan en mí.

Tengo el alocado empeño
de andar siempre tras de ti.


Para mirarme así,
más vale que nunca me hubieses mirado.

Para hablarme así,
más vale que nunca me hubieses hablado.

Para besarme así,
más vale que nunca me hubieses besado.


Pasa el rio,
pasa el puente,
y siempre te encuentro lavando,
tu eres espejito mio,
donde yo me estoy mirando.
En el lavadero
te he visto lavar,
y me pareciste
sirena del mar,
en el lavadero
te he visto lavar.


Coplas cortas de amor para descargar

Anda diciendo la gente,
que yo contigo no igualo
eso sera en el dinero
porque en vergüenza te gano.


Para que quieres dinero
sino te sirve pa na.
tu cariño es el que quiero
y no me lo puedes dar


Quisiera yo estarle viendo
Treinta días cada mes
Siente días por semana
Cada minuto una vez.

Que estrellado que está el cielo
De una estrella menudita
Que contento se halla el hombre
Al lado de una guambrita.

Dos corazones iguales
Pesados en una balanza
El uno pide justicia
El otro pide venganza.


Mis anhelos nunca he perdido
Más mi camino he cambiado
Pues los senderos se bifurcan
Pero mi alma aún sigue esperando

Aquel amor de verano
Que jamás he olvidado
Hoy quisiera reencontrarlo
Para recuperar el tiempo de nuestro amor demorado

Entre más pienso en lo perdido
Más vivo el presente
Pues lo perdido ya se ha ido
Y el presente aún late en mi ser asiduamente


A la sombra de un ciprés,
entre verdes y amapolas,
te juré que te quería
y fue testigo una rosa.


El amor lo definimos
todos a nuestra manera,
ciencias exactas no son
y si locuras y penas.


Tras sus ojos imantados
se marchó mi corazón,
mi corazón, que se fue,
y nunca más me volvió.


La mañana se ha vestido
con una capa de niebla
con bordados de escarlata.

Lleva diademas de plata
y un anillo de marfil.

En los lagos de sus ojos
sobre las aguas corrientes
llora lágrimas la fuente

¿Será por ti o por mí?


En la primavera hermosa
mi amor es un estallido

En el verano radiante
mi amor es como un bramido.

En el otoño brumoso
mi amor es hondo quejido.

Y en el invierno del alma
mi amor es solo un suspiro.


En la cuesta la caná,
enfrente del cementerio,
estaba mi novio un día
lavando un pañuelo negro.


A lo alto del cielo subí,
un suspiro dí en el aire,
el que no sepa querer,
que no comprometa a nadie


Yo me case con un tonto
por culpa de mis parientes,
mis parientes en su casa
y yo con el tonto siempre.

Mauro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.