Sistema Solar

Es sabido que la Tierra se encuentra dentro del sistema planetario llamado Sistema Solar. Ahora nos ocuparemos de entender qué es el sistema solar.


¿Qué es el Sistema solar?

Cuando hablamos del sistema solar , nos referimos a un sistema planetario del cuál la Tierra forma parte y en cuyo centro se encuentra el Sol. Alededor de él orbitan numerosos cuerpos celestes: los planetas y sus satélites, los asteroides, los cometas, los meteoritos y polvo interplanetario.

El Sistema solar es parte de la galaxia de la Vía Láctea, que está compuesta pormiles de millones de estrellas: el Sol a unos 28000 años luz del centro de la Galaxia.

La Vía Láctea se percibe como una franja de etsrellas con un cuerpo principal que se parece a la forma de un disco.

Características del Sistema solar

Entre las características del Sistema solar es que está formado por una estrella central que es el Sol , ciertos cuerpos que acompañan y el espacio entre los mismos. En el sistema solar podemos decir que giran alrededor del sol nueve planetas, ellos son:  Mercurio, Venus,Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano , Saturno y Plutón, el planeta enano. Estos satelites  entre los que se encuentra la Tierra se mantienen en órbita por la fuerza de gravedad del sol.

Las dimensiones del sistema solar son dificilmente definibles, se lo considera una esfera irregular de un diámetros de cerca de 80 UA. Entre medio de los satelites no está vacío, se encuentra un medio interplanetario.

Obviamente que el sol posee una particular importancia porque es la única fuente de energía térmica del sistema.Se lo considera la estrella madre del sistema solar.

Curiosidades sobre el Sistema Solar

Les contamos algunas curiosidades sobre el Sistema Solar que seguramente a los niños les van a llamar la atención.

La Tierra no es el único planeta a tener una Luna. También por ejemplo Jupiter tiene y más de una! En todo el Sistema Solar hay más de 150 lunas que orbitan en torno de cuerpos más grandes.

La Tierra no es el único planeta con atmósfera. El Sistema Solar hospeda diferentes mundos dotados de atmósfera.

Saturno es el planeta famoso por el anillo que posee , pero no es el único con esta particularidad. Hay otros tres planetas que alrededor tienen una faja de detritos cósmicos como Saturno, ellos son Jupiter, Urano y Neptuno.

¿Estamos solos en el Universo? Muy probabemente no. Por eso hay tantas investigaciones espaciales buscando en que lugar hay condiciones adecuadas para el desarrollo de organismos vivientes.

• En el espacio hay más de 300 satélites y módulos que estudian y analizan la profundidad del cosmos, a los que hay que añadir muchos astronautas que están en orbita en la Estación Espacial Internacional.

El Sistema Solar emplea cerca de 230 millones de años para cumplir un giro completo alrededor del centro de la galaxia.

Formación del Sistema solar

El Sistema Solar es el sistema planetario en el que vivimos donde como dijimos los satelites giran alrededor de una estrella, el sol, de quien toma el nombre de sistema solar. Se ha formado hace 4 millones de años y se cree que durará unos 5 a 7,5  más.

Responder esta pregunta de manera comprensiva no es nada fácil porque no podemos invertir el tiempo y observar los planetas como lo estaban hace miles de millones de años. Por lo tanto, debemos transformarnos en historiadores escrupulosos e intentar reconstruir los eventos de nuestro vecindario cósmico analizando las pocas pistas que tenemos a nuestra disposición, sin olvidarnos de explotar a nuestro favor la enorme inmensidad del Universo.

Estudio de asteroides y cometas:

Una ayuda muy importante puede venir del estudio de los asteroides y los cometas, ya que se cree que sus características no han cambiado radicalmente desde el momento de su formación. Estos, por lo tanto, pueden darnos información sobre la edad de las rocas más antiguas del Sistema Solar y sobre la composición química del material con el que se formaron los planetas.

Análisis de cráteres formados por el impacto

Otra ayuda podría provenir del análisis de cráteres de impacto en cuerpos celestes sin atmósfera, como la Luna y Mercurio. El número de impactos y una estimación de la edad de la tierra que ha sufrido el bombardeo nos permiten caracterizar el entorno interplanetario a lo largo de la historia.
Muchos de los impactos lunares ocurrieron hace entre 3.5 y 4.000 millones de años. Las porciones superficiales más recientes, como los mares, tienen una concentración significativamente menor de cráteres.
La conclusión más lógica es pensar que en esas épocas remotas el Sistema Solar era un lugar mucho más poblado, poblado por miles de millones de asteroides e incluso muchos planetas pequeños.

