Cuáles son los valores humanos su significado y ejemplos

Los valores son los principios rectores de nuestras vidas. Son esenciales para el comportamiento humano positivo y las acciones en nuestra vida cotidiana. Se forman sobre la base de intereses, elecciones, necesidades, deseos y preferencias. Han jugado un papel importante no solo en sociología, sino también en psicología, antropología y disciplinas relacionadas.

¿Por qué se necesitan valores?

Nos encontramos con varias circunstancias cada día que ponen a prueba nuestra paciencia, nuestro carácter y tranquilidad. Tenemos que tomar decisiones difíciles cada día. Lo que nos guía en estas circunstancias son nuestros valores. Nuestros valores sirven como marcadores para decir si la vida va en la dirección correcta.

Cuando nuestras acciones y palabras se alinean con nuestros valores, la vida se siente bien y nos sentimos contentos, confiados y satisfechos. Pero cuando nuestros comportamientos no coinciden con nuestros valores, sentimos una inquietud que crece dentro de nosotros. Este sentimiento incómodo nos dice que no todo es bueno en este momento. Nos sentimos fuera de tipo. Estos sentimientos pueden ser una fuente de ansiedad e infelicidad. Necesitamos valor en nuestras vidas para:

  • Guíaros en el camino correcto.
  • Aprender la importancia de la certeza, la bondad y la belleza.
  • Dar dirección a la vida y traer alegría.
  • Aprender las satisfacciones de la vida.
  • Lograr la paz en la vida
  • Desarrollar personaje.
  • Preservar nuestra cultura y herencia
  • Llevar cambios de comportamiento hacia pensamientos positivos;
  • Promover la paz y la armonía en la sociedad

¿Qué son los valores intrínsecos y extrínsecos?

El término intrínseco significa “en sí mismo” o “por sí mismo”. Los valores intrínsecos son aquellos valores que tienen una propiedad eterna sin referencia a ningún extremo. Por ejemplo, la felicidad, la paz, la alegría o la verdad es un valor intrínseco. Los valores extrínsecos son aquellos cuya propiedad o valor depende de cuánto genera los valores intrínsecos. Tener una familia es un valor extrínseco porque su valor depende de cuánta felicidad o alegría crea.

¿Cuáles son los valores humanos básicos?

Los valores humanos básicos se refieren a aquellos valores que están en el núcleo del ser humano. Los valores que se consideran valores inherentes básicos en los seres humanos incluyen la verdad, la honestidad, la lealtad, el amor, la paz, etc., ya que ponen de manifiesto la bondad fundamental de los seres humanos y la sociedad en general. Además, dado que estos valores son unificadores en su naturaleza y trascienden los intereses sociales, culturales, religiosos y sectarios del individuo; también se los considera universales, intemporales y eternos que se aplican a todos los seres humanos.

¿Cómo los valores son diferentes de las normas?

Los valores y las normas son diferentes. La norma se refiere a un comportamiento relativamente específico según las costumbres sociales y es obligatorio. Por otro lado, los valores son materia de elección. Por ejemplo, la honestidad no puede ser una norma porque puede no elegirse para ser seguida. Además, una vez que un individuo internaliza un valor particular, se convierte en una norma para él / ella para tomar decisiones, juicios, preferencias y elecciones.

¿En qué se diferencian los valores de los valores morales?

La sociedad enseña a la moral a la persona, mientras que los valores se pueden cultivar desde adentro. La moral actúa como motivación para llevar una buena vida, mientras que los valores actúan como intuición. Además, si bien la moral está profundamente enraizada, los valores pueden seguir cambiando de vez en cuando y según las necesidades.

¿Cuáles son las características clave de los valores?

Hay seis características principales de los valores según la teoría del valor de Schwartz. Estos son:

Los valores son creencias vinculadas al afecto

Esto implica que cuando los valores se activan, se infunden sentimientos. Por ejemplo, las personas para quienes la independencia es un valor importante se excitan si su independencia se ve amenazada, se desesperan cuando no pueden protegerla y se sienten felices cuando pueden disfrutarla.

Los valores se refieren a los objetivos deseables que motivan la acción

Las personas para quienes el orden social, la justicia y la amabilidad son valores importantes están motivados para alcanzar estos objetivos.

Los valores trascienden acciones y situaciones específicas

La obediencia y la honestidad, por ejemplo, son valores que pueden ser relevantes en el trabajo o en la escuela, en los deportes, los negocios y la política, con familiares, amigos o extraños. Esta característica distingue los valores de los conceptos más restringidos, como las normas y las actitudes, que generalmente se refieren a acciones, objetos o situaciones específicos.

