Saltar al contenido

Cuento de El mago de Oz


Dorothy vivía con su trabajador pero adusto tío Henry y su tía Em, en las sombrías praderas de Kansas. Era una niña enérgica y alegre que se divertía diariamente con su pequeño perro, Toto. Un día un ciclón de gran intensidad barrió la pradera. Toto se escondió debajo de la cama y Dorothy, que se encontraba jugando con él, no logró entrar en el sótano. El ciclón levantó la casa con ellos todavía dentro. A medida que pasaban las horas, trataron de mantener la calma y finalmente lograron dormirse.

Cuando despertaron, ella y Toto estaban en una tierra fantástica y extraña. Al salir de la casa, fueron recibidos por unos pocos hombres pequeños que se hacían llamar Munchkins y un anciana muy hermosa llamada Bruja del Norte. Ella le informó a Dorothy que su casa aterrizó sobre la Bruja Malvada del Este y logró matarla, liberando así a los Munchkins de su larga esclavitud bajo su mando. Dorothy se horrorizó al escuchar que había matado a alguien, pero le dieron como obsequio las zapatillas de plata que pertenecían a la Bruja. Preguntó cómo podía llegar devuelta a su casa y le respondieron que lo mejor sería hacer dicha consulta al poderoso Mago de Oz que vivía en la Ciudad Esmeralda.

El viaje de Dorothy comenzó por el camino de ladrillos amarillos que conectaba las bonitas tierras de los Munchkins y la Ciudad Esmeralda. Al pasar por un campo, se encontró con El Espantapájaros, a quien liberó de su posición en el campo. Él le dijo que quería un cerebro y le preguntó si podía ir con ella a visitar al Mago. Ella aceptó felizmente y tres (junto con Toto) continuaron por dicho camino hacia Oz. Ayudaron a salvar a El hombre de Hojalata, que se había oxidado en el bosque mientras cortaba un árbol. Se unió a ellos, esperando pedirle al mago su deseo más querido: un corazón. También se encontraron con el león cobarde, quien, después de rugirles ruidosamente, admitió tímidamente que no tenía valor y quería pedirle a Oz que le otorgara algo para que pudiera ser un verdadero Rey de las Bestias.

Los viajeros continuaron su camino y enfrentaron varios obstáculos. Encontraron una gran zanja e hicieron que el León saltara sobre ella con sus amigos en su espalda. Llegaron a un campo lleno de amapolas hermosas pero mortales; Dorothy y Toto e incluso el León cayeron en un sueño profundo. El Espantapájaros y el hombre de hojalata cargaron a Dorothy y Toto, pero recibieron la ayuda de miles de ratones de campo para llevar a cabo el León.

Cuando finalmente llegaron a Oz, el Guardián en la Puerta de la brillante ciudad verde se sorprendió al escuchar que querían ver a Oz, ya que nadie había solicitado una visita durante muchos años. Les dijeron que podían ver a Oz uno por uno en su sala del trono en días separados. Dorothy, el Espantapájaros, el Hombre de hojalata y el León se encontraron con un Oz diferente: una cabeza enorme, una mujer hermosa, una criatura aterradora y una bola de fuego, y se les dijo que la Bruja Malvada del Oeste debía ser asesinada. antes de que se les concedieran sus deseos. Abatidos pero al darse cuenta de que no había otra manera, los compañeros se pusieron en marcha una vez más.

Su viaje fue acosado por el peligro ya que la poderosa Bruja sabía que iban a venir. Ella trató de destruirlos con varios secuaces, cuarenta lobos, cuervos y abejas negras, pero cada enjambre fue derrotado. Finalmente, la Bruja envió a los Monos Alados tras los viajeros (que eran ordenados por el Gorro Dorado). La Bruja les ordenó que destruyeran al Hombre de hojalata y al Espantapájaros y que la trajeran a Dorothy y al León. Dorothy, a quien no podía dañar ya que la Buena Bruja del Norte le había dado una marca de protección, fue obligada a trabajar en la cocina de la Bruja. El León estaba encadenado debido a que se negó a trabajar para ella.

Un día, la Bruja notó las zapatillas plateadas de Dorothy, y al darse cuenta de su poder secreto, trató de hacer tropezar a Dorothy para que se salieran de sus pies. Esto enfureció a la niña y arrojó un cubo de agua sobre la Bruja. Para su sorpresa, el agua derritió a la Bruja y Dorothy quedó libre. Esto fue alentador para aquellos en la tierra de la Bruja a quienes ella había esclavizado: los Winkies. Dorothy, Toto y el León abandonaron el castillo de la Bruja y, tomando el control del Gorro Dorado, ordenaron a los Monos que los llevaran a la Ciudad Esmeralda.