Discos de escombros alrededor de estrellas en formación

Importantes pistas para tratar de arrojar luz sobre la historia del Sistema Solar también provienen del exterior.
La observación de numerosas estrellas, nebulosas y sistemas planetarios de diferentes edades, luego en diferentes etapas de desarrollo, proporciona una instantánea bastante precisa de los pasos que el Sistema Solar presumiblemente ha recorrido desde su formación. De hecho, no hay razones para considerar el desarrollo del Sistema Solar de alguna manera diferente y privilegiado en comparación con lo que sucede con las otras estrellas del Universo. Para confirmar esto, parece que la formación de discos de escombros, por lo tanto sistemas planetarios, puede ser un fenómeno común como el que conduce al nacimiento de estrellas, probablemente incluso inevitable para todas las estrellas, excepto tal vez las grandes estrellas azules, cuya vida puede ser más corto que el tiempo requerido para que se formen los planetas.

Teoría más acreditada: Nebulosa primordial

La teoría actualmente más acreditada para la formación de sistemas planetarios, incluido el Sistema Solar, es la de la “nebulosa primordial“. Una inmensa nube de gas y polvo giratorios de los que el Sol y los planetas se habrían formado, junto con otras decenas o Cientos de estrellas Es curioso cómo esta hipótesis fue hipotetizada mucho antes de la evidencia científica de algunos ilustres filósofos del pasado, incluido el gran Immanuel Kant.

El escenario de la formación del Sistema Solar podría ser el siguiente:

Una gran nube fría de gas interestelar compuesta de hidrógeno, helio y una pequeña parte de elementos pesados agregados en forma de polvos (menos del 2% en masa), vagan por la Galaxia. Esta mezcla de sustancias es probablemente lo que queda de la muerte de varias estrellas más viejas, agrupadas por movimientos galácticos y la gravedad.
En algún punto, la cantidad de gas en la nube interestelar es tan alta que la gravedad comienza a hacer sentir sus efectos, tal vez debido a alguna perturbación externa, como la explosión de una supernova o la compresión debida a la entrada de uno de los brazos espirales de la Vía Láctea. Cuando el delicado equilibrio que sostiene la nube contra su propia gravedad se rompe, se hace cargo y comienza a dominar el juego.
Los gases y polvos comienzan a contraerse por su propio peso; la nebulosa se fragmenta en regiones más pequeñas. En cada una de estas regiones nacerá una estrella y, si hay grandes problemas, incluso un sistema planetario.

Así que concentrémonos solamente en la porción de la nebulosa que producirá el Sol y los planetas, nuestra nebulosa primordial.
Durante la fase de contracción, que dura varios millones de años, la nube comienza a girar más y más rápido debido al principio de conservación del momento angular.

¿Cuál es el momento angular y qué implica su conservación? Sin recurrir a fórmulas físicas, hagamos un experimento: tratemos de sentarnos en una silla giratoria, esparzaremos brazos y piernas y dejemos que un amigo nos ponga en rotación. Cuando estamos a punto de detenernos, cerramos rápidamente los brazos y las piernas, acercándolos lo más posible al cuerpo: ¡la silla comenzará a girar!

Este efecto es un principio válido para cada objeto y e n cualquier lugar del Universo.
Si la nube protosolar tiene una rotación muy pequeña, cuando reduce su diámetro varias decenas de veces, la velocidad de rotación aumenta. La rotación global también explica perfectamente por qué todos los planetas y una gran parte de los cuerpos celestes del Sistema Solar actual giran alrededor del Sol en la misma dirección.

Debido a la fuerza centrífuga, la nube toma la forma de un disco, con un diámetro de la parte más densa de aproximadamente 10 mil millones de kilómetros y un espesor de 100 millones de kilómetros.
En el centro, donde nacerá el Sol, se acumula una gran cantidad de gas.


La contracción gravitacional calienta la zona central desde una temperatura inicial de aproximadamente -260 ° C hasta aproximadamente 2000 ° C: y ‘formó un protostar, un embrión de la forma esférica que pronto va a convertir en una estrella en todos los aspectos.
Al final del proceso, el Sol contendrá tanto como 99.86% de la masa de todo el Sistema Solar.

