Saltar al contenido

Cuento de La liebre y la tortuga

En el Gran Bosque, todos conocían a un pequeño conejo llamado Speedy. Este era muy pero muy rápido y le encantaba salir a correr todos los días. Podía ir de un lado del bosque al otro en menos de una hora, por lo que ninguno de los otros animales podía correr más rápido que él. Es por ello que Crush, el león, simplemente se había cansado de intentar atraparlo.

Como Speedy era el más rápido del bosque, se jactaba que era mejor que todos los demás. Pensaba que todos lo amaban, porque siempre hablaban de lo rápido que era. En realidad, a los otros animales no les caía muy bien. A los ratones no les gustaba, porque pensaban que era estúpido. A los zorros no les caía bien porque no escuchaba sus bromas. Los pájaros lo odiaban, porque era más rápido que ellos y al león no le caía bien, porque se burlaba de él diciendo “¡Jaja! ¡No puedes atraparme!”

Había una tortuga que vivía cerca de Speedy y se llamaba Steady. Ella solo podía caminar muy despacio, por lo que no iba habitualmente de una parte del bosque a la otra, como lo hacía Speedy. En cambio, caminaba de la misma manera y por los mismos lugares todos los días. Habitualmente visitaba a los otros animales y hablaba con ellos.

Ella era muy amable e inteligente, por lo que todos los animales en el Gran Bosque aprendían de sus conocimientos y la amaban. Excepto Speedy. El conejo nunca podía quedarse quieto el tiempo suficiente como para escuchar a Steady. Cuando comenzaba a hablar con él, se aburría y escapaba.

Un día, Steady estaba hablando con Crush (el león) y Gentle (el ratón).

“Debemos hacer algo con Speedy”, dijo Gentle. “Él piensa que es el mejor en todo el bosque. Es cruel contigo y con todos los demás animales”.

“Sí”, dijo Crush “¡Siempre me llama lento y estúpido!”.

Steady lo pensó un momento y luego dijo: “Tengo una idea. Desafiaré a Speedy a una carrera “.

Gentle y Crush no lo entendieron. Speedy definitivamente le ganaría a la lenta tortuga. Pero Steady sonrió y dijo: “Deben confiar en mí”.

Como dijimos antes, Speedy nunca escuchaba lo que decía Steady. Así que Gentle el ratón fue y habló con el conejo sobre ello. Fue difícil, porque siempre estaba corriendo. Pero cuando Gentle dijo la palabra “carrera”, Speedy comenzó a escuchar.

“Steady quiere competir conmigo? ¡Eso será muy divertido! Sí, hagámoslo”. Y salió corriendo.

Entonces, al día siguiente, todos los animales del bosque se reunieron debido a que habían escuchado sobre la carrera. Todos sabían que Speedy ganaría. Pero realmente, querían que Steady ganara, para que el pequeño conejo dejara de decir lo bueno que era.

“No tenemos que hacer esto”, dijo Speedy a Steady. “Está claro que voy a ganar”.

Steady solo sonrió y dijo: “Veremos”.

Crush gritó para que se preparen y largó la carrera: “¡Listo, preparados, ya!”

Speedy comenzó a correr. Rápidamente se adelantó a Steady, y este ultimo caminó detrás de él. Caminaba despacio y constante, pero no muy rápido.

“¡Vamos Steady!”, Dijo Speedy. “¿Estás seguro que quieres seguir intentándolo?”

Ella nunca ganaría caminando tan lento y constante. Pero los otros animales gritaban: “¡Vamos, seguí constante! ¡Puedes hacerlo!” Esto enfureció a Speedy. Steady iba a perder. ¡Era obvio!

La carrera fue muy larga. Consistía en atravesar todo el bosque y luego volver. Entonces, después de correr durante mucho tiempo, Speedy estaba solo, muy tranquilo en el bosque. Llegó al final del mismo y comenzó a dar la vuelta.

