Saltar al contenido

Cuento de La Sirenita


Hace mucho, mucho tiempo, en el reino del Mar Profundo, vivía el rey de los mares con sus cinco hijas sirenas. Sirenita era la más joven y la más encantadora de todas. Tenía una voz hermosa y a todos les encantaba escucharla cantar y observar su belleza.

Un día, mientras Sirenita nadaba en la superficie del agua y observaba pasar los barcos, vio a un joven caerse de uno de ellos. Ella nadó rápidamente para salvarlo de ahogarse y lo arrastró a la orilla. Pronto, la gente encontró al hombre allí y Sirenita se alejó nadando. Este hombre era en realidad el príncipe de un reino. Cuando volvió a tomar conocimiento, decidió buscar a la niña que lo había salvado, pero nadie sabía quién era.

Sirenita a menudo recordaba al joven y se enamoraba de solo pensarlo, pero estaba triste porque nunca podría ser como todas las otras damas que él conocía. ¡Mientras las otras tenían dos pies, ella tenía una cola de pez!

En las profundidades del mar vivía una bruja con poderes mágicos. Un día, Sirenita fue a pedirle piernas humanas. La bruja dijo:

“¡Necesito tu hermosa voz! ¡Solo entonces te daré piernas! ¡Pero debes recordar que cada vez que pones los pies en el suelo, te dolerá mucho!”

Sirenita estuvo de acuerdo. No le importaba el dolor. Todo lo que quería era estar con el príncipe. Tan pronto como se puso de pie, comenzó a sufrir. Antes de irse, la bruja le dijo:

“Si tu príncipe se casa con alguien más, te disolverás en el agua del mar. ¡Nunca más podrás convertirte en una sirena!”

Con el hechizo mágico de la bruja, Sirenita se encontró acostada en la playa y el príncipe mirándola. Él preguntó: “¿De dónde eres?” Pero ella no pudo responder. El príncipe la llevó a su palacio y la cuidó. Se hicieron buenos amigos y pasaron un tiempo maravilloso juntos. A cada paso, Sirenita se lastimaba, pero lo soportaba todo en silencio. Ella amaba al príncipe, pero éste ultimo estaba enamorado de la hermosa doncella que lo había salvado. El príncipe no se dio cuenta de que había sido Sirenita y ella no podía decirle.

Obedeciendo a los deseos de su padre, el príncipe fue a encontrarse con la hija de un rey vecino. Encantado por su belleza, el príncipe estaba convencido de que era la misma doncella que lo rescató. Le pidió a la princesa que se casara con él y finalmente una gran boda se llevó a cabo.

Sirenita estaba desconsolada. Esa noche, llorando, corrió hacia la orilla del mar. Allí vio a cuatro sirenas ¡que eran sus hermanas!. Una de ellas le entregó un cuchillo y dijo:

“¡Ten, Sirenita! Este es un cuchillo mágico. Le dimos nuestros largos mechones a la bruja del Mar Profundo y ella nos lo dio a cambio. ¡Mata a tu príncipe y volverás a convertirte en una sirena! ¡Entonces puedes volver a vivir con nosotras!”

Sirenita tomó el cuchillo mágico y fue a la habitación del príncipe por la noche. Pero ella lo amaba tanto que no podía matarlo. Sabía que al amanecer, se desvanecería en el mar, tal como la bruja del Mar Profundo le había dicho antes. Se sentó en la orilla y lloró en silencio.

De repente, del cielo salió una nube rosa y la levantó de la tierra al cielo. “¿Dónde estoy?”, Preguntó Sirenita, que ahora podía hablar. Las hermosas hadas respondieron: “Somos las hadas aéreas. Ahora eres una de nosotras porque hiciste una buena acción por la persona que amas. Ven con nosotras.”

Finalmente, la sirenita, vivió en el cielo con las hadas y fue feliz para siempre.