Las migas del gas y los polvos que se dejan en rotación alrededor de la protostar forman lo que se llama el disco de acreción. Las porciones más cercanas a las áreas centrales se incorporan lentamente por la protostar, en un proceso que aumenta el calor interno debido a la compresión creciente.
Lo suficientemente lejos del centro, el gas se enfría lo suficiente, de tal manera que una parte se recupera en polvos y hielo; las partículas están ahora mucho más cerca unas de otras que cuando estaban en la nebulosa primordial, que era miles de veces más grande.
Las colisiones continuas y la fuerza de gravedad comienzan un lento proceso de agregación para formar piezas de roca de grandes dimensiones, llamadas planetesimales. Debido a la extrema debilidad de la gravedad, se cree que las primeras fases de la formación de desechos a partir de granos de polvo con las dimensiones típicas de unas pocas micras, en realidad están dominadas por otra fuerza. Al igual que las gotas de lluvia de una nube, colisionando entre sí, se cargan con electricidad estática que luego descarga al suelo a través de un rayo, incluso en la nebulosa primordial, el material en el disco de carga se frota. La fuerza electrostática resultante es bastante fuerte, ciertamente mucho más que la gravedad, para comenzar a acumular los granos de polvo y formar pequeños núcleos que gradualmente comienzan a sentir la fuerza recíproca de la gravedad.
No es bien conocido cuando se producen entre la fuerza electrostática y la gravedad, pero por supuesto, cuando se tienen planetesimas, que pueden considerarse pequeños asteroides, la gravedad es ahora la única fuerza que controla el juego, en un crescendo rossiniano.

Principales fases de la formación del Sistema Solar

Probablemente miles de miles de millones a lo largo del disco de acreción, los planetesimales, al colisionar y fusionarse, generan una gravedad cada vez mayor, lo que aumenta la velocidad y la violencia de las colisiones con otros planetesimales. Las temperaturas altas inducidas por colisiones cada vez más violentas fusionan la planetesimal y lentamente dan una forma esférica, borrando completamente cualquier signo de evolución anterior, incluyendo los materiales más volátiles, que sólo es aggregheranno en los suburbios más silenciosos o posteriormente formarán las atmósferas.

Después de estas fases violentas, los planetesimales se han convertido en protoplanetas completamente fusionados, con temperaturas de varios miles de grados.
Los protoplanetas son los embriones de los planetas actuales. Su tamaño depende críticamente de la distancia del Sol y la densidad del disco de polvo.
En esta fase también se produce el fenómeno de la diferenciación gravitacional: los materiales más pesados, como el níquel y el hierro, se hunden hacia el centro, dejando principalmente silicatos y metales ligeros en la superficie.
El calor se dispersará lentamente en el espacio de enfriamiento de la superficie, pero no el núcleo, que permanecerá con miles de grados durante varios miles de millones de años, gracias también al calor generado por la desintegración radiactiva de algunos elementos, incluyendo uranio.

En las regiones internas, la gran cantidad de radiación emitida por la protostar se enciende y el intenso calor tiende a evaporarse y dispersar el gas y el polvo del disco hacia afuera. La mayor concentración se alcanza en un área a unos 600-800 millones de kilómetros de distancia.
La diferencia de tamaño entre los planetas rocoso y gigante prueba la validez de este escenario, con Júpiter, el más grande a solo 800 millones de kilómetros del centro.
La formación de protoplanetas puede tomar desde alrededor de cien mil a veinte millones de años.

En cierto punto, sin embargo, algo interrumpe abruptamente la fase de acreción.
El calor en el núcleo de protostar está excediendo la temperatura crítica de 10 millones de grados. El Sol finalmente activa su propia energía a través de los procesos de fusión termonuclear: nuestra estrella nació.
Como resultado de la ignición, el Sol primordial emite una gran corriente de partículas cargadas, un viento solar bastante violento capaz de barrer el gas residual de las regiones internas del Sistema Solar.
A partir de este momento, el destino de los planetas está determinado por la masa alcanzada hasta ese momento y por la distancia del sol recién nacido.
Si el protoplaneta es lo bastante masivo para retener una parte del gas con su propia gravedad, formará un planeta gaseoso, de lo contrario parte o incluso toda la envoltura gaseosa formada serán barridos por el viento solar. El resultado en este caso será un planeta rocoso.

