Saltar al contenido

Cuento El hombre de Jengibre


Había una vez un anciano, una anciana y un niño pequeño. Una mañana, la anciana decidió hacer pan de jengibre con forma de un pequeño hombrecito. Le agregó glaseado para su cabello y ropa, y pequeñas gotas de masa para su nariz y ojos. Cuando lo metió en el horno, le dijo al niño: “Por favor pequeño, vigíla el pan de jengibre mientras tu abuelo y yo salimos a trabajar al jardín”.

Entonces el anciano y la anciana salieron a recolectar papas al jardín, y dejaron al niño pequeño para que atendiera el horno. Pero comenzó a soñar despierto y no lo veía todo el tiempo como debía. De repente oyó un ruido, levantó la vista y la puerta del horno se abrió de golpe. De allí, saltó un hombrecito hecho con pan de jengibre, y se fue rodando de punta a punta hacia la puerta abierta de la casa. El niño corrió para cerrar la puerta, pero la traviesa criatura fue demasiado rápida para él y logró escapar, bajó los escalones y salió a la carretera mucho antes de que el niño pudiera atraparlo.

El niño corrió tras él lo más rápido que pudo, llorando y gritándole a su abuelo y abuela, quienes escucharon el ruido, y arrojaron sus palas en el jardín para perseguirlos también. El hombre de pan de jengibre superó a los tres por un largo camino, y pronto se perdió de vista, mientras que los ancianos tuvieron que sentarse, sin aliento, en un banco para descansar.

El hombrecito de jengibre, una vez que logró escapar, se encontró con dos señores cavando un pozo. Ellos levantaron la vista, dejaron de hacer su trabajo y le gritaron: “¿Adónde vas hombre de jengibre?”

Él dijo: “He superado a un anciano, una anciana y un niño pequeño, ¡también puedo escapar de ti!”

“¿Seguro que puedes? Ya veremos eso” Dijeron que ellos, así que arrojaron sus palas y corrieron tras él, pero no pudieron alcanzarlo, y pronto tuvieron que sentarse al borde de la carretera para descansar.

Siguió corriendo el hombrecito de jengibre, y poco a poco se encontró con otros dos hombres trabajando. “¿A dónde vas, hombre de jengibre?” dijeron ellos.

Él dijo: “He superado a un anciano, una anciana, un niño pequeño y dos cavadores de pozos, ¡también puedo escapar de ustedes!”

“¿Seguro que? ¡Ya veremos eso!” dijeron ellos, y también arrojaron sus herramientas y corrieron tras él. El hombre de pan de jengibre pronto los superó, y viendo que nunca podrían atraparlo, abandonó la persecución y se sentó a descansar.

Al rato, mientras el hombre de jengibre seguía su camino, apareció un oso. El oso dijo: “¿A dónde vas hombre de jengibre?”

Él dijo: “He superado a un anciano, una anciana, un niño pequeño, dos cavadores de pozos y dos trabajadores, ¡también puedo escapar de ti!”

“¿Seguro que puedes?” Gruñó el oso. “¡Ya lo veremos!” Trotó tan rápido como sus piernas pudieron llevarlo tras el hombre de jengibre, que nunca se detuvo para mirar detrás de él. En poco tiempo, el oso quedó tan atrás que decidió abandonar la caza, por lo que se estiró al borde de la carretera para descansar.

Como si esto fuera poco, llegó un lobo. Este dijo: “¿Adónde vas hombre de jengibre?”

Él dijo: “He superado a un anciano, una anciana, un niño pequeño, dos cavadores de pozos, dos trabajadores y un oso, ¡puedo escapar de ti también!”

“¿Seguro que puedes?” Gruñó el lobo. “¡Ya lo veremos!” Entonces se puso a galopar tras el hombre de pan de jengibre, que siguió y siguió tan rápido, que el lobo también vio que no había esperanza de alcanzarlo, y se tumbó para descansar.

Ya un poco cansado de tantas persecuciones, el hombrecito comenzó a caminar lentamente hasta que se encontró con un zorro que yacía en silencio en una esquina de la cerca. El zorro gritó con voz aguda, pero sin levantarse, “¿Adónde vas hombre de jengibre?”

