Saltar al contenido

Cuento y sus partes: introducción, nudo, desenlace

En comparación con las novelas, los cuentos a menudo se pasan por alto como una forma de arte, pero estas singulares obras de ficción merecen una mirada más de cerca. Los cuentos ofrecen a los lectores todos los personajes, el drama y el lenguaje descriptivo atractivos de la gran ficción, pero en un paquete realmente compacto. Entonces, ¿cuál es el secreto detrás de esas gemas potentes y cuidadosamente escritas? Aquí abordamos la definición, las partes y los tipos de cuentos existentes.

Definición de Cuento

Un cuento es una serie conectada de eventos contados a través de palabras, imágenes, interpretación, o cualquier otra forma de comunicación. Puede contar una historia sobre cualquier cosa, y los eventos descritos pueden ser reales o imaginarios. Hay cuentos sobre todas las cosas y todos los tiempos; pasado, presente y futuro.

Además de ser parte de la literatura, los cuentos son la base de la creatividad y parte de casi todo lo que hacemos, particularmente cuando se trata de entretenimiento. Por lo tanto, se comparten de diferentes maneras: desde la narración oral y escrita o el periodismo; a la televisión, el cine y la radio; a las bellas artes, la representación teatral y la música; etcétera.

De una forma u otra, los cuentos han sido parte de la cultura y la sociedad humanas durante miles de años, ¡probablemente desde que existió el hombre! Se encuentran en el pasado y el presente de personas de todas las culturas, religiones y etnias; en cada región e idioma. Entonces, considerando todo eso, el concepto de un cuento es en realidad un poco difícil de cubrir o describir por completo.

Si bien los cuentos del pasado a menudo giraban en torno a un tema central o una lección moral, hoy en día es común encontrar historias con finales ambiguos. Este tipo de historia sin resolver invita a lecturas abiertas y sugiere una comprensión más compleja de la realidad y el comportamiento humano. El género de cuentos se adapta bien a la experimentación en el estilo y la forma de la escritura en prosa, pero la mayoría de los autores de cuentos aún trabajan para crear un estado de ánimo distinto utilizando recursos literarios clásicos (punto de vista, imágenes, presagio, metáfora, dicción / elección de palabras, tono, y estructura de la oración).

Partes de un Cuento

Introducción: el comienzo de una historia capta la atención de la audiencia, presenta a los personajes, el escenario y el conflicto central.

Nudo: En medio de una trama hay eventos que impactan directamente lo que sucede a continuación en la historia. En otras palabras, introducen puntos críticos, obstáculos o varias subtramas a lo largo del camino para mantener el interés de la audiencia.

Desenlace: El final de una historia trae la conclusión y resolución del conflicto, generalmente dejando a la audiencia con una sensación de satisfacción, valor y comprensión más profunda.

A continuación se muestra una lista de elementos de los cuentos sin los que ninguna narrativa debería prescindir. Una vez que comprenda por qué cada historia los necesita, podrá leer cualquier cuento o novela, identificar sus partes y comprender por qué su tratamiento de esas partes le ha dejado la impresión que tiene. Y si la historia es un fracaso, es probable que también piense en formas de mejorarla.

1. Personajes

Tus personajes son las personas que hacen que la historia suceda, o a quienes les sucede la historia. Dependiendo de la extensión de su cuento, estos pueden incluir lo siguiente, pero deben tener al menos el primero de ellos.

  • Personaje principal o héroe / protagonista
  • Antagonista (posiblemente un villano)
  • Anti héroe
  • Personajes secundarios

También es importante tener en cuenta que ninguno de los personajes tiene que ser obligatoriamente humano (ni siquiera con forma humana). Este puede ser un perro, un centauro, un árbol sensible o algo completamente diferente. Lo principal que debe tener un personaje es un objetivo claro, es decir, que deba querer algo. Y algo o alguien debería interponerse en el camino.

2. Entorno / escenario

El escenario de un cuento trata sobre dónde y cuándo: los lugares a los que van los personajes, la época en la que ocurre la historia, la parte del año, las horas del día, etc. También incluye detalles como el clima, el idioma que se habla, las normas culturales, el clima político y otras cosas que pueden influir en los otros elementos de la historia.

