Saltar al contenido

Cuento La Cenicienta


Había una vez una joven muy hermosa y amable que había perdido a sus padres y se había quedado con su madrastra. Esta mujer tenía dos hijas muy feas, pero su madre las malcriaba y siempre hacía que Cenicienta hiciera todas las tareas domésticas difíciles. Debido a esto, Cenicienta se encontraba diariamente arrodillada en el suelo, cubierta de tierra y cenizas, exhausta y con la ropa hecha trizas.

Además, no le quedaba tiempo para otras actividades. Como siempre estaba sucia de tanto limpiar y cubierta de cenizas, la gente del pueblo la llamaba Cenicienta.

En su pequeña habitación en el ático, atesoraba los hermosos sueños de una vida mejor que tenía mientras dormía. “Un sueño es un deseo que hace tu corazón mientras estás profundamente dormido”, explicó a sus únicos amigos, los ratones que vivían en el ático con ella.

Un día, el príncipe anunció un gran baile e invitó a todas las mujeres jóvenes que quisieran casarse con él para que pudiera elegir a la más bella y hacerla su princesa.

La madrastra preparó a sus dos hijas con los mejores vestidos de gala y se las inventó para que fueran bonitas, pero le prohibió a Cenicienta asistir al baile. Ella le ordenó que se quedara en casa limpiando el piso y preparando la cena para que estuviera lista cuando las tres regresaran a casa.

Cenicienta obedeció, pero mientras veía a sus hermanastras irse al baile al palacio real, no pudo evitar sentirse miserable y comenzó a llorar. De repente, apareció su Hada Madrina, diciéndole que no tenía que preocuparse. También podría ir al baile, pero con una condición: debe regresar a casa antes de que el reloj del palacio marcara la medianoche.

Cenicienta miró los trapos que llevaba puestos. “No puedo ir al baile con esto”, gritó. La Hada Madrina agitó su varita mágica y dijo las palabras mágicas, “Bippidy boppidy boo”, y transformó la ropa harapienta de Cenicienta en un hermoso vestido de fiesta con un par de zapatos de cristal en sus pies. Ella era exquisitamente hermosa.

“¿Pero cómo llegaré al palacio real?”, Preguntó Cenicienta.

Su Hada Madrina agitó su varita mágica nuevamente y convirtió una calabaza en un hermoso carruaje dorado, y convirtió a cuatro ratones blancos en caballos para que tiraran del carruaje. Cenicienta se subió al carruaje y se fue al palacio. Mientras el carruaje se alejaba, su Hada Madrina gritó un recordatorio. “¡No lo olviden, deben regresar antes de que el reloj dé las doce!”

Cuando Cenicienta llegó y entró al salón de baile, todos la miraron con asombro. El príncipe, al ver su increíble belleza, se acercó a ella y bailó toda la noche a su lado. Nadie la reconoció, ni siquiera sus hermanastras. Era lo que siempre había soñado.

De repente, sonó el reloj del palacio. ¡Ya era medianoche! Cenicienta cruzó corriendo la habitación cuando su vestido comenzó a transformarse en harapos, y corrió tan rápido que perdió una de sus zapatos de cristal en las escaleras del palacio. El príncipe encontró el zapato y la guardó, con la intención de encontrar a la misteriosa joven otra vez.

Al día siguiente, el príncipe anunció que se casaría con quien encajara en el zapato de cristal. Todos sus heraldos buscaron en el reino a la mujer a la que pertenecía el zapato.

Finalmente, llegaron a la casa de la madrastra de Cenicienta. Los pies de su primera hermanastra no cabían en el zapato, luego pasaron a la segunda hermanastra pero tampoco. Cuando el heraldo preguntó si había otras mujeres jóvenes en la casa, las hermanastras se rieron y dijeron: “Solo Cenicienta, la niña que está cubierta de hollín y cenizas”. Pero cuando llegó Cenicienta, vieron que su pie encajaba perfectamente en el zapato de cristal. Las hermanastras estaban furiosas.

El príncipe se alegró y decidió casarse con Cenicienta.

Tuvieron una hermosa boda en el palacio y vivieron felices para siempre.

La Cenicienta (video cuento)

Valores del Cuento Cenicienta

De todas las princesas de Disney, creo que Cenicienta podría ser la más subestimada. La gente se apresura a arrojarla debajo del autobús por no tener ningún valor moderno, pero le ruego que difiera. Cenicienta tiene mucho que enseñarnos sobre la vida. Si alguna vez necesitas un poco de sabiduría, no dude en leer el libro o mirar la película.

1. Nunca dejes de creer en tus sueños.

Hay algo que decir sobre el optimismo. Puedes vivir la vida con el vaso medio vacío o medio lleno. Cenicienta perdió todo cuando era joven, razón suficiente para perder la esperanza y la ambición. En lugar de renunciar a sus esperanzas y sueños, siguió su vida sin olvidarlos nunca.

2. No tengas miedo de un poco de trabajo duro.

Si Cenicienta sabía algo, era el valor de una buena ética de trabajo. Puede que su madrastra la haya obligado a hacer todo el trabajo, pero lo hizo con una sonrisa. Cuando la vida te da una mala carta, ¿por qué no aprovecharla al máximo?

3. Está bien llorar.

Vivimos en una cultura que te hace parecer débil por llorar, pero hay una fortaleza en mostrar vulnerabilidad. Se necesita un cierto nivel de seguridad para saber que las lágrimas son simplemente una forma de dejar salir el desbordamiento de las emociones. No hay un solo ser humano vivo que pueda mantener cada emoción contenida para siempre.

4. Está bien hacer cosas por ti mismo.

Después de todo, si no nos estamos cuidando, ¿cómo podemos servir plenamente a los demás? A veces, está bien ser un poco egoísta.

5. Tómate las cosas con calma.

Constantemente tenía a su familia de paso respirando por su cuello y acosándola, pero se negaba a dejar que la afectara. ¿Imagina cuánto más felices y maduros seríamos si pudiéramos adquirir esta habilidad?

6. No tengas miedo de ser un poco idealista.

Cada logro e hito comenzó como un sueño. No podemos tener miedo de pensar fuera de la caja, incluso si estamos etiquetados como soñadores. Imagine el mundo “no como es, sino cómo podría ser”.

7. El amor puede suceder cuando menos lo esperas.

Cenicienta a menudo es acusada de tener todo entregado a ella, incluido su príncipe azul. ¡La cosa es, sin embargo, que ella no fue al baile para encontrar el amor! Fue al baile para escapar de su vida normal y pasar un buen rato. ¿No es por eso que salimos? Dio la casualidad de que conoció al amor de su vida.

8. No dejes que los obstáculos te impidan vivir.

Cenicienta perdió a su madre y a su padre a una edad muy temprana y ganó una nueva familia que no la quería. Su infancia consistió en ser una sirvienta en su propia casa, pero nunca dejó de soñar o trabajar. Puede que su hada madrina le haya proporcionado el vestido, las zapatillas de cristal y el transporte, pero Cenicienta tomó la delantera desde allí.

9. Conozca su autoestima.

Cenicienta entendió que ella era más que una sirvienta. Ella creía en sí misma lo suficiente como para saber que la forma en que la trataban no reflejaba quién era en realidad. En el momento en que nos damos permiso para amarnos a nosotros mismos, renunciamos al poder que cualquier otra persona pueda tener sobre nosotros.

Hasta pronto!!!