Saltar al contenido

Cuento de Blancanieves y los siete enanitos


Érase una vez en un gran castillo, crecía feliz y contenta la hija de un Príncipe, a pesar de tener una madrastra malvada y celosa. Era muy bonita, con ojos azules y cabello largo y negro. Su piel era delicada y clara, y por eso se llamaba Blancanieves.

Aunque su madrastra era una mujer malvada, ella también era muy hermosa, y un espejo mágico le decía esto todos los días, siempre que lo preguntaba. “Espejo, espejo en la pared, ¿quién es la dama más encantadora de la tierra?” La respuesta era siempre; “Tu lo eres, majestad”, hasta el terrible día en que lo escuchó decir: “Blancanieves es la más encantadora de la tierra”. La madrastra estaba furiosa y, loca de celos, comenzó a planear deshacerse de ella.

Llamó a uno de sus sirvientes y lo sobornó con una rica recompensa para que llevara a Blancanieves al bosque, lejos del castillo. Luego, sin ser visto, él debía matarla. El sirviente codicioso, atraído por la recompensa, aceptó hacer este acto, y se llevó a la dulce niña. Sin embargo, cuando llegaron al lugar fatal, el coraje del hombre lo traicionó y, dejando a Blancanieves sentada junto a un árbol, murmuró una excusa y salió corriendo. Blancanieves quedó así sola en el bosque.

Llegó la noche, pero el criado no regresó. Blancanieves, sola en el bosque oscuro, comenzó a llorar amargamente. Ella sentía terribles ojos espiándola, y escuchaba sonidos extraños y crujidos que hacían latir aceleradamente su corazón. Finalmente, vencida por el cansancio, se durmió acurrucada bajo un árbol.

Blancanieves durmió en intervalos, despertando de vez en cuando con un sobresalto y mirando a la oscuridad a su alrededor. Varias veces, pensó que sentía algo, o alguien la tocaba mientras dormía.

Por fin, el amanecer despertó el bosque con el canto de los pájaros, y también a la hermosa hija del principe. Todo un mundo estaba reviviendo y la niña se alegró de ver lo tontos que habían sido sus miedos. Sin embargo, los gruesos árboles eran como un muro a su alrededor, y mientras trataba de averiguar dónde estaba, se encontró con un camino. Ella caminó por él, hasta que llegó a un descampado. Había una casa de campo extraña, con una puerta pequeña, ventanas pequeñas y una pequeña chimenea. Todo sobre la cabaña era mucho más pequeño de lo que debería ser. Blancanieves empujó la puerta para abrirla.

“Me pregunto quién vive aquí” se dijo, asomándose por la cocina. “¡Qué pequeños platos! ¡Y cucharas! Debe haber siete de ellos, la mesa está puesta para siete personas”. Arriba había un dormitorio con siete camas pequeñas y ordenadas. Volviendo a la cocina, Blancanieves tuvo una idea.

“Les prepararé algo de comer. Cuando vuelvan a casa, estarán felices de encontrar una comida lista”. Hacia el anochecer, siete hombres diminutos marcharon a casa cantando. Pero cuando abrieron la puerta, para su sorpresa, encontraron un plato de sopa humeante sobre la mesa. Arriba estaba Blancanieves, profundamente dormida en una de las camas. El enano jefe la empujó suavemente.

“¿Quién eres tú?” preguntó. Blancanieves les contó su triste historia, y las lágrimas brotaron de los ojos de los enanos. Entonces uno de ellos dijo, mientras se sonaba ruidosamente la nariz:

“Quédate aquí con nosotros!”

“¡Hurra! ¡Hurra!” gritaron, bailando alegremente alrededor de la niña. Los enanos le dijeron a Blancanieves:

“Puedes vivir aquí y cuidar de la casa mientras estamos en la mina. No te preocupes si tu madrastra te deja en el bosque. ¡Te amamos y cuidaremos de ti!” Blancanieves aceptó con gratitud su hospitalidad y, a la mañana siguiente, los enanos se pusieron a trabajar. Antes de irse le advirtieron que no le abriera la puerta a extraños.

Mientras tanto, el sirviente había regresado al castillo, con el corazón de un animal. Se lo dio a la cruel madrastra, diciéndole que pertenecía a Blancanieves, para que pudiera reclamar la recompensa. Muy satisfecha, la madrastra se volvió de nuevo al espejo mágico. Pero sus esperanzas se desvanecieron, ya que el espejo respondió: “La más bella de la tierra sigue siendo Blancanieves, que vive en la cabaña de los siete enanitos, en el bosque”. La madrastra estaba fuera de sí de rabia.

“¡Ella debe morir! ¡Ella debe morir!” gritó. Disfrazándose como una vieja campesina, puso una manzana envenenada con las demás en su cesta. Luego, tomando el camino más rápido hacia el bosque, cruzó el pantano al borde de los árboles. Llegó a la cabaña sin ser vista, justo cuando Blancanieves se despidió de los siete enanitos camino a la mina.