Las observaciones de los núcleos de los planetas gaseosos apoyan esta hipótesis: sus dimensiones son similares a las de los planetas interiores, lo que confirma que, desde un cierto punto de vista de los planetas rocosos son más que grupos de gas privada planetas envolvente atmosférica debido viento solar y altas temperaturas en las regiones donde se formaron.
La limpieza efectuada por el viento solar bloquea de manera efectiva el proceso de formación de los cuerpos celestes, dando lugar a una nueva y violenta fase.

La evolución posterior es de hecho una lucha extenuante para la supervivencia.
En el Sistema Solar no hay lugar para todos: muchos de los inquilinos son destruidos por impactos violentos, confinados a los suburbios o incluso expulsados como resultado de encuentros cercanos.
Algunos cuerpos son capaces de resolver golpes mortales , cambiando sus características y propiedades orbitales.


Es de suponer que esta suerte le tocó a la Tierra, golpeada por un planetesimal del tamaño de Marte 100 millones de años después de su formación, que ha ralentizado el movimiento orbital, el eje está inclinado más de 23 ° y  desprendiendo una cantidad de material suficiente para formar la Luna.
Por destructivo que parezca, tal impacto probablemente haya sido providencial para el desarrollo pacífico de la vida en nuestro planeta y una evolución garantizada por miles de millones de años. La presencia de la Luna, de hecho, juega un papel fundamental en la estabilización de la inclinación del eje de la Tierra. Sin su presencia, el eje habría cambiado de inclinación a lo largo del tiempo, dando lugar a trastornos climáticos que habrían ralentizado o incluso impedido la evolución de seres vivos complejos.

Los impactos violentos parecen haber afectado a otros planetas, produciendo resultados diferentes, pero igualmente evidentes. Un destino similar podría haberle sucedido a Venus: un impacto central probablemente se revirtió e hizo que el período de rotación fuera muy lento, cancelando también el campo magnético.
Probablemente ni siquiera Urano se salvó, a pesar de estar en una región presumiblemente más tranquila: un impacto ha hecho que el planeta gire e incline el eje de rotación de casi 100 °.
Esta dura lucha, que tuvo lugar hace 200 millones de años de formación, ha alterado los cuerpos principales y destruido los planetesimales más peligrosos. De hecho, se piensa que el Sistema Solar primordial estaba mucho más poblado que los planetas que podemos ver ahora. Alguien hipotetiza la existencia de unos veinte cuerpos de tamaño planetario. Muchos chocaron y fueron destruidos, otros pueden haber sido arrojados en las afueras del Sistema Solar y otros pueden haber sido expulsados de los juegos complicados y ondas gravitacionales los condenaron a vagar en soledad por la Galaxia.

La primera batalla finaliza con la eliminación de cuerpos celestes superfluos, lo que no podría garantizar la estabilidad del Sistema Solar.
La segunda batalla presentó a los cuerpos menores que todavía poblaban las regiones del Sistema Solar en grandes cantidades. En los siguientes mil millones de años lanzaron toda su fuerza destructiva contra los planetas supervivientes.
Al final de la guerra, hace 3.500 millones de años, de los miles de millones de pequeños cuerpos celestes y planetarios que poblaron las áreas internas del Sistema Solar, no había rastro, mientras que los cuerpos supervivientes habrían traído, para siempre, las heridas de un encuentro que no conoció la piedad.
La lucha por la sobrevivencia no fue una prerrogativa solo de los animales que se encontraban en la superficie de la Tierra, sino que una ley natural a través de la cuál el Universo realiza sus propias elecciones evolutivas.

Video de Youtube sobre el nacimiento del sistema solar:

Los Planetas del Sistema solar

Dentro del Sistema Solar podemos encontrar los planetas terrestres y los planetas gaseosos.

Los planetas del Sistema Solar: los planetas terrestres

Los planetas terrestres se llaman de esta manera porque tienen las características más similares a la Tierra: son los más cercanos al sol y están compuestos principalmente de rocas o metales. Como ya hemos mencionado, los planetas del sistema solar que entran en esta primera clasificación son la Tierra, Marte, Venus y Mercurio.

• Tierra: planeta habitado

La Tierra es el planeta donde nosotros vivimos. , tiene como satelite a la luna.Es el quinto planeta mayir de los planetas del sistema solar y el mayor de los cuatro planetas terrestres o rocosos.

