Saltar al contenido

Biografía de Albert Einstein para niños

Albert Einstein se cita a menudo como uno de los científicos más influyentes del siglo XX. Su trabajo continúa ayudando a los astrónomos a estudiar todo, desde las ondas gravitacionales hasta la órbita de Mercurio. La ecuación del científico que ayudó a explicar la relatividad especial (equivalencia entre masa y energía), E = mc ^ 2, es famosa incluso entre aquellos que no comprenden la física subyacente. Einstein también es conocido por su teoría de la relatividad general (una explicación de la gravedad) y el efecto fotoeléctrico (que explica el comportamiento de los electrones en determinadas circunstancias); este último trabajo le lo ayudó a obtener el Premio Nobel de Física en 1921.

Einstein también intentó en vano unificar todas las fuerzas del universo en una sola teoría, en la que todavía estaba trabajando en el momento de su muerte. Siga leyendo para obtener toda la información acerca de dicho científico.

Biografía de Albert Einstein para niños

Los primeros años de Einstein

Einstein nació el 14 de marzo de 1879 en Ulm, Alemania, una ciudad que hoy tiene una población de poco más de 120.000. Hay una pequeña placa conmemorativa donde solía estar su casa (fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial). La familia se mudó a Munich poco después de su nacimiento, y más tarde a Italia cuando su padre enfrentó problemas para administrar su propio negocio. El padre de Einstein, Hermann, dirigía una fábrica de electroquímicos y su madre Pauline se hizo cargo de Albert y su hermana menor, María.

Einstein escribiría en sus memorias que dos “maravillas” afectaron profundamente sus primeros años, según Hans-Josef Küpper, un estudioso de Albert Einstein. El joven Einstein se encontró con su primera maravilla, una brújula, a los 5 años: estaba desconcertado de que fuerzas invisibles pudieran desviar la aguja. Esto conduciría a una fascinación de por vida por las fuerzas invisibles. La segunda maravilla llegó a los 12 años cuando descubrió su amado libro de geometría.

Contrariamente a la creencia popular, el joven Albert era un buen estudiante. Se destacaba en física y matemáticas, pero era un alumno más “moderado” en otras materias. Sin embargo, Einstein se rebeló contra la actitud autoritaria de algunos de sus profesores y abandonó la escuela a los 16 años. Más tarde hizo un examen de ingreso a la Escuela Politécnica Federal Suiza en Zúrich, y aunque sus rendimientos en física y matemáticas fueron excelentes, sus calificaciones en otras áreas fueron insatisfactorias y no aprobó el examen. El aspirante a físico tomó cursos adicionales para cerrar la brecha en sus conocimientos y fue admitido en el Politécnico Suizo en 1896, y en 1901 recibió su diploma para enseñar física y matemáticas.

Sin embargo, Einstein no pudo encontrar un puesto de profesor y comenzó a trabajar en una oficina de patentes de Berna en 1901, según su biografía del Premio Nobel. Fue allí cuando, entre el análisis de las solicitudes de patentes, desarrolló su trabajo de relatividad especial y otras áreas de la física que luego lo hicieron famoso.

Einstein se casó con Mileva Maric, un viejo amor suyo de Zurich, en 1903. Sus hijos, Hans Albert y Eduard, nacieron en 1904 y 1910. (Se desconoce el destino de un niño que nació en 1902 antes de su matrimonio, Lieserl .) Einstein se divorció de Maric en 1919 y poco después se casó con Elsa Löwenthal, quien murió en 1933.

La carrera de Einstein

La carrera de Einstein lo envió a varios países. Obtuvo su doctorado en la Universidad de Zúrich en 1905 y posteriormente ocupó puestos de profesor en Zúrich (1909), Praga (1911) y Zúrich nuevamente (1912). Luego, se trasladó a Berlín para convertirse en director del Instituto de Física Kaiser Wilhelm y profesor de la Universidad de Berlín (1914).

Una importante validación del trabajo de Einstein se produjo en 1919, cuando Sir Arthur Eddington, secretario de la Real Sociedad Astronómica, dirigió una expedición a África que midió la posición de las estrellas durante un eclipse solar total. El grupo descubrió que la posición de las estrellas se modificó debido a la curvatura de la luz alrededor del sol.

Einstein permaneció en Alemania hasta 1933, cuando el dictador Adolf Hitler subió al poder. El físico luego renunció a su ciudadanía alemana y se mudó a los Estados Unidos para convertirse en profesor de física teórica en Princeton. Se convirtió en ciudadano estadounidense en 1940 y se retiró en 1945.

Einstein permaneció activo en la comunidad de la física durante sus últimos años. En 1939, escribió una famosa carta al presidente Franklin D. Roosevelt advirtiendo que el uranio podría usarse para una bomba atómica.

Al final de la vida de Einstein, participó en una serie de debates privados con el físico Niels Bohr sobre la validez de la teoría cuántica. Las teorías de Bohr se mantuvieron vigentes, y Einstein luego incorporó la teoría cuántica en sus propios cálculos.

El cerebro de Einstein y su muerte

Einstein murió de un aneurisma aórtico el 18 de abril de 1955. Un vaso sanguíneo estalló cerca de su corazón, según el Museo Americano de Historia Natural (AMNH). Cuando se le preguntó si quería operarse, Einstein se negó. “Me iré cuando me quiera ir”, dijo. “Es de mal gusto prolongar la vida artificialmente. He hecho para mi; es hora de irse. Lo haré con elegancia”.