Los valores sirven como estándares o criterios

Los valores guían la selección o evaluación de acciones, políticas, personas y eventos. Las personas deciden qué es bueno o malo, justificado o ilegítimo, que vale la pena hacer o evitar, en función de las posibles consecuencias para sus apreciados valores. Pero el impacto de los valores en las decisiones cotidianas rara vez es consciente. Los valores entran en la conciencia cuando las acciones o juicios que uno considera tienen implicaciones contradictorias para los diferentes valores que uno valora.

Los valores están ordenados por importancia en relación con el otro

Los valores de las personas forman un sistema ordenado de prioridades de valores que los caracterizan como individuos. ¿Le atribuyen más importancia al logro o la justicia, a la novedad o la tradición? Esta característica jerárquica también distingue los valores de las normas y las actitudes.

Importancia relativa de la acción de guías de valores múltiples

Cualquier actitud o comportamiento generalmente tiene implicaciones para más de un valor. Por ejemplo, asistir a la oración puede expresar y promover valores de tradición, conformidad y seguridad a expensas de los valores de hedonismo y estimulación. La compensación entre valores relevantes y competitivos es lo que guía las actitudes y comportamientos. Los valores contribuyen a la acción en la medida en que son relevantes en el contexto (por lo tanto, es probable que se activen) e importantes para el actor.

¿En qué se diferencian los valores de la ética?

La ética es una rama de la filosofía que solía estudiar el comportamiento humano ideal y las formas ideales de ser. Lo que es ético y no ético es juzgado por las normas sociales y varía de persona a persona. Los valores son la encarnación de lo que representa un individuo, y son la base del comportamiento que constituye la base de la ética. Tanto la ética como los valores son situacionales y cambiantes en circunstancias relevantes.

¿Cómo los valores son diferentes de las creencias?

Una creencia es un sentimiento interno de que algo es verdadero, aunque esa creencia no sea demostrada o sea irracional. Por ejemplo, creo que si veo un gato negro cruzando la calle, indica mala suerte. Por otro lado, un valor es una medida del valor o importancia que una persona atribuye a algo. Nuestros valores a menudo se reflejan en la forma en que vivimos nuestras vidas, por ejemplo, valoramos la libertad de expresión o valoramos a nuestras familias, etc.

Todos nosotros tenemos una batalla interna constante entre nuestras creencias y valores. Algunas veces, confundimos nuestras creencias como valores o viceversa. Las creencias son internas, mientras que los valores son externos. Esto implica que podemos obtener un valor de una fuente o experiencia externa, persona o cosa y comenzar a vivir con ese valor inculcado en nosotros. Pero la creencia es una energía interna que se crea sobre lo que absorbemos y luego se construye dentro de nosotros creando aún más nuestros pensamientos, palabras y acciones.

Nuestras creencias crean pensamientos; los pensamientos crean emociones; las emociones crean acciones: acciones de valores positivos o valores negativos que dependen de la calidad de la creencia misma. Estos luego se convierten en valores internos.

¿Cómo los valores, la moral y la ética están íntimamente ligados?

Los valores morales en nuestras vidas tienen gran importancia desde el punto de vista del desarrollo personal, social y espiritual. Los valores, la moral y la ética están inextricablemente unidos. La preservación de la vida humana es el valor máximo, un pilar de la ética y el fundamento de toda moralidad.

Los valores son lo que aprendemos desde la infancia; las ‘cosas’ que adquirimos de nuestros padres y nuestro entorno inmediato. Los valores son el poder motivador detrás de una acción decidida. Los valores morales están destinados a hacer que la búsqueda para encontrar el ser superior sea más fácil. A muchos de nosotros nos puede resultar difícil seguir valores como la veracidad, la honestidad y el perdón en nuestras vidas porque no hemos percibido las sutiles ganancias que nos llegan al seguir estos valores. O tal vez, somos descuidados para darnos cuenta de la importancia de los valores en la vida.

La ética, por otro lado, es cómo nos comportamos frente a situaciones difíciles que ponen a prueba nuestra fibra moral. La ética es el código o los principios de los que depende el personaje. La ética y el carácter están estrechamente relacionados. Los valores son esenciales para que la ética se desarrolle a una edad temprana y pueden ser instrumentales para construir el carácter.

Considerando que, la moral son las creencias intrínsecas desarrolladas a partir de los sistemas de valores de cómo debemos “comportarnos” en cualquier situación dada. Los valores morales son los estándares del bien y del mal, que rigen el comportamiento y las elecciones de un individuo.

Por qué la sociedad necesita una comprensión más científica de los valores humanos

Cuando hablamos de “valores humanos” tendemos a significar ideales abstractos importantes. Cosas como libertad, igualdad, seguridad, tradición y paz.