• Mercurio: el más cercano al sol

Mercurio es el planeta más cercano al Sol y también el más pequeño de los planetas de la Tierra. Los movimientos de rotación y revolución son muy rápidos en este planeta, tanto que cualquier punto en la superficie de Mercurio permanece expuesto a los rayos solares durante 176 días en la Tierra. Por esta razón (y su proximidad al sol) las temperaturas en este planeta pueden alcanzar los 420 ° y, por lo tanto, la vida sería imposible. Mercurio ni siquiera tiene una atmósfera real: la capa de gas es demasiado delgada y por esta razón ni siquiera hay agua en el planeta (se evaporaría demasiado pronto).

• Venus: el planeta más cercano a la Tierra

Venus es el segundo planeta más cercano al sol y también el más cercano a la Tierra, tanto que podemos observar desde nuestro planeta. Venus tiene características similares a la Tierra, pero sería imposible cualquier forma de vida tal como la entendemos en este planeta: las temperaturas son realmente muy altas porque la atmósfera está compuesta principalmente de dióxido de carbono y ácido sulfúrico. Entonces, el efecto invernadero en Venus es muy alto, por lo que las temperaturas rondan los 475 °. Además, la presión atmosférica es muy alta porque la atmósfera está compuesta de elementos pesados: la vida como la concebimos no sería posible en Venus, por todas estas razones.

• Marte: el planeta más similar a la Tierra

Marte es el planeta más parecido a la Tierra y por eso se suele hablar de la posible existencia de marcianos: sin embargo, este planeta no estaríamos habitables por un ser humano vivo, porque las temperaturas aquí son bastante frío (que van desde -14 ° C a -120 ° ) y por esta razón no hay agua, solo hielo. Además, la atmósfera de este planeta es muy delgada y está compuesta casi por completo de dióxido de carbono: un ser humano no podría respirarlo.

Los planetas del Sistema Solar: los planetas gigantes o gaseosos

Los planetas del sistema solar definidos como gigantes son los más distantes del sol y, por lo tanto, con temperaturas más bajas y su composición es predominantemente gaseosa (por esta razón se llaman también planetas gaseosos  ). Ellos son Urano, Saturno, Júpiter y Neptuno. Mientras que los planetas terrestres se llaman así porque poseen características similares a la Tierra. Son los planetas que se encuentran más cercanos al sol y están compuestos  prevalentemente de rocas y metales. Dentro de esta clasificación podemos nombrar a los siguientes planetas: Tierra, Marte, Venus y Mercurio.

• Júpiter: el planeta más grande del sistema solar

Júpiter es el planeta más grande en el sistema solar y es el quinto más grande en el sol. La masa de este planeta es más de 300 veces mayor que la de la Tierra y, como hemos dicho, está compuesta principalmente de hidrógeno en estado líquido. Su atmósfera está compuesta de helio, hidrógeno y metano y probablemente hay un núcleo ferroso en su interior, pero es solo una hipótesis. Júpiter está rodeado por 16 satélites (los más famosos son Europa, Io, Ganimedes y Calisto) e incluso en este planeta la vida sería naturalmente imposible.

• Saturno: el planeta de los anillos

Saturno es el segundo de los planetas del sistema solar en tamaño, precedido solo por Júpiter. También en este planeta, la atmósfera se compone principalmente de hidrógeno, pero también de helio, metano, amoníaco y vapor de agua. Es un planeta gaseoso, en el que no hay una superficie sólida real. Saturno es conocido sobre todo por sus anillos espectaculares, que se encuentran alrededor de su órbita: estos están compuestos de partículas de roca, polvo y hielo y son, sin duda, muy fascinantes.

• Urano: el más pequeño de los planetas gigantes

Urano es el segundo más pequeño de los planetas del sistema solar llamado gigantes, pero su masa es todavía 14 veces mayor que la de la Tierra. Urano es un planeta liso, con un color azul típico debido a su atmósfera, compuesto de metano, amoníaco y vapor de agua. Incluso Urano, como Saturno, tiene anillos, incluso si son más pequeños y menos luminosos: hasta ahora se han contabilizado 11, pero podría haber incluso más (como en el caso de Saturno). Por supuesto, incluso en Urano, la vida sería imposible, debido a su atmósfera y composición.

