Saltar al contenido

Biografia de Emiliano Zapata para niños

Emiliano Zapata, (nacido el 8 de agosto de 1879 en Anenecuilco, México; fallecido el 10 de abril de 1919 en Morelos), fue un revolucionario mexicano, defensor del agrarismo, que luchó en acciones guerrilleras durante y después de la Revolución Mexicana (1910–20).

Biografía de Emiliano Zapata para niños

Zapata era hijo de un campesino mestizo que entrenaba y vendía caballos. Quedó huérfano a los 17 años y tuvo que cuidar a sus hermanos y hermanas. En 1897 fue arrestado porque participó en una protesta de los campesinos de su pueblo contra la hacienda que se había apropiado de sus tierras. Después de obtener el perdón, continuó la agitación entre los campesinos, por lo que fue reclutado en el ejército. Sirvió durante seis meses, momento en el que fue convocado por un terrateniente para entrenar a sus caballos. En 1909 sus vecinos lo eligieron presidente de la junta de defensa de su pueblo. Después de inútiles negociaciones con los terratenientes, Zapata y un grupo de campesinos ocuparon por la fuerza la tierra, se apropiaron de las haciendas y la distribuyeron entre ellos.

Francisco Madero, un terrateniente del norte, había perdido las elecciones en 1910 ante el dictador Porfirio Díaz y había huido a los Estados Unidos, donde se proclamó presidente y luego regresó a México, ayudado por muchas guerrillas campesinas. Zapata y sus amigos decidieron apoyar a Madero. En marzo de 1911, la pequeña fuerza de Zapata tomó la ciudad de Cuautla y cerró el camino a la capital, Ciudad de México. Una semana después, Díaz renunció y se fue a Europa, nombrando un presidente provisional. Zapata, con 5,000 hombres, ingresó a Cuernavaca, capital del estado de Morelos.

Madero entró triunfante en la Ciudad de México. Zapata se encontró con Madero allí y le pidió que ejerza presión sobre el presidente provisional para que devuelva la tierra a los ejidos (el antiguo sistema comunal indio de propiedad de la tierra). Madero insistió en el desarme de la guerrilla y le ofreció a Zapata una recompensa para que pudiera comprar tierras, una oferta que Zapata rechazó. Zapata comenzó a desarmar sus fuerzas, pero se detuvo cuando el presidente provisional envió al ejército contra la guerrilla.

El plan de Ayala

Madero fue elegido presidente en noviembre de 1911, y Zapata se reunió con él nuevamente pero sin éxito. Con la ayuda de un maestro, Otilio Montaño, Zapata preparó el Plan de Ayala, que declaró a Madero incapaz de cumplir los objetivos de la revolución. Los firmantes renovaron la revolución y prometieron nombrar un presidente provisional hasta que pudiera haber elecciones. También prometieron devolver la tierra robada a los ejidos expropiando, a cambio de un pago, un tercio del área de las haciendas; aquellas haciendas que se negaron a aceptar este plan tendrían sus tierras expropiadas sin compensación. Zapata adoptó el eslogan “Tierra y Libertad”.

En el curso de sus campañas, Zapata distribuyó tierras tomadas de las haciendas, que frecuentemente quemaba sin compensación. A menudo ordenaba ejecuciones y expropiaciones, y sus fuerzas no siempre respetaban las leyes de la guerra. Pero debajo de su aspecto pintoresco (bigote caído, ojos fríos, gran sombrero) había un hombre apasionado con ideales simples que intentó poner en práctica. Los zapatistas evitaron la batalla adoptando tácticas de guerrilla. Cultivaban su tierra con rifles en los hombros, eran llamados a luchar y luego regresaban a sus arados al final de una batalla o escaramuza. A veces Zapata reunía a miles de hombres; los pagó imponiendo impuestos a las ciudades provinciales y extorsionando a los ricos. Sus armas fueron capturadas por las tropas federales.

