Saltar al contenido

Biografia de Miguel Hidalgo y Costilla para niños

Miguel Hidalgo y Costilla (1753-1811) fue un sacerdote revolucionario mexicano considerado como el principal patriota de la independencia mexicana. Lideró una revuelta contra el dominio español que inauguró una serie de episodios militares y políticos que culminaron en el logro de la independencia mexicana en 1821.

Biografía de Miguel Hidalgo y Costilla para niños

Miguel Hidalgo nació el 8 de mayo de 1753. Su padre era administrador de una hacienda en el Bajío (actual estado de Guanajuato). Comenzó su educación en una escuela jesuita antes de que la orden fuera expulsada del imperio en 1767. Más tarde ese año se matriculó en el Colegio diocesano de San Nicolás en Valladolid (ahora Morelia). Hidalgo estaba orientado intelectualmente y eligió seguir siendo parte de la comunidad académica mucho después de haber obtenido títulos en teología y haber sido ordenado. Para 1776 era miembro de la facultad de San Nicolás y permaneció en Valladolid hasta 1792 como académico, un exponente de la Ilustración y un Don Juan. En 1790 se convirtió en rector de la universidad, pero sus ideas avanzadas y la mala gestión de los fondos pronto llevaron a su destitución.

Desde 1792 hasta 1810, Hidalgo sirvió como párroco en una sucesión de curaciones. Mientras estuvo en San Felipe (1793-1803), hizo de su casa un salón y promovió obras teatrales francesas (que tradujo), música orquestal, bailes y debates literarios. La Inquisición investigó sus actividades (1800-1801) pero no presentó cargos. A su llegada a Dolores, cerca de Guanajuato, en 1803, Hidalgo recurrió a intereses más socioeconómicos. Esto lo expresó a través de su desarrollo de las industrias artesanales locales (cerámica, curtido, sericultura) en beneficio de la población india y de castas.

Comienzo de una rebelión

Con la invasión napoleónica de España en 1808, comenzó la propia crisis de México. La búsqueda de compañía intelectual de Hidalgo lo había puesto en contacto con criollos prominentes en todo el Bajío, Michoacán y áreas adyacentes. Cuando los criollos en Querétaro organizaron un complot para expulsar a los españoles peninsulares dominantes y sustituirlos en el poder, Hidalgo se unió. Articulado, bien informado y carismático, pronto emergió como el líder del levantamiento, con Ignacio Allende, un capitán de la milicia, como segundo al mando.

Expuestos a principios de septiembre de 1810, los conspiradores se vieron obligados a rebelarse prematuramente. En un episodio dramático, Hidalgo puso en práctica su plan el 16 de septiembre al pronunciar un discurso apasionado, el Grito de Dolores, a sus feligreses. Evitando abstracciones como la “independencia”, que no tenían sentido para los aldeanos sin tutor, expresó sus llamamientos revolucionarios en lenguaje de protesta tradicional: la religión católica y el rey exiliado, Fernando VII, fueron exaltados, y la “muerte al mal gobernador”, representada por el se instó a los españoles peninsulares. La patrona nativa, la Virgen de Guadalupe, se agregó a los lemas, y su imagen se convirtió en el estandarte de la revuelta.

Hidalgo permitió que los indios y las castas se unieran a su guerra santa de redención en un número tal que los criollos blancos originales de la insurrección quedaron oscurecidos. La jacquerie arrasó el Bajío, quemándola y saqueándola, hasta que llegó al centro minero de Guanajuato el 28 de septiembre. La masacre de los defensores españoles del granero de la fortaleza y el posterior saqueo de la ciudad marcaron el tono de la revuelta de Hidalgo. Este, tomó Valladolid a mediados de octubre y luego marchó hacia la Ciudad de México. Su horda ascendía a unos 80 000 mientras se acercaba a la capital virreinal.

Cambio de la marea

Mientras tanto, el gobierno realista en la Ciudad de México, bajo el liderazgo del virrey Francisco Venegas, había preparado defensas tanto psicológicas como militares. Una intensa campaña de propaganda había publicitado los horrores destructivos de la revolución social y reveló su amenaza a los intereses criollos. Hidalgo obtuvo una victoria pírrica el 30 de octubre en el Monte de las Cruces en la división entre Toluca y la capital, pero encontró a los indios sedentarios y castas del Valle de México tan opuestos a los intrusos del Bajío como los criollos y españoles. Amenazado desde el norte por un ejército bajo el mando del general realista Félix Calleja, Hidalgo se retiró a Guadalajara para recuperarse sin atacar a la Ciudad de México.

Desde su nueva base, Hidalgo hizo esfuerzos rudimentarios para establecer un gobierno separatista y mejorar la difícil situación económica de los sectores más bajos de la sociedad (se confirmó la abolición de la esclavitud y el tributo, y se ordenó la restauración de las tierras de las comunidades indígenas). Hidalgo, un egoísta fuerte, sin embargo, asumió aires grandiosos y exacerbó un cisma creciente con la facción criolla de Allende. En enero de 1811, Calleja amenazó a Guadalajara e Hidalgo avanzó hacia el este para encontrarse con él en el puente de Calderón con casi 100 000 hombres. El disciplinado ejército de 7,000 hombres de Calleja derrotó a la horda de Hidalgo el 17 de enero, e Hidalgo huyó hacia el norte.

Suspendido del mando por el partido Allende, Hidalgo fue solo un mascarón de proa durante el retiro. El intento de Allende en marzo de llegar a Estados Unidos se vio frustrado en Baján, al norte de Saltillo, y los principales líderes de la rebelión fueron capturados. Hidalgo y sus compañeros fueron trasladados a Chihuahua para el juicio y las inevitables ejecuciones. Consciente de que su empresa había sido una catástrofe, Hidalgo se arrepintió y aparentemente firmó una retractación pública. Le dispararon el 30 de julio de 1811 y su cuerpo fue decapitado.

Después de la muerte de Hidalgo, su causa languideció a pesar de los esfuerzos de José María Morelos, porque la mayoría criolla seguía opuesta. En 1821, Agustín de Iturbide diseñó una independencia conservadora y estableció un imperio de corta duración. Después del derrocamiento republicano de Iturbide, Hidalgo surgió como un héroe patriótico. El México moderno lo venera como el Padre de la Patria, y el aniversario de su revolución se celebra el 16 de septiembre como el día de la independencia de México.

Hasta aquí hemos llegado con la biografía de Miguel Hidalgo y Costilla para niños. Si tiene alguna pregunta no dudes en dejarnos un comentario debajo, le responderemos a la brevedad.

Hasta pronto!!!