Saltar al contenido

Cuento El flautista de Hamelín


Érase una vez un pequeño pueblo encantador llamado Hamelín. La gente del pueblo vivió en paz y armonía durante años. Las cosechas fueron buenas y la gente prosperó. Había melodías y bailes desde el amanecer hasta el anochecer. Sin embargo, un día, casi todo en Hamelín cambió.

Miles y miles de ratas corrieron instantáneamente hacia la ciudad. Había ratas grandes y ratas pequeñas, ratas flacas y ratas gordas. La plaga de estos pequeños monstruos se abrió camino en las casas, así como también en cada rincón de las calles. Al anochecer, no había ni un solo sector de Hamelín que no estuviera desvastado por las ratas.

Esta repugnante plaga enloqueció a la gente del pueblo. “¡Hay ratas en mi escritorio!” Gritó un hombre. “¡Hay ratas en mis zapatos!” Gritó otro. Las mujeres salieron corriendo de sus cocinas con pánico. Grandes ratas negras se escabulleron en los armarios de sus tiendas y se apiñaron sobre su comida. Los niños lloraban y se abrazaban. Mientras tanto, las ratas mordisqueaban sus juguetes y tiraban de sus vestidos.

Las noches eran más dolorosas. Bandadas de ratas se lanzaban sobre la ropa de cama y arañaban los muebles por todo el pueblo. “¡Hay ratas en mi colchón!” Sollozó una niña pequeña. “Hay ratas en el techo” Gritó su hermano. Hamelin estaba colapsada por los sonidos de los roedores y sus miles de patas corriendo de aquí para allá. La gente sacó trampas para ratones y rezó para que las ratas se fueran, pero nada funcionó.

Los residentes de Hamelín se apresuraron a buscar al alcalde. “¡Deshazte de estos ratones!” Gritaba el pueblo. El alcalde extendió las manos con una gran desesperanza encima y dijo “¿Que puedo hacer? También hay ratas en mi casa.”

Un par de días después, un extraño solicitó ver al alcalde. El curioso estaba vestido de pies a cabeza en rojo y amarillo. Él sostenía una faluta estriada. “Soy flautista: sonrió. Podría hacer que las ratas desaparezcan, si me pagas 1000 monedas de plata”. Aunque sabía que esto era una pequeña fortuna, el alcalde estuvo de acuerdo. ¡Haría cualquier cosa para librar al pueblo de esta plaga de ratas!

“No te olvides de tu promesa”, advirtió el flautista, saliendo de la puerta. El alcalde observó desde su ventana cómo el extraño cruzaba la plaza principal. Entonces el flautista comenzó a tocar una melodía interesante. Las ratas salían de las casas y tiendas encantadas por la melodía.

El Flautista viajó hacia el río, todavía tocando la melodía inusual en su flauta. Los caminos de Hamelín se tornaron negros debido a la gran cantidad de ratas que salían de sus escondites y seguían a éste sujeto. La plaga se extendió hasta la orilla del río. Rata tras rata cayó al agua, para no volver a verse nunca más.

Cuando todas y cada una de las ratas perecieron, el flautista regresó por su pago. “No tengo nada para ti”, anunció el alcalde. El hombre tonto envió al flautista de lejos sin pagarle un solo centavo. “Ahora haré otra melodía”, prometió el desconocido. “¡Y no estará tan satisfecho con el resultado final!”

El flautista salió a la calle. Comenzó a tocar un nuevo estribillo en su flauta. Esta canción fue extremadamente inquietante en comparación con la anterior. En todas las casas y en todas las calles de Hamelín, los niños dejaron de jugar. Uno por uno, trotaron siguiendo al flautista.

La gente llamaba a sus hijos para que se detuvieran, pero parecían no escucharlos. Los niños siguieron al Flautista de Hamelín a través del pueblo, cruzaron el río y se detuvieron bajo una gran montaña. De repente, aparece una entrada en la roca. Todos los niños de Hamelín entraron. El flautista bailaba, llevando a los niños a una tierra maravillosa que florecía con árboles, arbustos y flores.

Solo un niño pequeño no desapareció en la ladera de la montaña. el pequeño se había lastimado la pierna y solo podía cojear con muletas. Fue testigo de la entrada de sus amigos en la montaña, pero fue demasiado lento para seguirlos. El niño pequeño regresó a la aldea. El alcalde corrió hacia él, con la cara llena de tensión. “Mis amigos están dentro de una montaña con el Flautista de Hamelín”, gritó el niño. “Nunca volverán”.

La gente del pueblo irrumpió en la plaza del centro y furiosos señalaron con los dedos y sacudieron los puños insultando al alcalde. “¿Dónde están nuestros hijos?” Exigieron. El alcalde bajó la cabeza avergonzado. “¡Debes localizarlos!” Gritaron los aldeanos. “¡Traigan a nuestros hijos de regreso a nosotros!”.

El alcalde huyó de la ciudad de inmediato, avergonzado por su codicia. Pasó años y años recorriendo los senderos de las montañas, buscando a los niños desaparecidos de Hamelín. Incluso cuando envejeció y su ropa se convirtió en harapos, nunca se dio por vencido en su viaje. Algunos dicen que todavía está explorando hoy en día.

El flautista de Hamelín (video cuento)

Valores del Cuento El flautista de Hamelín

El valor principal que se intenta instaurar a través de este hermoso cuento, es la importancia de cumplir las promesas. Nunca des tu palabra y luego la rompas. Siempre honra un acuerdo. Su reputación es el activo más importante que existe. Te aseguramos que vale mucho más que dinero.

Tenga cuidado con quién está tratando y sepa de lo que son capaces. Si comete un gran error, intervenga rápidamente y discúlpese. Me sorprende que la gente de Hamelín no pensara detener al Flautista, suplicando su perdón y ofreciendo una compensación adicional. Eso habría arreglado todo.

Las historias a menudo surgen de la necesidad de explicar algo: por qué el sol desaparece por la noche, por qué no es una buena idea ir al bosque después del anochecer y por qué 130 niños desaparecieron de una pequeña ciudad en el norte de Alemania a fines del siglo XIII.

Se ha dicho que la historia deriva del mito indogermánico, con el flautista como un dios de la muerte, eliminando las almas de las personas, que chirrían y murmuran como ratas, a menudo relacionados con el consumo de pan. hecho con centeno infectado por un hongo llamado ergot, que tiene los mismos efectos alucinógenos que el LSD, o de los bailes celebrados en el día de San Juan, cuando se supone que ocurrieron los eventos en Hamelín. Incluso se cree que la desaparición de los niños está relacionada con la Cruzada de los Niños de 1211.

Cualquiera que sea el punto de partida de la leyenda, tiene una sensación palpable de ser provocado por un evento real. Entre los diversos detalles, uno sigue siendo consistente: cuando se menciona el número de niños, siempre es 130. En Hamelín, la desaparición aparentemente fue tratada como un hecho histórico.


Hasta aquí hemos llegado con el hermoso cuento del Flautista de Hamelín para niños. Si tienes alguna pregunta adicional que deseas hacernos, simplemente deje un comentario debajo.

Hasta pronto!!!