El escenario puede cambiar de una escena a otra, y la configuración en sí misma puede incluso servir como un personaje. También puede proporcionar simbolismo e insinuar el mensaje general de la historia. La forma en que el narrador describe el escenario también puede ofrecer pistas sobre las perspectivas involucradas. Un escenario efectivo es ni más ni menos que todo lo que tu historia necesita que sea.

3. Trama

En 1863, el dramaturgo y novelista alemán Gustave Freytag escribió Die Technik des Dramas en defensa de la estructura dramática de 5 actos. Su estudio nos dio lo que llamamos la pirámide de Freytag, que divide la trama de una historia en cinco elementos clave:

  • Exposición (o introducción)
  • Acción ascendente (subida)
  • Clímax
  • Acción de caída (bajada)
  • Catástrofe, desenlace, resolución o revelación (final)

El diagrama que se muestra arriba pone el clímax en la parte superior y en el medio de todo, lo que no significa necesariamente que suceda en el medio de la historia. La exposición es básicamente la introducción de la historia, donde conocemos al personaje principal, nos familiarizamos con el escenario y otros detalles esenciales, y aprendemos lo que está en juego.

Luego sucede mucho más durante la acción ascendente que lleva al lector a ese momento de la verdad, o “el punto sin retorno” o cualquier frase concisa que se le ocurra cuando alguien le pregunta: “¿Qué es el clímax?”. Es lo que esperan que los lectores reconozcan.

Y en la recesión, durante la acción de caída, es donde se ve los hilos sueltos reunidos y bien atados. Allí se ve las consecuencias de lo que pasó en el clímax.

También se ven tramas de cuentos con una resolución satisfactoria. Y cuando esa resolución llegue al final de la historia, podría ser una catástrofe, o podría ser lo que el lector esperaba que sucediera (o ninguna de ellas).

4. Conflicto

El conflicto en una cuenta es tan importante para su éxito que merece su propio lugar en la lista de elementos fundamentales. Sin conflicto, podría haber cuentos sobre tu personaje favorito comiendo nachos y viendo cómo se seca la pintura. Incluso mirar a la gente sin hacer nada podría generar un conflicto.

De hecho, casi siempre que pones a dos personas juntas en una habitación, sin importar cuán parecidas sean, probablemente puedas encontrar (o crear) algún conflicto entre ellas sobre el que valga la pena escribir. Una vez que se introduce el conflicto, la historia comienza a ponerse interesante. De repente, alguien quiere algo y alguien o algo más está bloqueando su acceso.

5. Resolución

Las tramas de cuentos con una resolución débil o aquellas que dejan al lector colgado merecen el desprecio que se les ampara. Lo mismo ocurre con las películas y los dramas de televisión populares con finales que dejan a los fanáticos devotos sorprendidos, decepcionados y clamando por una reedición.

Como lectores, queremos una resolución satisfactoria de un cuento que nos ha atraído y nos ha costado horas de insomnio (y posiblemente algunas comidas). La resolución responde a las preguntas que permanecen en la mente del lector:

  • ¿El personaje principal consiguió lo que quería?
  • ¿Qué ha logrado el antagonista?
  • ¿Cuál será el resultado de todos los personajes que me importan?

Algunos finales dejan un hilo o dos sin resolver o abiertos a la interpretación del lector. Esto puede funcionar siempre que la resolución responda a las preguntas más urgentes del lector de manera satisfactoria.

6. Temas

El tema de un cuento te dice algo sobre por qué se contó y cómo la historia se relaciona con el panorama más amplio de la existencia. Explora preguntas e ideas que nos han acompañado durante milenios, si no desde el principio. ¿Cuántos de los siguientes temas ha encontrado en los libros que ha leído este año?

  • Mayoridad
  • Enfrentarse a la muerte o la pérdida de un ser querido
  • Recordando un evento traumático
  • La pérdida de la inocencia o la confianza
  • Enamorarse
  • El bien contra el mal
  • Maternidad y transformación
  • Empoderamiento

El tema proporciona un marco para la historia y la vincula a la experiencia humana universal, haciéndola más identificable y memorable.

