Saltar al contenido

Cuento El soldadito de plomo


Una vez, un niño recibió un regalo de cumpleaños de un conjunto de veinticinco soldados de plomo. Todos ellos tenían uniformes rojos y azules brillantes y unos relucientes mosquetes de estaño. Sin embargo, uno de los soldados se destacó del resto porque solo tenía una pierna.

En la misma guardería había muchos otros juguetes. Había títeres de cera, cajas de sorpresas, naipes, muñecas de porcelana, lápices de colores y pelotas saltarinas. También vivía una hermosa bailarina que estaba parada a la entrada de un castillo de cartón frente a un pequeño lago.

La bailarina se equilibraba sobre una pierna tan bien que el soldado de plomo pensaba que solo tenía una pierna como él. Llevaba un vestido azul y una hermosa bufanda con una rosa de oropel bordada en el centro. El soldado de plomo admiraba a la bailarina desde cierta distancia y pronto se enamoró de ella. “¡Es tan hermosa y encima vive en un hermoso castillo! ¡No le agradaré en absoluto!” Pensó el pobre soldado de plomo y se sintió muy triste.

A un duende, que también vivía en la misma guardería, no le caía bien el soldado de plomo. Se ponía celoso de él cuando la bailarina le sonreía. A ella realmente le gustaba el soldado de plomo de una pierna con su elegante uniforme rojo.

Un día, el duende le advirtió al soldadito de plomo: “¡Mejor que te alejes de la bailarina! ¡Ella es mía! ¡Te lo advierto!” pero amaba tanto a la bailarina que no podía dejar de admirarla.

Un día lluvioso, mientras los títeres jugaban y la bailarina bailaba, el soldadito de plomo estaba parado en el alféizar de la ventana observando a su amada. El enojado duende, aprovechando que la ventana estaba abierta, se arrastró detrás del soldadito de plomo y lo empujó a través de ella. Dos muchachos que pasaban lo encontraron en la calle y lo dejaron flotando por una canaleta en un bote de papel. El pequeño soldado de plomo fue trasladado hacia el desagüe más cercano. Estaba desconsolado porque temía que nunca volviera a ver a su bailarina.

Vio a una enorme rata, pero el soldado de plomo fue valiente y se aferró a su mosquete, se alejó flotando justo a tiempo y escapó. En el desagüe oscuro, el pobre juguete de una pierna tuvo que luchar contra muchas ratas. El desagüe conducía a un canal donde el agua giraba ferozmente, y aquí el pequeño bote de papel comenzó a romperse. Un pez vio al soldadito de plomo y se lo tragó. Permaneció acostado dentro del mismo durante tres días, en la oscuridad.

El pequeño juguete pensó que moriría dentro del pez. Un día, un pescador lo atrapó y lo vendió en el mercado. Una señora compró el pescado y vaya coincidencia, era justamente la madre del niño (su antiguo dueño). Pronto, el pescado estaba siendo preparado para la cena en su cocina. Cuando la cocinera lo cortó, encontró al soldado de plomo. Exclamando maravillada, llamó al niño y le dio al soldadito perdido.

¡El estaba muy feliz de estar de vuelta en la misma casa con los mismos juguetes! Vio a su hermosa bailarina bailando al final de la mesa. mientras él estaba parado en el otro extremo.

¡Para la sorpresa de todos! Al niño travieso ya no le gustaba el soldado de plomo y decidió arrojarlo a la chimenea. De repente, hubo una ráfaga de viento fuerte y frío que también sopló a la bailarina al fuego. Ambos se terminaron derritiendo en el fuego. A la mañana siguiente. Cuando una criada limpió la chimenea de cenizas, encontró un pequeño corazón rojo de estaño y una pequeña rosa roja. Estos pertenecían al soldadito de plomo y a la bailarina. quienes finalmente estuvieron juntos para siempre.

El soldadito de plomo (video cuento)

Valores del Cuento El soldadito de plomo

Debes quererte tal como eres

Este pequeño soldado no recibe una buena mano en la vida. Es diferente q los otros soldados de plomo, debido a que le falta una pierna. Pero afortunadamente, nuestro pequeño juguete es valiente, se mantiene firme con sus convicciones, y principalmente, se quiere a sí mismo como ningún otro.

Sé valiente, enfrenta las adversidades y al final todo estará bien

Sin embargo, el pequeño soldado de plomo no solo es estable en el sentido físico. También es imperturbable, más cuando es arrojado por la ventana por el duende, lo succionan por una canaleta y lo llevan a un arroyo subterráneo. A pesar de este trauma, “el pobre soldado de plomo se mantuvo tan firme como siempre, no se inmutó”. Tenemos que reconocerlo: es valiente frente a la adversidad. Como la mayoría de los buenos soldados, imaginamos.

Y nuestro pequeño tiene un final bastante feliz. Cuando finalmente regresa a la casa donde vive, llega a estar con la bailarina de la que se enamoró. Cuando ve que ella sigue parada allí después de todo su tiempo fuera, “casi lloró hasta las lágrimas, y lo habría hecho si no hubiera sido tan indigno”. Porque los soldados no lloran, aparentemente. Y tampoco lo hacen los niños humanos o las niñas grandes. Entonces tal vez este soldado de plomo está un poco reprimido, pero está en buena compañía, y admiramos su valentía de todos modos.

Todo no es lo que parece, pero no obligatoriamente es malo

¿Por qué el soldado se enamora de la bailarina? Cuando la ve por primera vez, se da cuenta: “Ella estaba parada sobre una pierna, y de puntillas, porque era una bailarina de ballet; la otra pierna, la sostenía detrás de ella, de tal manera que desaparecía debajo de su falda; y por lo tanto el soldado pensaba tenía una sola pierna tal como él”

Primero, debe ser una bailarina seriamente talentosa para dar dicha ilusión óptica épicamente rockera. O tal vez los ojos del soldado de plomo también están hechos de estaño, y por lo tanto no ve muy bien. Sin embargo, se enamora de la bailarina debido a un malentendido de que comparten sobre las piernas.

El soldadito y la bailarina nunca se hablan en realidad. Este silencio nos hace preguntarnos cuál es la base real de su relación. Quizás Andersen está tratando de enseñarnos una lección aquí: es fácil enamorarse de alguien a lo lejos, mientras buscamos la imagen perfecta de una persona real probablemente imperfecta. Y es especialmente fácil enamorarse de alguien con quien comparte algunas similitudes superficiales.

Sea fiel hasta el final

Cuando el niño arroja al soldado a una estufa, es el final para él. Su pintura comienza a derretirse, y sabe que no durará mucho. Sin embargo, mantiene contacto visual con la bailarina, incluso durante sus últimos momentos: “Podía sentir que se estaba derritiendo; pero se mantuvo tan firme como siempre con su arma y mantuvo la mirada fija en la pequeña bailarina frente al castillo”.

Pero luego una brisa traslada a la bailarina de papel hacia la estufa con él, y perecen juntos. Que es más bien a lo Romeo y Julieta, ¿no estás de acuerdo? Todo lo que queda de él es “un pequeño corazón de hojalata”, que simboliza su fidelidad hacia la bailarina incluso ante la muerte.

Está bien, está bien, lo entendemos: el soldadito de plomo es estable, valiente y verdadero. Incluso si solo ama a la bailarina porque piensa que tiene una sola pierna, él seguramente se comprometió con ese amor.