Saltar al contenido

¿Qué es un ecosistema?

La naturaleza es vida y nosotros somos parte de esas cadenas extremadamente compleja. A continuación te presentamos un breve artículo sobre ecosistema: definición, propiedades y tipos. 


¿Qué es un ecosistema? Características, Tipos y ejemplos

Extirpar un retazo de naturaleza para estudiarla es parte de los sortilegios (bien fundamentados) de la ciencia; sin embargo, en la realidad, todo confluye en una interacción sumamente compleja. Posiblemente el concepto de interacción, de devenir, de flujo de nutrientes y energías, además de diversos tipos de organismos.

¿Qué es un ecosistema? De manera fría, podemos decir que es la comunión entre la biología de la biocenosis y el medio físico en donde se lleva a cabo o biotopo, una ligazón compleja entre lo biótico y lo abiótico. Sin embargo, para ser un poco menos escuetos y hacer más desarrollada la definición, podemos decir que hablamos de un conjunto de especies, de un área determinada, que interactúan entre ellas y el medio físico, en procesos de depredación, parasitismo, competencia, simbiosis y con un ambiente que llega a desistegrarse y volver a ser parte de un ciclo de nutrientes y energías. Cuando hablamos de organismos nos referimos a bacterias, hongos, animales y plantas, que dependen unos de otros.

¿Y el ser humano? ¿Escapa a semejante definición de una realidad tan evidente? Naturalmente, el ser humano no escapa. Por lo tanto, no solo podemos decir que es parte de un ecosistema, por ejemplo, a funcionar a partir de cadenas tróficas, sino que también, como estudios más modernos lo señalan, su forma de producir y reproducir su existencia, hasta la manera de pensar y muchas de sus costumbres dependieron, dependen y dependerán del ecosistema al que pertenezca, esa compleja sinergia entre una comunidad de organismos vivos y el medio físico.

Rasgos principales de un ecosistema

Podríamos decir que un ecosistema es una unidad en donde todos los organismos vivos, es decir, la comunidad biológica interacciona con el ambiente físico. Esto da como propiedades de un ecosistema una concomitante cadena trófica, es decir, lo que se conoce como cadena alimentaria, ya que habla del traspaso de nutrientes a través de los distintos organismos (a partir de múltiples maneras, de las cuales la depredación puede que sea la paradigmática, aunque la cadena siempre comienza por un organismo autótrofo); una diversidad biótica, ya que son múltiples los organismos que realizan intercambios; y ciclos materiales, debido a que la interacción no es solo entre organismos vivos, sino también con aquellos elementos o componentes abióticos o físicos.

El concepto de ecosistema, a partir de sus propiedades, deja en evidencia la modificación, el flujo constante o cambio que la caracteriza. De hecho, en la actualidad no se puede decir tan simplemente que aquel es una conjunción de los organismos vivos y el ambiente físico, en un área determinada, porque eso da la sensación de homogeidad  que no existe. Un ecosistema presenta partes, con condiciones más o menos parecidas, gradientes, sitios limítrofes como los ecotonos y, a nivel del fenotipo de los organismos, ecoclinas.

Por otra parte, contribuyendo a lo anterior, puede ocurrir la intromisión de nuevos elementos, tanto bióticos como abióticos, lo cual conlleva disrupciones que pueden culminar con el mismo ecosistema. Esto dependerá de la cantidad de organismos vivos, de su naturaleza, del tipo de interacciones, viendo hasta que punto se puede flexibilizar eso que se suele considerar como el nivel de azar permitido por un ecosistema (el máximo de plasticidad o componente estocástico que permite). Lo que sí es una regla bastante general y aceptada, teniendo en cuenta que en un ecosistema los organismos vivos desarrollan diversas respuestas a distintos estímulos, que una mayor cantidad o variedad de seres vivos podrá permitir con más seguridad el ecosistema persista.

Breve historia del concepto de ecosistema

Los conceptos no quedan anquilosados de una vez y para siempre, sino que se modifican. Se suele atribuir la idea de ecosistema a los botánicos ingleses Roy Clapham y a Sir Arthur Tansley. En un principio, se aplicó a unidades de diversas escalas espaciales, que podían ir desde un pedazo de tronco o charco hasta la biosfera entera del planeta ¿El requisito? Como no importaba el tamaño, sí era importante la presencia de diversos organismos, el medio físico y una interacción entre aquellos.

Sir Arthur Tansley

Asimismo, aunque en una variante que hoy en día no tiene tanta raigambre, se ha asociado en el tiempo al ecosistema ciertas formaciones o tipos de vegetación. La cuestión es que los límites de estas son sumamente complejos, mientras que en los ecosistemas se intentaría que no tanto. Aunque, naturalmente, existen transiciones, carencias de unidad, que nos muestran que la mayor riqueza biológica puede acaecer en las zonas limítrofes de los mismos ecosistemas (los denominados ecotonos) y que estos mismos nunca podrían llegar a ser estructuras estancadas.

Tipos de ecosistemas

A continuación te presentamos los principales tipos de ecosistema. Esta clasificación no es exhaustiva ni mucho menos la única.

  • Ecosistema marino: Se trata del mayor tipo de ecosistema, ya que recubre un 70 por ciento de la superficie terrestre. Con poca concentración de vertebrados, de todos modos el agua rica en minerales contiene diversos tipos de vida. Se podría destacar los pastos marinos de las algas, los arrefices de coral y las fumarolas.

  • Ecosistema de agua dulce: Se basan también en el agua, pero presentan grandes diferencias con los mares y océanos. Asimismo, se pueden hallar subsistemas, ya que no es lo mismo en un estanque o lago donde el agua tiene un flujo lento, o en un río donde el flujo es rápido a causa de la gravedad y el relieve. A nivel especies, se halla mucho el tipo de vertebrado pequeño y mediano, ya que no hay excesivo lugar para desarrollarse.

  • Ecosistema desértico: Por su bajo nivel de precipitaciones, ni la flora ni la fauna es muy variada. Por eso, en su gran mayoría, a nivel biótico, se hallarán vertebrados medianos y chicos, además de cactus y arbustos de hoja fina.

  • Ecosistema montañoso: El ambiente montañoso puede ser lugar, con sus altiplanos y relieves pronunciados, de múltiples subsistemas. La vida animal y vegetal puede ser muy notoria en zonas bajas, modificándose de manera abrupta en sitios más altos y nevados.

  • Ecosistema forestal: Se caracteriza por la densidad de árboles o flora en general, lo mismo que a nivel de organismos como animales. Naturalmente todo esto variará si el bosque es seco, templado, selva, etc.

  • Ecosistema artificial: El concepto de lo artificial nos lleva a la mano del hombre interviniendo en ambientes que justamente han sido modificados en relación a lo que se podía percibir en pasados más o menos remotos. Edificios, luces, pavimento no son para cualquiera, por lo tanto habrá ciertos animales y flora que se pueda adaptar. Haciendo a un lado, naturalmente, que en los mismos ecosistemas artificiales el ser humano puede crear ambientes donde otra clase de flora y fauna prospere en conjunción con el medio físico.