Cuando el general Victoriano Huerta depuso y asesinó a Madero en febrero de 1913, Zapata y sus hombres llegaron a las afueras de la Ciudad de México y rechazaron la oferta de Huerta de unirse con él. Esto impidió que Huerta enviara todas sus tropas contra la guerrilla del norte, quien, bajo la dirección de un político moderado, Venustiano Carranza, había organizado el Ejército Constitucionalista para derrotar al nuevo dictador. Huerta se vio obligado a abandonar el país en julio de 1914.

Zapata sabía que los constitucionalistas de Carranza le temían. Atrajo a algunos intelectuales de la Ciudad de México, entre ellos Antonio Díaz Soto y Gama, quien se convirtió en su teórico y más tarde estableció un partido agrario. Cuando Huerta cayó, Zapata invitó a los constitucionalistas a aceptar su Plan de Ayala y les advirtió que continuaría luchando independientemente hasta que el plan se pusiera en práctica.

En octubre de 1914, Carranza convocó a una asamblea de todas las fuerzas revolucionarias. Pancho Villa, quien comandaba la parte más importante del ejército del norte, se negó a asistir a la reunión porque consideraba a la Ciudad de México como territorio enemigo. La asamblea se trasladó a Aguascalientes, donde asistieron tanto los villistas como los zapatistas. Estos dos grupos constituían una mayoría, y la convención acordó nombrar al general Eulalio Gutiérrez como presidente provisional. Carranza rechazó esta decisión y marchó con su gobierno a Veracruz.

Estalló la guerra entre los moderados (carrancistas) y los revolucionarios (convencionistas). El 24 de noviembre, Zapata ordenó a su ejército (ahora llamado Ejército de Liberación del Sur y con un número de 25,000 hombres) ocupar la Ciudad de México. La gente de la capital observó con asombro cómo los campesinos iban de puerta en puerta pidiendo humildemente comida y bebida, en lugar de atacar palacios y violar a las mujeres.

Dos semanas después, Zapata y Villa se encontraron en las afueras de la capital y luego visitaron el Palacio Nacional. Los dos líderes prometieron luchar juntos hasta que pusieran un presidente civil en el palacio, y Villa aceptó el Plan de Ayala.

Reformas agrarias

Zapata creó comisiones agrarias para distribuir la tierra; pasó mucho tiempo supervisando su trabajo para asegurarse de que no mostraran favoritismo y que los terratenientes no corrompieran a sus miembros. Estableció un Banco de préstamos rurales, la primera organización de crédito agrícola del país; También trató de reorganizar la industria azucarera de Morelos en cooperativas. En abril de 1915, el representante personal del presidente estadounidense Woodrow Wilson en México se reunió con Zapata; Zapata le pidió a Wilson que recibiera a su delegación, pero Wilson había reconocido al gobierno de Carranza (el gobierno de la convención bajo Gutiérrez se había dispersado).

Mientras tanto, la guerra continuó. Zapata ocupó la ciudad de Puebla y ganó varias batallas, asesorado por algunos soldados profesionales que se habían unido a su lado. En 1917, los generales de Carranza derrotaron a Villa y aislaron a Zapata. Carranza convocó una convención constitucional pero no invitó a Zapata; la convención aprobó una constitución y eligió a Carranza como presidente de la república.

Un nuevo enviado estadounidense, William Gates, visitó Zapata y luego publicó una serie de artículos en los Estados Unidos; comparó el orden de la zona controlada por Zapata con el caos de la zona constitucional y dijo que “la verdadera revolución social se puede encontrar entre los zapatistas”. Cuando se leyeron estos artículos a Zapata, dijo: “Ahora puedo morir en paz. Finalmente se ha hecho justicia”.

Poco después, el general Pablo González, que dirigió las operaciones del gobierno contra Zapata, hizo que el coronel Jesús Guajardo simulara querer unirse a los agrarios y planear una reunión secreta con Zapata en la hacienda de Chinameca en Morelos. Allí Zapata fue emboscado y asesinado a tiros por soldados carrancistas. Su cuerpo fue llevado a Cuautla y enterrado allí.