Saltar al contenido

El mito del Minotauro

El mito de Teseo y el Minotauro es uno de los más trágicos y fascinantes de la mitología griega. Teseo (un auténtico héroe griego) y el Minotauro (uno de los monstruos más devastadores y aterradores) son los principales protagonistas de un mito que involucra a dioses y monstruos, héroes y reyes y dos de las principales ciudades-estado en el mundo helénico: Atenas y Creta.


El minotauro y el laberinto de creta

El Minotauro era el hijo de Pasiphae, esposa del rey Minos de Creta. Ella durmió con un toro enviado por Zeus, y dio a luz a un Minotauro, una criatura mitad hombre, mitad toro. El rey Minos estaba avergonzado, pero no quería matar al Minotauro, por lo que lo escondió en el laberinto construido por Dédalo en el Palacio Minoico de Knossos.

Según el mito, Minos estaba encarcelando a sus enemigos en el laberinto para que el Minotauro pudiera comérselos. Se dice que era una construcción tan complicada que nadie podría encontrar la salida y aún seguir vida.

El hijo de Minos, Androgeus, fue a Atenas para participar en los Juegos Panatenaicos, pero fue asesinado durante la maratón por este maléfico monstruo. Minos se enfureció y exigió a Egeo, el rey de Atenas, que enviara a siete hombres y mujeres cada año para alimentar al minotauro y así evitar más muerte como la de Androgeo.

El tercer año, Teseo, hijo de Egeo, decidió ser uno de los siete jóvenes que irían a Creta, para matar al Minotauro y terminar con los sacrificios humanos. El rey Egeo intentó hacerle cambiar de opinión, pero Teseo estaba decidido en ir a enfrentarse a esa criatura. Le prometió a su padre que él levantaría velas blancas en su barco mientras regresaban a Creta, lo que le permitiría saber de antemano que volvería con vida. Si el barco regresaba con las velas negras, significaba que Teseo había sido asesinado.

Teseo y el minotauro

Teseo le anunció al rey Minos que iba a matar al Monstruo, pero Minos sabía que incluso si lograba matar al Minotauro, nunca podría salir del laberinto.

Teseo conoció a la princesa Ariadna, hija del rey Minos, quien se enamoró perdidamente de él y decidió ayudarlo. Ella le dio un hilo y le dijo que lo desenredara mientras penetra dentro del laberinto, para que luego sepa la salida cuando finalmente mate al monstruo. Siguió su sugerencia y entró en el laberinto con el hilo.

Finalmente logró matar al Minotauro, salvar a los atenienses, y con el hilo de Ariadne descubrir la salida. Una vez que regresó, se llevó a la princesa con él y dejó atrás Creta navegando felizmente de regreso a Atenas.

Las velas del barco y la muerte de Egeo

El barco de Teseo se detuvo en Naxos y los atenienses tuvieron una larga celebración dedicada a ellos. Después de largas horas de banquetes y bebidas, Ariadne se quedó dormida en la orilla y no entró en el barco que iba con destino a Atenas. Teseo descubrió que Ariadne no estaba con ellos cuando ya era demasiado tarde y estaba tan molesto que olvidó la promesa hecha a su padre y no cambió las velas.

NOTA: Una versión diferente del mito menciona que Teseo deliberadamente dejó a Ariadne en Naxos.

El rey Egeo estaba esperando en el cabo Sounion para ver las velas del barco. Vio las velas negras desde lejos y supuso que su hijo estaba muerto. Se dejó caer a las aguas, suicidándose y desde entonces, ese mar se llama el mar Egeo.

El mito de Teseo y el Minotauro ha inspirado a numerosos artistas a lo largo de los siglos, que han creado pinturas y esculturas dedicadas al mito y al héroe de Atenas.