Para su consternación, cuando llegaron a la Ciudad Esmeralda, el Mago afirmó que no podía ayudarlos. El León rugió ruidosamente con ira, asustando a Toto y enviándolo detrás de una cortina. Esto reveló a un anciano pequeño y deteriorado. Era un simple ventrílocuo y globo de Omaha que accidentalmente terminó en Oz cuando el viento llevó su globo lejos de casa. Los Munchkins pensaban que era un poderoso mago, y aunque no era un hombre cruel, siguió la ilusión. Construyeron la Ciudad Esmeralda y vivieron felices bajo el gobierno del Mago. Les dijo que se deshicieran de la Bruja ya que ella tenía poder real.

Después de contar su historia y disculparse por su engaño, dijo que trataría de ayudarlos de todos modos. Con un poco de manipulación de buen corazón, le dio al Espantapájaros, al Hombre de hojalata y al León lo que querían, y señaló que cada uno había mostrado lo que pensaban que les faltaba en el viaje. Su plan para Dorothy era volar sobre las fronteras del desierto de Oz en su globo. Él planeó ir también, pero justo cuando estaban a punto de partir, Toto distrajo a Dorothy y perdió el globo. Se fue navegando por el cielo y todos gritaron de tristeza.

Trató de pedirles a los Monos Alados en su segundo comando que la llevaran a Kansas, pero dijeron que no podían viajar más allá de las fronteras de Oz. Un soldado en la Ciudad Esmeralda le sugirió que viajara a la casa de la Buena Bruja del Sur, Glinda. Este parecía un plan válido y Dorothy se dispuso una vez más, acompañada por sus amigos, a retomar el viaje. Juntos se enfrentaron a criaturas más curiosas y peligrosas: personas hechas de porcelana, las tortuosas cabezas de martillo y las bestias del bosque que luego coronaron al León como su rey.

Su viaje no fue fácil, pero finalmente llegaron al encantador castillo de Glinda. Dijo que no necesitaba ayudar a Dorothy porque los zapatos plateados de la niña poseían ese poder: simplemente tenía que apretar los talones tres veces y decir a dónde quería ir para estar allí. A cambio de su ayuda, Dorothy le dio el Gorro Dorado, y ella usó los tres comandos para enviar al Espantapájaros a gobernar la Ciudad Esmeralda, al Hombre de hojalata para gobernar a los Winkies y al León para gobernar a las bestias en el bosque. Luego le dio la Gorra a los Monos y los liberó de su esclavitud.

Dorothy se despidió de sus amigas, les deseó lo mejor, y luego chasqueó los talones y dijo: “¡Llévame a casa con la tía Em!”. Finalmente terminó en la pradera de Kansas, aunque los zapatos plateados se habían caído en el desierto. Corrió hacia su tía Em, que estaba asombrada de verla y le preguntó dónde había estado. Dorothy respondió que había estado en Oz y que estaba contenta de estar otra vez en casa.

El mago de Oz (video cuento)

Valores del Cuento El mago de Oz

  • 1. Nunca te rindas: Dorothy nunca dejó de intentar llegar a casa incluso cuando la malvada bruja del oeste envió monos voladores detrás de ella. Entonces, cuando las cosas se ponen difíciles, quédese en su camino de ladrillos amarillos y también superará sus obstáculos.
  • 2. Los buenos amigos vienen en los lugares más improbables: aunque el Espantapájaros, el Hombre de hojalata y el León cobarde no son los componentes básicos típicos en su grupo, estos tres amigos siempre cuidaron la espalda de Dorothy. No evites a un posible amigo porque es diferente a ti.
  • 3. Nunca dejes de soñar: el viaje de Dorothy a Oz fue difícil, pero finalmente lo logró. Lo importante es no bajar los brazos.
  • 4. Puedes lograr cualquier cosa: El Espantapájaros quería un cerebro. El hombre de hojalata quería un corazón y el león quería ser valiente. Aunque pensaron que tenían que pedirle al Mago que les concediera sus deseos, encontraron esos rasgos dentro de sí mismos.
  • 5. El verdadero coraje enfrenta tus miedos: el León mejor lo representaba cuando dejaba de lado sus propios miedos para ayudar a sus amigos.
  • 6. No hay lugar como el hogar: no necesitas ciudades esmeraldas ni zapatillas de rubí. Todo lo que necesitas te está esperando … en casa.