Saltar al contenido

La leyenda de Pegaso

¿Te gustaría poder montar a caballo y volar a todas partes? Pegaso es un famoso caballo volador de la mitología griega. Siga leyendo debajo para aprender más sobre esta maravillosa leyenda.


Pegaso en la mitología griega

Cuando la mayoría de la gente piensa en Pegaso, el caballo volador de la mitología griega, piensan que perteneció a Hércules, un famoso héroe griego. Se imaginan en su mente a Hércules montando a Pegaso en una batalla contra algún monstruo. ¿Es esa la imagen que tienes cuando piensas en él?

Sin embargo, Pegaso nunca peleó ninguna batalla con Hércules, a pesar de lo que algunas películas podrían hacernos pensar. No hay mitos o historias griegas que aludan a que pertenece o ayuda a Hércules.

El nacimiento de Pegaso

Como la mayoría de los dioses griegos y las bestias míticas, Pegaso nació de una manera inusual. Una historia sobre el nacimiento de Pegaso dice que Medusa, que era humana, y Poseidón, que era el dios de los océanos, se enamoraron. Otra diosa, Atenea, estaba celosa de que Poseidón amara a Medusa, por lo que maldijo a esta ultima. La maldición hizo que cualquiera que mirara a Medusa se convirtiera en una estatua de piedra. Perseo, otro héroe griego, mató a Medusa y Pegaso nació de su cuello.

Otra historia es similar, pero tiene un final diferente. En esta historia, después de que Perseo matara a Medusa, su sangre se mezcla con espuma marina y Pegaso nace de eso.

Pegaso y Belerofonte

La historia más famosa sobre Pegaso es cuando fue utilizado por Belerofonte (era otro héroe griego). Se le dio la tarea de matar a la quimera, un monstruo que escupe fuego. El sabía que sería mucho más fácil matar al monstruo desde el aire. Había oído hablar de Pegasus, el caballo volador, y sabía que podía matar al monstruo si lograba atrapar al mismo. La diosa Atenea le dio a Belerofonte una brida de oro y con ello logró atrapar a Pegaso y pudo montarlo para matar a la quimera.

Después de matarla, Belerofonte decidió que iría al Monte Olimpo, el hogar de los dioses. Zeus estaba enojado con esto y envió una mosca para detenerlos. La mosca mordió a Pegaso, que se resistió, y Belerofonte se cayó de él. Afortunadamente sobrevivió a la caída, pero quedó lisiado. En cuanto a Pegaso, llegó al cielo donde pasó sus días llevando rayos para Zeus. Cuando las estrellas están fuera, es posible que puedas ver la constelación que lleva su nombre.

Domar a la bestia – La captura de Pegaso

Mientras bebía de un pozo, Belerofonte logró deslizar una brida dorada sobre Pegaso y capturar al caballo. Esta había sido un regalo de la diosa Atenea. Belerofonte domó a Pegaso y usó el caballo para sus aventuras. Una de estas aventuras fue el asesinato de Quimera que tenía la cabeza de un león, el cuerpo de una cabra y la cola de una serpiente. La misma mataba y se comía a los humanos que la intentaban atacar a pie pero sin suerte. Belerofonte usó a Pegaso para volar hacia el monstruo y matarlo.