Los políticos mencionan valores todo el tiempo, mientras que todo tipo de organizaciones afirman poner “valores clave” en el corazón de cualquier negocio en el que se encuentren. Esto tiene mucho sentido, ya que los valores son relevantes para todo lo que hacemos. Nos ayudan a elegir carreras, parejas románticas, hogares, productos de consumo y las ideologías más amplias por las que vivimos.

Pero el debate público a menudo se centra en las amenazas percibidas a diferentes valores, mientras que rara vez se reconoce el problema de comprender realmente los valores mismos.

¿Qué significa, por ejemplo, que el terrorismo amenace el valor de la “libertad”, sino que las medidas de defensa nacional promuevan el valor de la “seguridad”? ¿Qué significa para la guerra amenazar la “paz”, pero promover la “democracia”? ¿Qué significa para la exploración petrolera del Ártico amenazar el “medio ambiente”, sino promover la “riqueza”?

Todos estos valores son familiares. Pero son marcadores de posición simbólicos para ideas y suposiciones más concretas, que las personas a menudo no pueden o no quieren articular.

Otra complicación proviene de personas que interpretan valores de diferentes maneras. Nunca podemos saber con precisión qué quieren decir las personas con los diferentes valores que dicen tener. Por ejemplo, podríamos estar de acuerdo con un amigo en que la “igualdad” es muy importante, pero podemos tener diferentes ideas sobre lo que significa igualdad en situaciones de la vida real.

Podemos estar imaginando el mismo ideal en un nivel abstracto (igualdad de oportunidades en oposición a los resultados, por ejemplo), pero nuestra interpretación de la aplicación del ideal variará.

Considere la reciente tormenta de fuego sobre la prevalencia del acoso sexual en Hollywood (y en la sociedad en general). Algunas personas ven las acusaciones contra personas como Harvey Weinstein como indicativas de una amplia desigualdad de género. Otros los ven como reclamos del comportamiento predatorio de un individuo. La primera interpretación se centra en la igualdad, mientras que la segunda se centra en la mala conducta individual.

Debido a que los valores son una cosa difícil de estudiar, no se puede ver bajo el microscopio, mi investigación toma un enfoque empírico para abordar este tema, y ​​en cambio, mira lo que la gente realmente piensa y hace. De esta forma, podemos inferir la presencia de valores a partir de los juicios y comportamientos de las personas.

Un factor importante que determina si las personas actúan según sus valores es si recientemente han estado pensando en ellos. Alguien que ha dedicado tiempo a pensar sobre la protección del medio ambiente es más probable que recicle una hoja de papel usada que alguien que haya estado preocupado por ahorrar dinero.

El tiempo dedicado a pensar sobre la protección del medio ambiente actúa como un recordatorio de que este valor es importante, lo que hace que las personas sean conscientes de ello durante su próxima oportunidad de actuar en consecuencia.

Sin embargo, ser consciente de un valor no es suficiente. Una persona también tiene que decidir que el valor se ajusta a la situación. En las naciones industrializadas ricas, el reciclaje es un ejemplo común de comportamiento proambiental. Pero otras acciones son, al menos, tan buenas para el medio ambiente, aunque a menudo no se piensa en ellas.

Una visión valiosa

Por ejemplo, podemos ayudar al medio ambiente sustancialmente evitando los viajes aéreos y el veganismo. Pero estas no son cosas que vienen a la mente cuando se les pide a las personas que enumeren comportamientos respetuosos con el medio ambiente.

Esto es importante porque mucho depende de los ejemplos concretos que usamos para los valores. En nuestra investigación, nos referimos a los ejemplos concretos como “instanciaciones de valores”. Es más probable que las personas muestren un valor en sus juicios de una situación y en su comportamiento si han estado pensando recientemente en ejemplos concretos típicos y comunes de un valor en lugar de unos pocos, pero igualmente válidos.

Los ejemplos comunes “se ajustan” a un valor particular de forma más clara y específica, y pueden actuar como recordatorios más sólidos del valor que los ejemplos raros. Como hemos visto, el reciclaje es una opción fácil y obvia para proteger el medio ambiente, mientras que convertirse en vegano podría considerarse como un ajuste más obvio para otros valores, como la salud o el tratamiento de los animales. Su papel en el ecologismo se vuelve borroso.

Este tipo de desenfoque proviene de una desconexión entre el significado abstracto de los valores y las diversas formas en que las personas los aplican. Al trabajar para hacer frente a los problemas ambientales y sociales, pasamos por alto los vínculos entre los valores y las instancias de valor bajo nuestro propio riesgo.

Mejorar nuestra comprensión de los enlaces nos ayudará a comprender mejor el papel de los valores en nuestra psicología y en nuestra vida social, y en el lugar que encajan en el carácter humano, la moral y la cultura.

Mauro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.