Saltar al contenido

Cuento El gigante egoista

Hace mucho tiempo, había un hermoso jardín que no solo tenía exuberantes árboles, sino que también yacía una colección de flores que daban una fragancia maravillosa. Los pájaros que solían visitar regularmente el jardín cantaban las canciones más melodiosas, realmente era encantador.

Había algunos niños que jugaban regularmente en este hermoso jardín. Era su área de descanso, donde solían pasar tardes encantadoras después de la escuela y aún más tiempo durante las vacaciones. Los pájaros que vivían en este magnífico jardín, solían cantar hermosas melodías, lo que incluso hacía que los niños dejaran de jugar y para escucharlos.

Sin embargo, había una verdad que nadie sabía, al menos hasta el día en que salió a la luz. El jardín, de hecho, pertenecía a un enorme gigante, que se había ausentado por mucho tiempo, y nadie sabía de él. A veces los pequeños solían hablar entre ellos, deseando que el dueño nunca volviera.

Un día, los temores de los niños se hicieron realidad cuando regresó el dueño del jardín. Este era un gigante grande y gordo, el cual regresó golpeando sus pies y haciendo un ruido ensordecedor. Aquellos que jugaban en el jardín sentían como, con cada paso que el gigante daba, eran levantados del suelo mientras se acercaba.

Cuando éste sujeto monstruoso vio a los niños jugando en su jardín, se enojó mucho y decidió construir un gran muro a su alrededor y colocar un un mensaje que decía que cualquier intruso sería castigado. Su egoísmo había hecho entristecer a los niños, quienes simplemente querían pasar un buen rato.

Luego llegó la primavera, hermosas flores aparecieron por todas partes. Una variedad de colores se extendieron por todo lados, y la gente del pueblo se preguntaba cómo estaría el hermoso jardín. La realidad era que la primavera no lo visitó al gigante esta vez. Todavía era invierno, los árboles se habían olvidado de florecer y los pájaros no estaban de humor para cantar. Incluso las pequeñas flores estaban tan molestas y tristes con el letrero que prohibía que los niños entraran, que volvieron a caer al suelo.

Los únicos que terminaron siendo felices allí eran nieve y escarcha. Teniendo todo el espacio para ellos, ambos estaban felices de aun estar allí en primavera. Pensaban que ésta ultima había pasado por alto a este jardín, y se consideraban a sí mismos como los maestros indiscutibles del jardín, ahora “congelado”.

La nieve había pintado todo de blanco y la escarcha había convertido todos los árboles en plata. Ambos gobernantes de este mundo blanco ahora invitaron al viento del norte, que venía rugiendo y resoplando día tras día, a tal nivel que de al poco tiempo derribó todas las chimeneas. Y, si esto no fuera suficiente, un día el viento del norte tuvo una idea. Ya que nos estamos divirtiendo mucho aquí, ¿no es una buena idea invitar al granizo?

Luego vino Granizo, vestido de gris con una gran furia. Todos los días durante horas, se sacudía en el techo del castillo, hasta que la mayoría de las tejas del mismo se rompieron. Corría y corría por todo el jardín, causando estragos a lo largo y ancho.

Un día, el gigante escuchó música encantadora mientras estaba acostado en su cama. Pensó que debían ser algunos de los músicos del rey, que pasaban por el jardín. Sin embargo, cuando se dirigió hacia la ventana, vio a un pájaro cantando. Pensó que la primavera finalmente había llegado e incluso la canción de éste pequeño se sintió como la música más melodiosa del mundo.

El viento del norte dejó de rugir, el granizo dejó de caer y un perfume deliciosamente dulce llegó a él a través de la ventana. El gigante saltó de su cama y miró por la ventana, pero ¿qué vio? Vio la vista más bella; Unos pocos niños habían entrado por un pequeño agujero en la pared del jardín.

Los niños estaban en cada árbol, los cuales estaban felices de recibirlos y se brotaron rápidamente con cientos de colores. La hierba estaba feliz y también las flores, cada uno de ellos estaba esperando a que regresaran los niños. Los pájaros comenzaron a cantar en compás, como nunca antes lo habían hecho.

Sin embargo, en un rincón del jardín, había un niño pequeño que no podía alcanzar las ramas de un árbol. El mismo todavía estaba cubierto de nieve, escarcha y granizo. El árbol dobló sus ramas para ayudar al niño a trepar, pero fue en vano. El niño era demasiado pequeño para hacerlo por él mismo.

El gigante se sintió culpable por su comportamiento egoísta, y lamentaba mucho lo que había hecho. “Debería haber dejado que los niños jugaran en mi jardín”, pensó para sí mismo. De hecho, lo lamentó tanto que decidió ayudar al niño pequeño.

Luego proclamó: “A partir de ahora, derribaré las paredes que he construido y haré que el jardín sea el patio de juegos de los niños para siempre”.

El gigante bajó lentamente las escaleras, abrió suavemente la puerta y salió al jardín.

Todos los niños huyeron, excepto el que estaba llorando, quien no podía ver el jardín debido a sus lágrimas. El gigante levantó al niño y lo colocó en una rama del árbol. Regresaron las flores y los pájaros, al igual que los otros niños, cuando vieron que éste era amable. El niño abrazó al gigante y lo besó.

A partir de ese día, el gigante comenzó a jugar con los niños todos los días. Un día, el niño que lo había besado y se había convertido en el primer amigo del gigante, nunca regresó y ansiaba que viniera. Solía ​​preguntarle a los otros niños sobre él, pero no tenían la menor idea de quién era y dónde vivía.

Una mañana de invierno, el gigante se estaba preparando para bajar al jardín y tuvo la vista más maravillosa desde la ventana, el niño que tanto estuvo buscando se encontraba parado en el rincón más alejado del jardín, el mismo niño que el gigante tanto amaba. El árbol sobre él niño tenía flores y frutas plateadas colgando.

El gigante corrió hacia el niño y lo abrazó, cuando de repente vio sangre en sus palmas. El enojo instantáneamente lo invadió y le preguntó al niño porqué estaba herido. Luego le dijo: “Dígame quién fue el que te lastimó y lo castigaré”.

El niño lo calmó y le pidió que no se preocupara, ya que eran heridas de amor. Una calma inusual apareció en la cara del gigante. El niño tomó su mano y le dijo que lo llevaría al jardín del paraíso.

Más tarde, esa misma tarde, cuando los niños vinieron a jugar al jardín, vieron al gigante tirado en el suelo con una sonrisa muy tranquila en su rostro. Dieron una inspección más cercana y se dieron cuenta de que estaba muerto, con todo su cuerpo cubierto de flores blancas.

El gigante egoista (video cuento)

Valores del Cuento El gigante egoista

1. No debemos ser egoístas. También tenemos que pensar en los demás, ya que ser egoísta es bastante similar a ser un tonto. El gigante mostró su egoísmo cuando no permitió que los niños jugaran en su jardín. Luego, se arrepintió de ser ello cuando las otras estaciones no quisieron ingresar a su jardín.

2. Siempre debemos compartir con los que nos rodean. En la historia, el Gigante tenía un hermoso jardín que al principio no quería compartir con los niños. Al final lo hizo y se dio cuenta que los niños eran las flores más hermosas para él.

3. Tenemos que ser amables con los demás. Esto se debe a que nos harán felices. En nuestra vida, podemos elegir la forma en que queremos vivir. Podemos elegir ser felices o estar tristes todo el tiempo. Es por eso que ser amable es muy importante porque no tendrías que pelear con los demás. Por lo tanto, te acercará a las personas que te rodean y se respetarán mutuamente.