7. Moraleja o mensaje

El mensaje moral o general de la historia es la conclusión. Responde a la pregunta: “¿Qué le dice la historia al lector sobre la vida, el universo, la moralidad, Dios, etc.?”. No es necesario escribir una fábula o una parábola para un cuento. El mensaje que envíe la historia dependerá de la voz de quien la cuente y de su perspectiva.

La moral puede reforzar lo que la cultura acepta como moralidad tradicional o puede desafiarlo (los más memorables tienden a hacer lo último). Sin embargo, para que un mensaje contracultural se mantenga, tiene que apoderarse de la mente y del corazón. Tiene que respetar tanto la justicia como la misericordia.

8. Simbolismo y sincronicidades

Una sincronicidad es, por definición, una coincidencia significativa. Pero eso plantea la pregunta: “¿Existe tal cosa como una coincidencia sin sentido?”. Cuando se trata de cuentos, no debería haberlo. Todo en la historia, cada uso del simbolismo, cada coincidencia, cada pedacito de diálogo, cada detalle significativo, tiene significado. Si no tiene que estar allí, no debería estarlo.

El simbolismo y las sincronicidades no están ahí como adorno. Añaden significado y atraen la atención del lector hacia algo importante. Es posible que insinúen suavemente algo de lo que los lectores solo son vagamente conscientes en ese momento. Y luego, el lector recordará ese significativo detalle y pensará “¡Ajá! Sabía que eso era importante”.

9. Punto de vista

El punto de vista de la historia tiene mucho que ver con qué tan involucrado te vuelves en la historia del personaje principal, o en las de los personajes secundarios. El punto de vista en primera persona generalmente atrae al lector directamente a la cabeza del personaje principal, donde tienes la oportunidad de ver y procesar todo desde la perspectiva de ese personaje. Desafortunadamente, eso también significa que ves a todos los demás personajes desde ese punto de vista (posiblemente miope).

Con la tercera persona limitada, ves a todos los personajes desde el punto de vista de un narrador imparcial, pero no puedes ver dentro de la cabeza o el corazón de nadie. Hay más distancia entre el lector y el personaje, pero al menos no hay cabezazos. El narrador limitado en tercera persona solo sabe lo que puede ver desde el exterior; así que eso es todo lo que el lector también puede ver. Pero el exterior puede revelar mucho.

Finalmente, con la tercera persona omnisciente, ves a todos los personajes desde el punto de vista de un narrador omnisciente que puede aparecer en la cabeza de cualquier personaje y conocer sus pensamientos y sentimientos. Por extraño que parezca, esto puede crear aún más distancia entre usted y los personajes. Porque no saber con certeza lo que pasa en la cabeza de un personaje generalmente lo hace más interesante. Deja más espacio para tu imaginación.

10. Perspectiva

La perspectiva puede parecer un punto de vista, pero es diferente. Tiene más que ver con la cosmovisión, las suposiciones, creencias y actitudes del narrador. Transmite una inversión personal en un carácter o una distancia imparcial. Es el marco o filtro a través del cual el lector se encuentra con los personajes, interactúa con el escenario y escucha el diálogo.

Como tal, puede influir en la propia percepción del lector, a veces sin que éste se dé cuenta. Entra en la perspectiva de otra persona y dejará rastros en tu psique. Incluso puede cambiar su forma de pensar sobre los temas de la historia y la moral o el mensaje en general.

La influencia no siempre es buena, del mismo modo, una historia que hace que alguien cuestione las creencias con las que creció no es necesariamente una “mala influencia”. En cualquier caso, vale la pena respetar el poder de la perspectiva. Y es imposible no enviar un mensaje con la perspectiva que tiene o la que eligen para el narrador (humano o no).

Tipos de Cuentos

La variedad de tipos de cuentos es prácticamente infinita. Por esa razón, en este artículo enumeraremos algunas de las categorías de cuentos de ficción más populares. Hay docenas y docenas de tipos de historias y géneros de ficción, que incluyen, entre otros, los siguientes:

  • Cuentos de hadas
  • Folklore
  • Mitología
  • Leyendas
  • Épicas
  • Dramas
  • Cuentos de aventuras
  • Ficción histórica
  • Fantasía
  • Ciencia ficción
  • Cuentos de amor
  • Cuentos de terror
  • Cuentos de fantasmas
  • Cuentos para dormir