• Neptuno: planeta gemelo de Urano

Neptuno es definido como el planeta gemelo de Urano porque posee un típico color azul debido a la presencia de grandes cantidades de metano en la atmósfera. Neptuno poseeuna serie de anillos y algunos satelites que eran desconocidos hasta elaño 1989 cuando el Voyager 2 los individualizó. Mientras que Neptuno había sido individualizdo en el año 1846,para luego haber sido descubierta su luna, Tritón. El más famosos de los satelites de Neptuno es Tritón que rota alrededor de Neptuno al revés de cómo lo hacen los demás. Neptuno  posee 14 satélites naturales y es el penúltimo de los satélites del sistema solar con respecto a la cercanía al sol, por lo tanto en el hay temperaturas muy bajas.

• Plutón: el planeta enano

Plutón tiene diferentes características con respecto a los otros planetas y se define como el planeta enano porque es el más pequeño en absoluto. Este planeta es el más distante al sol: cuando se encuentra más cerca es unas 30 veces la distancia de la Tierra, por lo tanto la temperatura es decididamente baja. Plutón está compuesto la mayor parte por roca y un 20% de agua y metano congelado. Por eso en este planeta sería casi imposible la vida, sobre todo por estar lejos del sol. Plutón posee un satelite llamado Caronte, muy pequeño, hasta comparado con Plutón.

El Sol (Estructura, composisión, actividad)

 

El sol , que parece una bola de fuego, en su estructura interna es una esfera de gas concentrado a elevar la temperatura. La superficie visible es solamente el estrato más extermno de la estrella que se llama comunmente “atmósfera solar”.

Estructura del sol:

El sol posee una zona interna que está formada por:

• Núcleo central.

• Zona radiactiva.

• Zona convectiva.

Y la zona externa del sol:

• Fotosfera

• Cromosfera

• Corona solar

• Atmósfera exterior

El sol es considerado como la estrella más cercana a la Tierra, es la única cuando miramos al cielo que no aparece como un punto sino como una gigantesca esfera de gas ionizdo que iradia energía en todas las direcciones del espacio en forma de radiaciones electromagnéticas. Una pequeña fracción de esta energía llega a la Tierra  con gran influencia sobre los ciclos biológicos, el clima, la luz y en forma indirecta, la actividad humana.

Como otras estrelllas el sol es una esfera a altísima temperatura que roza los 6000 K, mientras que el centro del sol , donde el Hidrógeno se transforma en Helio, llega a una temperatura de 15 millones de K.

El sol es considerado una estrella vieja y estable, caracterizada por dos tipos de movimiento, uno de traslación que cumple junto al sistema solar y otro de rotación , en dirección oeste-este, alrededor de su propio eje.

Actividad del sol: La superficie solar puede parecer una zona extremadamentwe tranquila, pero en realidad está caracterizada por períodos tranquilos y otrs llamados de acr¡tividad solar. Las más conocidas son las manchas solares, amplias zonas oscuras y frías que se encuentran en la fotoesfera y se caracterizan por tener un núcleo central ( sombra) circundado por una zona clara ( penumbra). Por lo general estas manchas tienen una vida breve, se encuentran en grupo o en parejas y cambian contínuamente su posición. Cada mancha solar se asocia con un campo magnético local que obstaculiza el flujo de gases calientes al interior del Sol y que probablemente responden a una reduccion de las temperaturas en estas zonas.

Tempestades solares: son fenómenos que se verifican provocando e llamado viento solar, que en definitiva llegará a golpear en 24 horas el campo magnético terrestre. Se sabe que en correspondencia a las manchas solares hay intensos campos magnéticos que iradian enormes cantidades de energía, transformandola en energía cinética, térmica y de radiación.

Las tempestades solares pueden provocar graves daños en la Tierra, ya sea a los GPS, a los satélites de comunicación y hasta bloqueamientos en regiones enteras. También se relaciona con tempestades solares a un aumento de patologías como tumores, que si bien no se manifiestan de inmediato, aparecerán con el tiempo.

Auroras boreales: este fenómeno que se puede ver tanto en el norte como en el sur. Es un espectáculo óptico llamado aurora polar o australcausado por la ionización de los átomos que se encuentran en la región más externa de la atmósfera con emisión de luces de color porque los corpúsuclos solares pueden penetrr en la atmósfera.

Imágenes del Sistema Solar

Dejamos algunas imágenes del Sistema solar que podrán descargar.

Planetas del sistema solar.

 

i

La Tierra es el único planeta con océanos.

El sistema solar formado por el sol y nueve planetas que giran a su alrededor.

 

Imágenes del Sistema solar

Maura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.