“Es un día tan agradable”, dijo Speedy. ‘Tengo suficiente tiempo. A la tortuga le llevará horas llegar hasta aquí. ¿Por qué no me tomo un descanso?”

Entonces Speedy se tumbó en el camino y se durmió.

Unas horas después, Speedy se despertó. Escuchó algo del otro lado del bosque. Eran los otros animales gritando: “¡Vamos Steady!”

“Eso es extraño”, dijo Speedy.

Entonces corrió rápidamente por el camino, tan rápido como pudo. Al otro lado del bosque, Steady estaba cerca de la línea de meta. ¡Estaba a punto de ganar la carrera!

“¡No!”, Gritó Speedy. “¿Cómo hiciste para ponerte delante de mí?”

Corrió tras Steady, pero la tortuga cruzó la línea de meta antes que él. Todos los otros animales gritaron: “¡Hurra! ¡Hurra! Steady ganó! ¡Speedy perdió! “

“¡No entiendo!”, Gritó Speedy. “¿Cómo perdí?”

Todos los demás hablaban de Steady y decían lo genial que era. Gentle se acercó a Speedy y le dijo: “¿Lo ves ahora? Ir lento pero constante hace que ganes una carrera. Y en éste caso ganó la tortuga”.

Speedy no podría creerlo. Pero era verdad. La tortuga se le acercó y sonrió. “No te preocupes, Speedy. Puedo enseñarte cómo ser lento y constante”.

“¡Por favor!”, Dijo Speedy. “¡Quiero ser el más lento y el más constante de todo el bosque!”

EL FIN

La liebre y la tortuga (video cuento)

Valores del Cuento La liebre y la tortuga

  • 1- Puedes ganar el premio dando pequeños pasos. Will Smith cuenta una historia sobre una lección que su padre le enseñó. Lo contrató a él y un amigo para construir un muro, para el cual tardaron semanas. Pero aprendió que un bien terminado (en este caso el muro) está construido con un componente más pequeño y depende de la estabilidad en la colocación correcta de los pasos anteriores. La tortuga necesitaba saber que todos sus pasos estaban en la dirección correcta.
  • 2- El éxito necesita un objetivo: Debes definir tu línea de meta. ¿Cómo sabrá que ha tenido éxito de otra manera? Define qué significa el éxito para ti. ¿Cómo se ve, suena, se siente, huele? Debería ser algo tangible
  • 3- Tienes que seguir trabajando, incluso si se vuelve aburrido. Cualquier muro se construye un ladrillo tras otro. Del mismo modo, la tortuga sabía que tenía que seguir poniendo un pie delante del otro.
  • 4- El éxito requiere esfuerzo. El esfuerzo hizo que el conejo se cansara. Tan cansado estaba que se tomó una siesta. Presumiblemente fue un esfuerzo para la tortuga también, pero decidió seguir hasta cumplir su objetivo.
  • 5- No te dejes influenciar por otros. Me pregunto cuántas personas bien intencionadas habrían tratado de disuadir a un equivalente de tortuga humana. Como dijo George Bernard Shaw, las personas que dicen que el trabajo es imposible de hacer deberían salirse del camino de las personas que realmente lo hacen.
  • 6- No te compares con otras personas aparentemente más exitosas. La mayoría de las personas se compararían con sus contrapartes, en este caso el conejo, y decidirían que no tiene sentido competir. Pero la historia está llena de historias de David y Goliat.
  • 7- Igualmente, cree en ti mismo. Incluso si tu voz interior está tratando de llenarte de dudas, un dicho que vale la pena repetir una y otra vez es que si otras personas lo han logrado, tú también puedes.
  • 8- Es mejor hacer un trabajo adecuado con atención al detalle que un trabajo descuidado e incompleto por hacerlo rápido.
  • 9- Termina lo que comienzas. El conejo era un doble perdedor. No solo se volvió complaciente y perdió el primer lugar, ni siquiera terminó la carrera. Todo lo que tenía que hacer era saltar la línea de meta, pero no se molestó. Probablemente tuvo una vida llena de proyectos iniciados pero abandonados.