El cuerpo de Einstein, la mayor parte, al menos, fue incinerado; sus cenizas se esparcieron en un lugar no revelado, según el AMNH. Sin embargo, un médico del Hospital de Princeton, Thomas Harvey, había realizado una autopsia, aparentemente sin permiso, y había extraído el cerebro y los globos oculares de Einstein, según Matt Blitz, quien escribió sobre el cerebro de Einstein en una columna de 2015 para Today I Found Out.

Harvey cortó cientos de secciones delgadas de tejido cerebral para colocarlas en portaobjetos de microscopio y tomó 14 fotografías del cerebro desde varios ángulos. Se llevó el tejido cerebral, las diapositivas y las imágenes cuando se mudó a Wichita, Kansas, donde era supervisor médico en un laboratorio de pruebas biológicas.

Durante los siguientes 30 años, Harvey envió algunas diapositivas a otros investigadores que las solicitaron, pero mantuvo el resto del cerebro en dos frascos de vidrio, a veces en una caja de sidra debajo de un enfriador de cerveza. La historia del cerebro de Einstein se olvidó en gran medida hasta 1985, cuando Harvey y sus colegas publicaron los resultados de su estudio en la revista Experimental Neurology.

Harvey reprobó un examen de competencia en 1988 y su licencia médica fue revocada, escribió Blitz. Harvey finalmente donó el cerebro al Hospital de Princeton, donde había comenzado el viaje y murió en 2007. Piezas del cerebro de Einstein se encuentran ahora en el Museo Mütter de Filadelfia.

El legado científico de Einstein

Teoría de la relatividad especial: Einstein demostró que las leyes físicas son idénticas para todos los observadores, siempre que no estén bajo aceleración. Sin embargo, la velocidad de la luz en el vacío es siempre la misma, independientemente de la velocidad a la que viaje el observador. Este trabajo lo llevó a darse cuenta de que el espacio y el tiempo están vinculados en lo que ahora llamamos espacio-tiempo. Entonces, un evento visto por un observador también puede ser visto en un momento diferente por otro observador.

Teoría de la relatividad general: esta fue una reformulación de la ley de la gravedad. En el siglo XVII, Newton formuló tres leyes del movimiento, entre las que se describe cómo funciona la gravedad entre dos cuerpos. La fuerza entre ellos depende de la masa de cada objeto y de la distancia entre los mismos. Einstein determinó que cuando se piensa en el espacio-tiempo, un objeto pesado provoca una distorsión en el espacio-tiempo (como poner una pelota pesada en un trampolín). La gravedad se ejerce cuando otros objetos caen en el “pozo” creado por la distorsión en el espacio-tiempo, como una canica rodando hacia la gran bola. La relatividad general pasó una prueba importante reciente en 2019 en un experimento que involucró un agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea.

Efecto fotoeléctrico: el trabajo de Einstein en 1905 propuso que la luz debería considerarse como una corriente de partículas (fotones) en lugar de una sola onda, como se pensaba comúnmente en ese momento. Su trabajo ayudó a descifrar resultados curiosos que los científicos antes no podían explicar.

Teoría del campo unificado: Einstein pasó gran parte de sus últimos años tratando de fusionar los campos del electromagnetismo y la gravedad. No tuvo éxito, pero es posible que se haya adelantado a su tiempo. Otros físicos todavía están trabajando en este problema.

Ondas gravitacionales: en 2016, el Observatorio de ondas gravitacionales del interferómetro láser (LIGO) detectó ondas en el espacio-tiempo, también conocidas como ondas gravitacionales, que se produjeron después de que los agujeros negros colisionaran a unos 1.400 millones de años luz de la Tierra. LIGO también hizo una detección inicial de ondas gravitacionales en 2015, un siglo después de que Einstein predijo que existían estas ondas.

La órbita de Mercurio: Mercurio es un pequeño planeta que orbita cerca de un objeto muy masivo en relación con su tamaño: el sol. Su órbita no pudo entenderse hasta que la relatividad general mostró que la curvatura del espacio-tiempo está afectando los movimientos de Mercurio y cambiando su órbita. Existe una pequeña posibilidad de que durante miles de millones de años, Mercurio pueda ser expulsado de nuestro sistema solar debido a estos cambios (con una probabilidad aún menor de que choque con la Tierra).

Lente gravitacional: este es un fenómeno por el cual un objeto masivo (como un cúmulo de galaxias o un agujero negro) dobla la luz a su alrededor. Los astrónomos que miran esa región a través de un telescopio pueden ver objetos directamente detrás del objeto masivo, debido a que la luz está doblada. Un ejemplo famoso de esto es la Cruz de Einstein, un cuásar en la constelación de Pegaso: una galaxia a aproximadamente 400 millones de años luz de distancia dobla la luz del cuásar para que aparezca cuatro veces alrededor de la galaxia.

Agujeros negros: en abril de 2019, el telescopio Event Horizon mostró las primeras imágenes de un agujero negro. Las fotos confirmaron nuevamente varias facetas de la relatividad general, que incluyen no solo que existen agujeros negros, sino también que tienen un horizonte de eventos circular, un punto en el que nada puede escapar, ni siquiera la luz.