La Sirenita (video cuento)

Valores del Cuento La Sirenita

  • La obediencia es importante: los lectores entienden por primera vez que la Sirenita es una niña buena y obediente cuando espera pacientemente para ascender al mundo de arriba, a pesar de tener que soportar tremendos dolores. Su especial interés en los habitantes de la tierra, aunque ciertamente es una gran parte de su personalidad, ni siquiera es suficiente para convencerla de ir en contra de los deseos de su familia. Para los niños, este es un gran ejemplo de autocontrol.
  • Las buenas acciones a veces pasan desapercibidas: muchas de las lecciones aprendidas de La Sirenita se encuentran entre las inevitables pero desagradables que todos debemos enfrentar eventualmente. El hecho de que el Príncipe no se dé cuenta de que la Sirenita es quien lo salvó puede servir como un tema de conversación sobre hacer el bien por sí mismo, porque muchas buenas obras nunca se acreditan a la persona que las hizo.
  • Los miedos deben ser enfrentados: a pesar del terrorífico pólipo y la intimidante fachada de la casa de la bruja marina, la Sirenita enfrenta sus miedos de frente para hacer realidad sus sueños. Si bien sus deseos decididamente no eran lo mejor para ella, esta lección sobre enfrentar el miedo para crear tu felicidad sigue siendo poderosa.
  • Hacemos sacrificios por los que amamos: otra lección difícil que enseña La Sirenita es que el amor requiere sacrificio. Aunque los sacrificios de La Sirenita fueron extremos y finalmente fueron en vano, todavía ayuda a los niños a comprender el poder del compromiso y la necesidad de hacer cambios para nuestros seres queridos.

  • El que amamos puede no sentirse de la misma manera: una de las verdades universalmente desagradables de la vida es que amar a alguien por completo no garantiza la reciprocidad. Aunque la Sirenita ama tanto a su Príncipe que ella sacrifica sus mejores regalos y deja su hogar atrás, él nunca la ve bajo de forma romántica.
  • Los finales felices pueden ser diferentes de nuestras expectativas: debido a que el final feliz de La Sirenita no incluye a una pareja que vive feliz para siempre, algunos lectores se alejan de la historia como si el final no fuera feliz. De hecho, La Sirenita es capaz de alcanzar el alma que tanto desea a través de buenas obras, que ya se dedicaba a realizar.
  • Los deseos de cosas fuera de nuestro alcance pueden hacernos desesperar: cuando se desea un objeto o una persona pero fuera de su alcance, las personas pueden desesperarse y tomar decisiones que no son sabias. En el caso de La Sirenita, su necesidad de vivir en la tierra con un alma humana y su amado Príncipe la llevaron a regalar la capacidad de expresarse. Esta decisión apresurada puede ayudar a los niños a comprender la diferencia entre un compromiso bueno y uno malo, y la necesidad de mantener la cabeza fría.
  • La personalidad es más importante que la apariencia: aunque su rechazo causó un terrible dolor a la Sirenita, la negativa del Príncipe a enamorarse de ella basándose únicamente en su belleza lo convierte en una de las figuras más sabias del Príncipe en los clásicos cuentos de hadas. Debido a que la Sirenita no podía hablar y, por lo tanto, no podía compartir su personalidad por completo, no podía amarla simplemente por su aspecto
  • El deseo de hacer el bien triunfa sobre todo lo demás: la invitación de La Sirenita para convertirse en una Hija del Aire surgió debido a su devoción por hacer el bien donde quiera que fuera. Este deseo incluso supera su nostalgia y angustia por el rechazo del Príncipe, mostrando a los niños que un deseo genuino de ser bueno puede dominar todo lo demás.
  • La violencia no es la respuesta: cuando sus hermanas le presentan una forma de regresar a casa y recuperar su lugar en el reino submarino, la Sirenita elige convertirse en espuma de mar en lugar de apuñalar al Príncipe en el corazón para cumplir con los términos de las exigencias de la bruja.