Saltar al contenido

Experimentos caseros para niños

Los niños crecen soñando convertirse en científicos. Siempre están experimentando con algo, ya sea arrojando un plato de espaguetis a la pared, haciendo burbujas en el agua del baño o apilando bloques en una torre intrincada solo para destruirla de un solo golpe. Es por ello que en esta oportunidad te traemos una gran cantidad de experimentos científicos para que puedan hacer nuestros pequeños (con nuestra supervisión) e introducirlos poco a poco en el mundo de la ciencia. Llevar a cabo estas pruebas no solo es super divertido, sino que a su vez estarán aprendiendo lecciones de la física y química sin siquiera darse cuenta. Descubre los experimentos caseros mas divertidos, aprende de ciencia jugando de la manera fácil y entretenida!


Experimentos caseros, para para aprender fácilmente con amigos y familia

No se preocupe si nunca logro aprobar biología en el colegio y piensas que te constara enseñarle a tu hijo, estas actividades científicas son súper fáciles y muy divertidas. Es una excelente manera de pasar tiempo de calidad juntos como familia, y quién sabe, mamá y papá también pueden terminar aprendiendo una o dos cosas nuevas. Para aprovechar al máximo los experimentos científicos, los niños deben elegir la actividad y participar en la planificación, la toma de decisiones y la ejecución del mismo. Si está dispuesto a navegar por Internet solo y elegir tu mismo los experimentos científicos adecuados, ¡deténgase! los cerebros de tus hijos te lo agradecerán más adelante en la vida ya que les permitiste elegir su actividad favorita y seguir sus propios intereses. ¡Déjalos decidir!

La primera y más importante parte de elegir un experimento de ciencia para niños es encontrar la combinación adecuada entre el proyecto y el niño. Los experimentos que dejamos al principio del articulo ofrecen diversas categorías y temas de ciencia que pueden despertar los intereses de los niños en una variedad de edades, desde el nivel preescolar en adelante. ¡Diviértete explorándolos con tu hijo!

Experimentos fáciles, que te permitirán aprender creando

Los niños se divierten más aprendiendo (¡y aprenden más!) cuando los padres se ven a sí mismos como mentores. Los buenos mentores escuchan, hacen preguntas, animan y apoyan. Cuando comience a planificar y evaluar experimentos científicos, puede encontrar útiles las siguientes pautas:

  • Discuta ideas con sus hijos para determinar sus áreas de interés.
  • Deje que los niños lean y encuentren los materiales adecuados para el proyecto o experimento. Si significa comprar suministros, asegúrese de que su hijo lo acompañe a la tienda y elija con prudencia.
  • Controle la seguridad de su hijo y verifique que se sigan los procedimientos correctos. Si notas una tarea importante que falta, haz una pregunta! “¿Has vuelto a verificar las instrucciones?” “Estoy un poco confundido … ¿puedes realizar este procedimiento conmigo?”
    ¡Los divertidos experimentos científicos para niños a menudo están llenos de sorpresas! Cuando se produzcan obstáculos o resultados sorprendentes, haga preguntas para ayudar a su hijo a encontrar respuestas. “¿Qué más podrías intentar?” “¿Por qué crees que se produjo este resultado?” “¿Qué harás diferente la próxima vez?”
  • Después del experimento, invite a su hijo a reflexionar sobre lo que sucedió y cómo. “¿Qué aprendiste?” “¿Qué otros proyectos o experimentos serían divertidos de probar?”
  • Si el experimento fracasó o tuvo éxito, elogie a los niños por su arduo trabajo, su perseverancia, su capacidad para seguir instrucciones y otras habilidades que utilizaron durante el proyecto. Recuerde, es todo el proceso de planificación, organización y ejecución lo que involucra a los niños en el aprendizaje, no solo el resultado final.

Descubrir secretos muy divertidos realizando estos experimentos para niños

Los niños aprenden mejor cuando están involucrados en el aprendizaje. Esto significa incitarlos a hacer preguntas, a tener discusiones y dejar que sus intereses guíen la planificación. Ellos necesitan tener sus sentidos comprometidos. Las actividades prácticas de ciencia les permiten a los niños hacer precisamente eso, darles la oportunidad de involucrarse en múltiples sentidos. La ciencia práctica alienta a los niños a HACER algo: observar, hacer preguntas, tocar, oler, experimentar.

Permitir que los niños se involucren realmente en la ciencia les da la oportunidad de hacer descubrimientos por sí mismos. Será más probable que recuerden una experiencia de aprendizaje si se trata de eso. . . Una experiencia real. Las habilidades de pensamiento crítico son mejoradas durante tales actividades científicas. Los niños pueden preguntar por qué, cómo y qué. Aún mejor, pueden lograr a responder a sus preguntas por sí mismos. ¡Pueden aprender el proceso científico a lo largo del camino!

Experimentos de química y física que te encantarán hacer

Mientras los niños prueban y exploran, comienzan a darse cuenta de que algunos experimentos funcionarán, mientras que otros no. Esto es crítico para el proceso de aprendizaje. Los conceptos de ciencia requieren habilidades adecuadas de comprensión y vocabulario. Una de las mejores maneras de enseñar y reforzar los conceptos del vocabulario de ciencia es mediante el uso de libros de aprendizaje. Estos libros abren la puerta a una variedad de conceptos. Además, da vida a los conceptos y proporciona una mejor comprensión de los mismos. Para aquellos niños que aun no leen o recién están incurriendo en ello, es una buena idea leer en voz alta algunos experimentos y discutir lo que se aprendió.

La prueba y el error son importantes a la hora de aprender ciencias. Experimentar es uno de los mejores beneficios de la ciencia para los niños. Los adultos pueden ayudar en esto planificando algunas soluciones posibles y haciendo predicciones de lo que podría ser lo más efectivo. Luego prueba esas predicciones. ¿Qué funciono? ¿Qué no funcionó? ¿Cómo podrías hacerlo diferente la próxima vez? Es posible que desee que el alumno anote las experiencias en cuadernos para realizar un seguimiento de lo que se aprendió.

Los beneficios de la ciencia para los niños son tremendos. Cuando ellos comienzan a participar en un experimento, ya no interrumpen porque están demasiado ocupados explorando. A su vez, cuando los niños trabajan juntos un proyecto de ciencia, sus interacciones aumentarán, y sus conversaciones resultarán en comportamientos cooperativos. Los niños comenzarán a hablar entre sí sobre sus predicciones, lo que observan y harán preguntas.

Cada día, los niños hacen ciencia de algún tipo, independientemente del entorno en el que viven. Los niños observan y aprenden que las cosas cambian y para que ese cambio ocurra hay un proceso. El concepto de cambio se puede explorar al cocinar un panqueque. Los niños saben que la mezcla para panqueques comienza como un polvo, luego se convierte en un líquido, y luego se convierte en un panqueque sólido listo para el consumo. Cuando estas oportunidades se presentan, brindan experiencias de aprendizaje que son relevantes para el entorno del niño.