Ella estaba en la cocina cuando escuchó el sonido en la puerta: ¡TOC! ¡TOC!

“¿Quién está ahí?” llamó con recelo, recordando el consejo de los enanos.

“Soy una anciana campesina que vende manzanas”, fue la respuesta.

“No necesito ninguna manzana, gracias”, respondió ella.

“¡Pero son manzanas hermosas y muy jugosas!” dijo la voz aterciopelada desde afuera de la puerta.

“Se supone que no debo abrirle la puerta a nadie”, dijo la niña, que era reacia a desobedecer a sus amigos.

“¡Y muy bien también! ¡Buena chica! Si prometiste no abrirte a extraños, entonces, por supuesto, no puedes comprar. ¡Eres una buena chica!” Entonces la anciana continuó.

“Y como recompensa por ser buena, ¡voy a hacerte un regalo de una de mis manzanas!” Sin pensarlo más, Blancanieves abrió la puerta solo una pequeña grieta, para tomar la manzana.

“¡Ahí! ¿No es una manzana bonita?” Blancanieves mordió la fruta y, al hacerlo, cayó al suelo desmayada: el efecto del terrible veneno la dejó sin vida al instante. Ahora riéndose malvadamente, la malvada madrastra se apresuró. Pero cuando volvió a cruzar el pantano, tropezó y cayó en las arenas movedizas. Nadie escuchó sus gritos de ayuda, y ella desapareció sin dejar rastro.

Mientras tanto, los enanos salieron de la mina para descubrir que el cielo se había vuelto oscuro y tormentoso. Un fuerte trueno hizo eco a través de los valles. Preocupados por Blancanieves, corrieron tan rápido como pudieron por la montaña hasta la cabaña. Allí la encontraron inmóvil y sin vida, con la manzana envenenada a su lado. Hicieron todo lo posible para traerla con vida, pero fue inútil.

Lloraron y lloraron durante mucho tiempo. Luego la acostaron en una cama de pétalos de rosa, la llevaron al bosque y la metieron en un ataúd de cristal. Cada día ponían una flor allí.

Entonces, una noche, descubrieron a un extraño joven admirando el hermoso rostro de Blancanieves a través del cristal. Después de escuchar la historia, el Príncipe (¡porque era un príncipe!) Hizo una sugerencia.

“Si me permites llevarla al Castillo, llamaré a doctores famosos para despertarla de este sueño peculiar. ¡Es tan encantadora que me encantaría besarla!” Lo hizo, y como por arte de magia, el beso del Príncipe rompió el hechizo. Para sorpresa de todos, Blancanieves abrió los ojos. ¡Ella había vuelto increíblemente a la vida! Ahora enamorado, el Príncipe le pidió que se casara con él, y los enanos a regañadientes tuvieron que despedirse de Blancanieves.

Desde ese día, Blancanieves vivió feliz en un gran castillo. Pero, de vez en cuando, la volvían a visitar a la pequeña cabaña en el bosque, a sus amigos enanos.

Blancanieves y los siete enanitos (video cuento)

Valores del Cuento de Blancanieves y los 7 enanitos

1. Es maravilloso tener amigos. Cuando Blancanieves no tenía a dónde ir, fue recibida en la humilde morada de los siete enanitos. Estas pequeñas criaturas la hospedaron como si fuera uno de las suyos.

2. Puedes apelar a la bondad en todos. Cuando la Reina Malvada ordenó al leñador que matara a Blancanieves, falló, no porque fuera incapaz, sino porque Blancanieves apeló a la bondad en él. Ella creía que en el fondo el leñador era capaz de ser amable. Blancanieves tenía razón, hay bondad en todos y cada uno de nosotros.

3. Las inseguridades no justifican tu actitud mezquina. Cada vez que la reina le pregunta al Espejo Mágico, “Espejo, espejo en la pared, ¿quién es la más hermosa de todas?” y obtiene su respuesta más temida, “Blancanieves”, se enfurece. Todos tienen inseguridades. Así es como lo tratan. La reina trata con eso siendo mala y al final falló porque el mal nunca gana.

4. No hable con extraños (y no los deje entrar en su casa). Cuando el leñador no pudo matar a Blancanieves, la reina decidió hacerlo ella misma disfrazada de anciana. A pesar de los consejos de los enanos, el corazón dorado de Blancanieves seguía prevaleciendo. Habló con la anciana, aceptó la manzana que le ofreció y se durmió profundamente. Cuando tenga dudas, recuerde siempre lo que los enanos le dijeron a Blancanieves: “No hable con extraños y no los deje entrar en su casa”. Es mejor prevenir que curar.

5. La verdadera belleza viene de adentro. Impulsada por los celos, la Reina Malvada tuvo que matar a Blancanieves para convertirse en la “más bella de todas”. Pero a pesar de sus muchos intentos, la reina nunca tuvo éxito porque el espejo mágico reconoce la belleza de Blancanieves, tanto por fuera como lo más importante, por dentro. La reina no fue y nunca será tan hermosa como Blancanieves no porque sea menos atractiva sino porque su corazón no es tan puro.