Él dijo: “He superado a un anciano, una anciana, un niño pequeño, dos cavadores de pozos, dos trabajaores, un oso y un lobo, ¡también puedo huir de ti!”

El zorro dijo: “No puedo oírte hombre de de jengibre. ¿No quieres acercarte un poco más?” Volteando la cabeza un poco hacia un lado.

El hombre de pan de jengibre detuvo su carrera por primera vez, se acercó un poco y gritó en voz muy alta: “He superado a un anciano, una anciana, un niño pequeño, dos excavadores de pozos, dos trabajadores , un oso y un lobo, ¡también puedo huir de ti!”

“Todavía no puedo oírte. ¿No te acercarás un poco más?” Dijo el zorro con voz débil, mientras estiraba el cuello hacia el hombre de pan de jengibre y se ponía una pata detrás de la oreja.

El hombre de pan de jengibre se acercó y, inclinándose hacia el zorro, gritó: “HE SUPERADO A UN ANCIANO, UNA ANCIANA, UN PEQUEÑO NIÑO, DOS EXCAVADORES DE POZOS, DOS TRABAJADORES, UN OSO Y UN LOBO, Y PUEDO ESCAPARME DE TI TAMBIÉN!”

“¿Seguro que puedes?” Gritó el zorro, y tomo al hombre de pan de jengibre con sus afilados dientes en un abrir y cerrar de ojos.

El hombre de jengibra (video cuento)

 

Valores del Cuento El hombre de Jengibre

  • Tenga cuidado con lo que desea: cuando la anciana en su casa de campo deseaba un hijo y horneaba a un pequeño de pan de jengibre, seguramente no contaba con el alboroto que sobrevendría. Esta es una gran lección sobre tener cuidado con lo que deseas.
  • La arrogancia causa problemas: si bien la autoconfianza saludable es esencial, la arrogancia puede llevar a los niños y las galletas a grandes problemas si sobreestiman su capacidad de salir de un apuro.
  • El ingenio a menudo supera la destreza física: el hombre de pan de jengibre podría haber sido la galleta más rápida existente, pero su poder físico no era rival para los trucos poco hábiles del zorro. En algunas versiones, el zorro ofrece transportar al Hombre de pan de jengibre a través del agua que lo disolvería y se lo comería en medio de la corriente; en otros, finge no poder escucharlo y lo convence de acercarse lo suficiente como para atraparlo.
  • Las burlas no hacen amigos: si bien era un sabroso manjar horneado y, por lo tanto, probablemente atraería una gran cantidad de atención voraz, el Hombre de pan de jengibre podría no haberse encontrado con tanta multitud en la búsqueda si no se hubiera burlado de todos los que pasó. Incluso mientras la multitud crecía, continuó lanzando sus insultos a los transeúntes.
  • Tenga cuidado al tratar con extraños: aunque huyó de todos los demás que encontró, el Hombre de pan de jengibre cometió un error fatal cuando decidió confiar en el zorro que eventualmente lo engulliría. Esta es una excelente manera de enfatizar el concepto de “Peligro a lo extraño” para los más pequeños.
  • Los pequeños personajes pueden provocar un gran alboroto: en este caso nuestro pequeño personaje causa tantos problemas que toda la aldea lo persigue a través de las granjas y los bosques.
  • Hay muchas maneras de contar la misma historia: según un experto en folklore y cuento de hadas, hay más de treinta versiones conocidas de la historia del hombrecito de jengibre solo en Irlanda. Hay versiones de muchos otros países europeos con elementos similares, que ayudan a los niños a comprender que hay muchas maneras de contar una historia.
  • Conozca sus limitaciones: en algunas versiones, es capturado como resultado de su incapacidad para cruzar un cuerpo de agua por temor a desintegrarse por contacto. El hombre de pan de jengibre, sin tener en cuenta sus limitaciones, se encuentra en una situación difícil que finalmente lo lleva a ser comido por el zorro.